Logra una pedicura profesional sin salir de casa

Muchas son las féminas que les encanta hacerse la pedicura, pero por un tema de tiempo y costos, cada vez es menos frecuente poder asistir a un salón de belleza para consentir los pies.

¿Eres una de ellas? En estas líneas te damos algunas recomendaciones para que logres realizarte una pedicura profesional y lo mejor, es que no tendrás que salir de casa.

Pedicura

La pedicura es el tratamiento de las afecciones cutáneas córneas propias de los pies. Un tratamiento de pedicura también es una manera de mejorar el aspecto de los pies y las uñas.

Si deseas poner en práctica este último concepto para poder lucir unos pies impecables, aprende cómo puedes lograrlo.

En casa

Con estas recomendaciones puedes conseguir que tus pies estén impecables, ahorrar dinero y sentirte cómoda, por no tener que descuidar esta parte de tu cuerpo.

Para realizar la pedicura en casa necesitas: lima para uñas, corta uñas, lima para pies o piedra pómez, pulidor de uñas, crema para cutícula, corta cutícula, crema para cuerpo o para pies, exfoliante, quitaesmalte, algodón, base de uñas, esmalte del color que quieras y esmalte secador.

Pasos a seguir

1. Retira el esmalte con un algodón empapado con quitaestmalte.

2. En caso de tener las uñas muy largas, primero córtalas con el cortaúñas y luego lima para retirar asperezas. En caso de tener las uñas cortas, procede a limarlas. Lo ideal es que la uña quede tan larga como el largo de la yema, el riesgo de las uñas tan cortas es que se pueden encarnar fácilmente.

Debes tener presente que la lima se usa para dar la forma final que quieres darles a las uñas.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que siempre debes limar en una sola dirección, del centro hacia la derecha y luego del centro hacia la izquierda, evita hacerlo en zigzag.

3. En un recipiente agrega agua tibia, lo más caliente que puedas resistir con unas gotas de jabón, y remoja primero un pie y cuando termines toda la preparación de las uñas, continúa con el otro pie.

4. Saca el pie y sécalo, aplícate un ablandador de cutícula, si no tienes puedes usar aceite de oliva o un poquito de crema normal, y con la corta cutícula o el limpiador de cutícula, comienza a empujar la cutícula hacia abajo, nunca la cortes, esto también ayuda a moldear la uña.

Luego, con la piedra pómez o la lima para pies, lima las asperezas de tus pies, especialmente esas que salen en los talones o lo que comúnmente conocemos como callos.

5. Aplica un producto exfoliante y masajea tus pies. Si no tienes exfoliante, puedes preparar uno casero fácilmente, solo necesitas crema para cuerpo y una cucharada de azúcar.

Una vez aplicado, masajea suavemente tus pies y luego enjuaga, esto ayuda a suavizar la piel y a retirar las impurezas.

6. Con el pulidor de uñas, pule la superficie de éstas para reducir las rugosidades. Es importante que pulas con precaución y pulir muy poco para no debilitar la uña.

7. Lava tus pis, seca muy bien entre los dedos y aplica una crema hidratante.

Pinta las uñas

Puedes optar por dejar tus uñas al natural o si prefieres darle un poco de color.

Una vez ya las uñas están listas, aplica una base de uñas, este paso es muy importante antes del esmalte de color, porque primero fortalece la uña y; además, evita que la uña se manche por el color del esmalte.

Por otra parte, si acostumbras a pintar tus uñas de color, este es el paso para hacerlo, generalmente va acorde con el estilo de manicure que tengas. Luego de escoger el color que quieres usar, aplica una primera capa que debe ser ligera, la segunda capa debe ser más generosa; pero tampoco en exceso de que caigan gotas o chorros de la brocha.

Finalmente aplica un esmalte secante, que ayuda a que el esmalte de color no se pele con facilidad y les da más brillo a las uñas.

 

Compruebe también

Alemania impondrá la vacuna obligatoria para intentar frenar la pandemia

Alemania ampliará las restricciones a los no inmunizados e impondrá la vacunación obligatoria, un instrumento …