La campaña admirable por Manuel Avila

Cuando Morel comenzó la campaña nadie creía en el proyecto. Fue una lucha titánica para convencer a los incrédulos que si se podía lograr el milagro de salvar a Nueva Esparta. Se tocaron muchos ideólogos y no se conseguían las piezas para lanzar al espacio la propuesta de Morel Gobernador. Grandes esfuerzos hizo el propulsor de la idea Morel Rodríguez Rojas a cuenta de que lo llamaran loco. Y tenían sus razones los genios de la política que argumentaron un sinfín de planteamientos apegados al libro de la política. Pero había que romper paradigmas y dar saltos cuánticos para poder cristalizar una oferta contra el tiempo y contra los incrédulos.

Había que vencer a los sabios de la política que no creyeron en Morel basados en análisis simplistas y en visiones retrógadas ancladas en posiciones alocadas y sin sentido. Era normal que los cerebros de la política buscaran argumentos para dejar en el camino la tesis puesta sobre la mesa por Morel Rodríguez Rojas su hijo que veía en el hijo de Melchora la opción real para salvar a  Nueva Esparta. Y es que hace dos años esta propuesta lucía descabellada y fuera de lugar.  Unos decían que la edad no le permitía el regreso, otros argumentaban que el voto joven no asimilaría tal locura, otros argumentaban que a Morel le había pasado su tiempo y los más atrevidos decían que no tenían ningún chance.

Un día cualquiera de hace dos años recibí la llamada de Morel Rodríguez Rojas para que lo ayudara en esa propuesta y no lo dudé porque partí de la premisa que Morel es el gran constructor de Nueva Esparta. No había en la escena alguien que pudiera competirle por su gestión y ese era un gran hándicap a la hora de enfrentar a los rivales de turno.

Se empezó el juego político con mucho tino colocando parte de la obra de Morel en las redes y manteniendo la tesis de sus gobiernos exitosos, Por un lado Morel con su fiel Ángel Ciro Guerrero y por el otro Morel Rodríguez Rojas con mi ayuda. Empezaron a tejerse clinejas comunicacionales y a ganar aliados importantes para lograr el efecto Morel que empezó a crecer a grandes zancadas. Luego ingresaron a las filas Wilson Moreno de DWG y posteriormente Vaché Rodríguez Villalba, el hombre de la paciencia y el silencio.

Grandes esfuerzos en lo comunicacional y en las redes  construyeron un gigantesco esfuerzo que cristalizó en un gran equipo, un dream team que integraron grandes hombres y mujeres como Gustavo Novoa, Brenda Salcedo, Endermang Manrique, Carlos Beaufond, Emperatriz Gamazo, Héctor Marín, Celis Hernández y Jesús Marval. En ese mismo equipo estuvo Reinaldo Cardozo, Johan Yánez, Alfredo “Cocolo” Arismendi, Diógenes Rodríguez, el equipo de Notiespartano conformado por María Yegres, Karolay Orta y Stephanie Hernández, y tantos otros que apostaron a romper los hilos de la historia.

Fueron largos meses con sus años de una propuesta que tuvo como vedette al Gran Gobernador con la idea de “Recuperar a Nueva Esparta”. Se tuvo que vencer la fuerza de la pandemia, la crisis económica, la devaluación de los partidos políticos y la lucha por mantener el equilibrio en la titánica tarea de unir todas las voluntades para garantizar a Nueva Esparta un mejor futuro.

La tarea no fue sencilla porque había un gobernador en ejercicio y un Protector, los dos con grandes ambiciones que hicieron la tarea harto compleja. El Gobernador no respetó los estudios de opinión y se consideraba ganador y el Protector  se empeñó en ser Gobernador de Nueva Esparta por encima de todas las cosas.

Desde el principio los obstáculos estuvieron presentes porque el Gobernador se empeñó en hacer unas elecciones primarias y desde el primer momento lo hizo mal porque convocó el 23 de enero de este año a unas primarias sin convocar al candidato Morel Rodríguez al acto de Pampatar. Se vendió la idea de una Unidad Superior que nadie compró y tampoco cristalizó como propuesta política. Morel siguió realizando las encuestas que siempre le dieron grandes ventajas sobre sus dos candidatos y venciendo la tesis de los analistas sabios que siempre argumentaron que no se ganaba con la oposición dividida. Un planteamiento que fue combatido por nosotros desde el comando con la fuerza de Morel en todos los municipios de Nueva Esparta. Al final fueron a la contienda los tres candidatos y empezó la táctica de cada uno en busca de la Gobernación de Nueva Esparta.

Vino la decisión de la MUD de aguantar las candidaturas de no apoyar a Morel aun sabiendo que comandaba las encuestas y luego el paso cruzado de la Alianza Democrática para apoyar a Morel. En ese  momento se gestó la victoria porque Morel tomó la decisión más acertada al quedarse con quedarse con unos 17 partidos incluyendo a los tradicionales AD, Copei y el MAS, además de AP, PVZLA, Cambiemos, El cambio, Lápiz, MRA, Prociudadanos, Nuvipa, VP, Soluciones, BR, Cambiemos, y le tarjeta más votada en Fuerza Vecinal.

Esa  campaña admirable de Morel incluyó asambleas populares en todos los municipios, una profunda campaña mediática por las redes, la batalla comunicacional en los medios y la estrategia que daba respuesta rápida a las campañas sucias que buscaban descarrilar el tren del roblero.

Esa campaña admirable terminó este 21N con el triunfo contundente de Morel Gobernador y la consolidación de por lo menos 5 alcaldías que reflejaron el poder del Efecto Morel en Nueva Esparta. La decepción, la falta der gobierno, la desesperanza, la pobreza extrema y la angustia de miles de neoespartanos que atraviesan momentos de dificultad económica terminaron de dar el grito de libertad en Margarita y Coche.

Ahora la tarea es harto compleja y sabrá Morel con su experiencia política como llevar la Lancha Nueva Esparta a puerto seguro.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

La lección del Maestro Normalista por Manuel Manuel Avila

La lección de su vida al hacerle ver que en políticas no hay enemigo pequeño.