Galletas de jengibre, sencillas y rápidas

Aunque las galletas de jengibre están asociadas en muchos casos a la Navidad, realmente es una preparación que siempre es popular y perfecta para cualquier ocasión.

Son ideales para comerlas en el desayuno o en la merienda. Son tan ricas, que ya desde el primer bocado, nos las queremos comer todas. Porque sí, las galletas de jengibre son adictivas.  

Recuerde que el jengibre es un ingrediente prodigioso y multifacéticode sabor picante y alimonado, que también se utiliza como un remedio eficaz. Aparte de calmar problemas intestinales, es un gran antiséptico y antiinflamatorio.

Esta receta de galletas de jengibre es bastante fácil y muy rápida de preparar. Rinde para cuatro docenas. Así que anímese.

Ingredientes

  • 250 g de azúcar morena
  • 200 g de mantequilla
  • 530 g de harina todo uso, cernida
  • 15 ml de jengibre
  • 30 ml de agua caliente
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 330 g de melaza
  • 15 ml de vinagre blanco
  • 1 huevo mediano
  • 205 g de azúcar

Preparación

  • Precaliente el horno a 300 grados.
  • Engrase ligeramente un molde de hornear.
  • En una olla, combine el azúcar morena, la mantequilla, y la melaza. Lleve a ebullición a temperatura media-alta, revolviendo constantemente.
  • Quite la olla del fuego. Déjela enfriar por 10 minutos.
  • Ponga la harina, el jengibre y la sal. Mezcle bien.
  • En un tazón pequeño, disuelva el bicarbonato de sodio en el agua. Revuélvalo en la olla.
  • Agregue el vinagre y el huevo a la mezcla de la masa. Revuélvalos hasta que se mezclen bien.
  • Haga pelotitas de 2 pulgadas (5 cm) con la mezcla.
  • Ruede las pelotitas en el azúcar.
  • Coloque las galletas distanciadas 1 pulgada (2,5 cm) en el molde preparado.
  • Hornee las galletas por 15 minutos, hasta que los bordes estén ligeramente dorados.

Notiespartano/CocinayVino

Compruebe también

La torta de Navidad de Dulce y salao es un clásico de temporada

En Caracas es la que más gusta. Desde hace años tiene miles de seguidores convencidos …