Alfredo Díaz a punto de perder el chivo y el mecate por José Gregorio Rodríguez

Cuando el pasado 27 de septiembre el ex diputado Jony Rahal, publicó por las redes sociales la foto de la ventanilla de un avión desde donde se divisa la isla de Margarita, con el mensaje: “Mi Margarita hermosa, te llevo impregnada en mí corazón, presente en mi mente y en mi corazón. ¡¡¡De vuelta contigo!!!”, por cierto, una copia muy poco original de la parte de una estrofa de la canción “Llevo tu luz y tu aroma en mi piel”, de José Luis Armenteros, inmediatamente entré en operaciones y logré averiguar que el directivo de Primero Justicia venía de la mano de Alfredo Díaz, con el propósito de relanzar campaña a la reelección a la gobernación de su contratante y reforzar la aspiración de su esposa, Leynys Malavé de Díaz, a la alcaldía de Mariño.

Lo cierto es que hasta ahora 13 días después de su llegada, la presencia del sobrevaluado refuerzo no ha servido para una cosa, ni para la otra. Alfredo Díaz, continúa “cayendo en picada” en las encuestas y Leynys Malavé, no se logra sobreponer del enorme daño que le produjo su consorte y el “estado mayor” que lo acompaña, el juego de “quítate tú para ponerme yo” con el que se entretuvieron un buen tiempo antes de presentar su candidatura a la alcaldía.

Al ex parlamentario no le ha ido bien en ninguno de los actos que han sido convocados con el supuesto “plus” de su presencia. Un equipo de expertos en estos menesteres le confirmó a este cronista que se suma más gente a cualquier actividad, cuando anuncian solo la presencia de la candidata.

No podía ser de otra manera, ¿Qué creyeron los “avezados” estrategas electorales que trabajan para Alfredo Díaz? ¿Qué la sola presencia de un personaje que abandonó a sus conciudadanos por más de tres años, sin mayor explicación que la de perseguido político, no le iba a pasar factura?

El mejor ejemplo de los que les comento fue una asamblea de ciudadanos que convocaron en la urbanización La Arboleda de Porlamar, el martes de esta semana con la presencia de Rahal, para explicar el “Acuerdo de Salvación Nacional”, presentado hace algún tiempo por su patrón nacional, Juan Guaidó. No había más de 25 personas.

Respuesta ciudadana que se confirmó al día siguiente cuando suspendieron una actividad similar en la cancha deportiva de Costa Azul, por falta de quórum. Que falta de quórum ni que ocho cuartos, sencillamente no fue nadie.

La verdad es que Alfredo Díaz y  Jony Rahal, así como la dirección política del G4, se creyeron el cuento que la gente olvidó y aún más, les perdonó la cantidad de errores que han cometido desde diciembre del 2015 y como si no hubiera pasado nada, como si el tiempo se hubiera detenido desde cuando ganaron la AN en 2015, se aparece ahora a pedir la renovación de la confianza, sin acto de contrición, sin explicación alguna por haber abandonado a los margariteños que votaron por él para hacerlo diputado, alegando el manido cuento de la persecución política. La vida real, todos los días que pasan, en cada acto de campaña electoral que convocan de cara a las mega elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre próximo, les demuestra que no se comieron el cuento y los castiga paga con el “látigo de la indiferencia”.

Ese acto con Rahal en La Arboleda fue una gran lección para el personaje y la política que representa. En el lapso de preguntas y respuestas un ciudadano le preguntó la razón de su regreso a Margarita, a lo que el personaje respondió: “Vine porque me llamaron y estoy aquí con mucho miedo por lo que me pueda pasar y a mí familia”.

Al salir de la asamblea alguien le increpó sobre cómo era eso que temía por su integridad y la de su familia y había logrado regresar a Venezuela y a Margarita sin impedimento alguno y evadió la respuesta excusándose en la hora, porque tenía otro compromiso. Sólo le faltó decir que sentía temor porque era de noche y lo estaban persiguiendo. JAJAJA

La gente se pregunta ¿Ese es el refuerzo que trajeron para “garantizar” Mariño?

Por cierto, de fuentes regularmente bien informadas, me comentan que no es verdad que el ex diputado vino solo para reforzar a Alfredo Díaz y su campaña electoral en Mariño. Resulta que también lo hizo para participar en una reunión de la ficticia Comisión Delegada de la inexistente AN del 2015, para discutir el tema de la escandalosa e inocultable corrupción detectada en las empresas venezolanas en el exterior, de las cuales se apropió Juan Guaidó y sus amigos, entre quienes destaca el señor Rahal.

Esa es la verdad y hay que decirlo. Cómo también lo es, que la campaña electoral en Mariño es la verdadera prioridad de Alfredo Díaz y su combo. Así no lo reconozcan, saben que no tienen nada que buscar en la gobernación y se replegaron para Porlamar, a ver si rescatan el municipio que perdieron en diciembre del 2017 con el PSUV, apenas dos meses después de haber ganado la gobernación.

La verdad en estas campañas electorales se ve de todo. En días pasados “cayó en mis manos” un WhatsApp en el que el jefe de campaña del gobernador y segundo al mando en el ejecutivo regional, plantea una apuesta por 10 mil dólares americanos por el resultado electoral en Mariño.

No sé ni me interesa la procedencia de ese dinero, en todo caso me indigna que, en un país como el nuestro, en donde la gente está pasando cualquier cantidad de necesidades, un dirigente político, quien debería dar el ejemplo, plantee una apuesta de estas dimensiones. Antes de la reconversión representaba miles de millones de bolívares y todavía es un montón de dinero.

Tengan consideración con la gente humilde y necesitada de Margarita, Coche y Cubagua. Por actuaciones como esa, cada día la ciudadanía se aleja más de la política y de los políticos.

Se me vino a la memoria un discurso del dirigente del desaparecido Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Moisés Moleiro, en el viejo Congreso de la República, cuando en un debate sobre la corrupción en la Cámara de Diputados, ante el alarmante número de casos de corrupción que se estaban discutiendo, le dijo al jefe de fracción parlamentaria de Acción Democrática (AD), partido político que ejercía funciones de gobierno. “Canache no roben tanto”, refiriéndose a su colega parlamentario, Carlos Canache Mata.

Está más claro que el agua, si el gobernador insiste en ser candidato llegará de tercero y lo sabe. Además, su candidata será derrotada en Porlamar. Alfredo Díaz está a punto de perder “el chivo y el mecate”.

JoséGregorioRodríguez/[email protected]

Compruebe también

Zapatero y la mina de oro por Laureano Márquez

Zapatero tiene una mina de oro en Venezuela. Siempre pensé que la afirmación se hacía en sentido metafórico