El arte de mantener la química sexual viva

química

Cuando inicias una relación, generalmente los primeros actos sexuales son fantásticos; hay mucho deseo, excitación y se está en un proceso de conocimiento del otro. Lamentablemente, luego de un tiempo se pierde la química, las parejas caen en la rutina, y el sexo comienza a perder gracia. ¡No dejes que eso pase! Presta atención a nuestros consejos.

Hay un primer paso que se debe dar como pareja para mejorar y revitalizar el sexo, y es librarse de prejuicios y tabúes. Hecho esto, hay varios caminos para asegurarse que el sexo con tu pareja siempre sea intenso y satisfactorio.

Una idea habitual es utilizar juguetes sexuales, como por ejemplo el vibrador, el más popular de ellos. Sus movimientos son estimulantes, y pueden usarlo tanto mujeres como hombres, sin necesidad de penetrarse con ellos para que surtan efecto. En esta línea encontramos los consoladores, que son falos artificiales, y que utilizados con creatividad dan excelentes resultados.

Otra opción es comenzar el acto sexual con un masaje erótico con aceites para presionar, frotar y golpear rítmicamente algunas de las zonas erógenas del cuerpo. Si se escoge la variedad de aceite adecuada también puede usarse como lubricante, con la posibilidad de que el masaje derive en facilitar la penetración anal o vaginal propiamente dicha.

Algo que no falla es incrementar la excitación mediante juegos sexuales, en los cuales la imaginación puede volar para cumplir muchas fantasías. Una alternativa popular y fácil es introducir elementos gastronómicos, como frutas o chocolates, y alimentarse el uno al otro, o depositarlas en ciertas zonas del cuerpo para comerlas. También puedes optar por cremas o helado para rociar a tu pareja y luego remover provocativamente con tu lengua.

Un camino conocido en cuanto a fantasías sexuales es jugar a juegos de sumisión con personajes concretos. De común acuerdo, uno dominará y el otro será dominado, pudiendo usarse vendas, atarse o utilizar lenguaje soez. Es importante no olvidar los roles y no ceder ante nada, a menos que exista un señal previamente pactada. También recordar que las fantasías son algo normal y que hablar de ello con la pareja es sumamente positivo.

Asimismo, cuando se decide concretar una fantasía es crucial establecer qué se desea y qué no, para que no haya malentendidos luego. La realidad es que no todos tenemos los mismos límites, por lo que desconocerlos puede desembocar en discusiones o rencillas.

Un fetiche muy atractivo es mirarse en espejos o filmarse mientras se tiene relaciones sexuales. Generalmente el voyeur interno sale a jugar y el sexo se torna mucho más excitante para ambos. Además el material generado puede servirnos de estímulo para otras ocasiones.

Por último, hay que considerar que mantener relaciones sexuales en la misma habitación y cama puede quitarle el encanto. Puedes convencer a tu pareja de tener relaciones en otros espacios de la casa, o por ejemplo practicar sexo oral en las escaleras. También puedes sorprender a tu pareja con un fin de semana en algún lugar inesperado. De la mano con estas recomendaciones está el hecho de no dejar que existan días preestablecidos para tener relaciones sexuales, pues eso le quita espontaneidad y, a largo plazo, las torna aburridas y previsibles.

Notiespartano

Compruebe también

6 Características de un buen amante

Es inevitable cuestionarnos sobre las características que deben ser propias de un buen amante, quizá …