Arrestan en Nueva York a supuesto jefe de mafia italiana

El supuesto jefe de una de las familias históricas de la mafia italiana de Nueva York y varios presuntos miembros fueron arrestados este martes  y acusados en un caso masivo de crimen organizado presentado por los fiscales.

La acusación, presentada ante un tribunal federal por el Distrito Este de Nueva York en Brooklyn, acusa a 10 integrantes de la familia Colombo de múltiples delitos, entre ellos extorsión y lavado de dinero.

Andrew «Mush» Russo, el jefe de 87 años de la familia Colombo, su número dos, Benjamin Castellazzo, de 83 años, y el consejero Ralph DiMatteo figuran entre un total de 14 acusados, dijeron los fiscales.

Russo y Castellazzo fueron arrestados el martes y se espera que sean sometidos a un proceso virtual ante la corte de Brooklyn más tarde en la jornada. DiMatteo sigue prófugo, dijeron los fiscales.

Principal organización mafiosa en el noreste de EEUU

Se les acusa de buscar infiltrarse y tomar el control de un sindicato, incluso metiendo la manos en el fondo de beneficios médicos.

La familia Colombo es una de las cinco principales organizaciones mafiosas italo-estadounidenses en el noreste del país.

Las otras familias son los Genovese, Lucchese, Gambino y Bonanno.

Toda la administración de la familia criminal Colombo, incluidos Russo y Castellazzo, ya se declaró culpable de una variedad de actividades de los mafiosos en 2012.

Russo, condenado por delitos en siete ocasiones, fue puesto en libertad por última vez en 2013.

La mafia de Nueva York se vio debilitada por varios golpes en los últimos años, incluidos arrestos, luchas fratricidas y competencia de otras organizaciones criminales, pero aún se las considera activas.

El jefe del clan Gambino, «Frank» Cali, fue asesinado a tiros frente a su casa en el distrito neoyorquino de Staten Island en marzo de 2019.

Notiespartano/NewYorkPost

Compruebe también

Venezuela Afganistán y otras crisis marcan jornada en Asamblea de la ONU

Afganistán Yemen Libia centraron la actividad en la Asamblea General de la ONU, donde Maduro exigió el levantamiento de las sanciones