¡Prometo no hacer nada! por José Gregorio Rodríguez

Por fin se reveló el misterio de los cuatro años de mal gobierno de Alfredo Díaz en Nueva Esparta. Mientras Nicolás Maduro sea presidente de la república, el actual gobernador promete no hacer nada.

Así lo afirmó en un twitter que publicó en su cuenta el pasado 7 de septiembre: “No es tiempo para mentirle al pueblo, todos sabemos que no hay confianza en los que están en Miraflores, por lo tanto cada ofrecimiento de un candidato, de construcción de obras, crecimiento económico y aportes es demagógico. La verdad, es ganar el 21N y después la presidencia” (ver imagen).

¿Cómo le explica el señor Díaz, a la gente de la Cámara de Comercio y Puerto Libre de Nueva Esparta, que todo lo que prometió cuando se reunió con ellos el pasado 2 de septiembre y afirmó que están “listos para impulsar un nuevo modelo económico para Nueva Esparta”, no es verdad, por lo menos mientras Nicolás Maduro sea presidente?

En esa oportunidad, el gobernador aseveró que su administración está preparada para impulsar un nuevo modelo económico basado en el turismo sustentable, que sustituya al viejo modelo, cuyo eje fundamental era el Puerto Libre.

Igualmente, señaló que es necesario cambiar el modo de gobernar y propuso una Alianza para el Desarrollo Humano, en la cual, estén incluidos los representantes del gobierno nacional, regional, municipales, sector privado, ONG, así como las áreas cultural, deportiva, y todas las que hacen vida en la entidad.

En su intervención mencionó que mediante la gobernanza, la empresa pública y privada pueden generar acciones que permitan minimizar el drama social que vive Nueva Esparta: «Es importante y necesario que la sociedad civil, la sociedad organizada participe en los planes y proyectos que tenemos para consolidar el crecimiento económico de la región.»

La crisis que padecemos no se resuelve si no sumamos esfuerzos y recursos para superar los obstáculos: “Esa es la garantía que ofrezco para el futuro».

La verdad es que la intervención del gobernador no fue muy aplaudida. ¿Por qué no lo hizo estos cuatro años? Se preguntaron la mayoría de los asistentes.

También me dijeron que alguno de los miembros “fundadores” de la cámara que participó en ese encuentro, le comentó a un grupo de colegas comerciantes, que el gobernador había ido a anunciarles que fueran buscando un nuevo nombre para el gremio que representan, porque el de Puerto Libre, toca cambiarlo.

Más allá de las incongruencias, inconsistencias, anuncios sin sentido, “tira y encoge”, a los que el gobernador nos tiene acostumbrados, la afirmación: “la verdad, es ganar el 21N y después la presidencia”, revela la verdadera manera de ver el asunto del señor Díaz, esa es la única explicación posible al desastre de gestión que ha conducido por más de tres “largos” años.

¿Y aun así tiene la desfachatez de presentarse a la reelección, pedirle nuevamente el voto a los neoespartanos?

Lo peor del asunto no es sólo que se haya presentado en la Cámara de Comercio de Nueva Esparta, a comprometer su palabra con lo que sabe de antemano no puede ni quiere cumplir, porque “no se puede hacer nada”,  sino que además pone a los suyos a prometer y prometer, hablar y hablar, como lo han hecho durante los últimos días.

Por cierto vale decir, mintieron a mansalva en la oportunidad que le brindaron los medios de comunicación nacionales, en ocasión de los 110 años de la coronación canónica y del centenario del patronazgo de la Virgen del Valle en el oriente venezolano.

No tienen paz con la miseria, ni sienten respeto por las creencias ni religiosidad del pueblo de Nueva Esparta, toda ocasión es buena “para hacer política”, así sea en contravía del mandamiento cristiano que reza: ¡NO MENTIRÁS!

No sólo mienten en lo programático, se “explayan a placer” en lo político. También por las redes sociales el gobernador envió un mensaje “no tan cierto”, cuando acompañado por los “prisioneros de la nómina” de la gobernación, escribió desde un acto realizado en una de las calles más estrechas de Porlamar: “Hoy le agradezco a DIOS, al pueblo, por mostrar su cariño y compromiso con los candidatos de la VERDADERA UNIDAD DEMOCRÁTICA al inicio de esta campaña, vamos a seguir manteniendo el gentilicio genuino de un pueblo guerrero que se niega a volver a pasado corrupto al igual que los destructores del régimen. Vamos con todo hacia la victoria contundente, es una demostración de la gratitud de los ciudadanos Neoespartanos, quienes se hicieron presente”.

De cual unidad habla ¿Es o no es verdad que presentaron candidatos de “relleno” para “cuidar el puesto” de los verdaderos postulados, quienes no son otros que los representantes de las cuotas partidistas?

La única promesa cierta de Alfredo Díaz es que no hará nada, con la excusa de la falta de recursos porque el gobierno no lo financia, que le quitaron las competencias y más de lo mismo. Bla, bla, bla, bla, bla.

Cuatro años “llorando” cumple Alfredo Díaz, el próximo mes de octubre. 48 meses culpando al gobierno nacional por su incompetencia y mal gobierno. Ahora nos viene a hablar de “gobernanza”.

Cuatro años dedicados a usufructuar el poder, disfrutar de su simbología, para beneficio propio y de sus más cercanos colaboradores, para recibir embajadores y dirigentes políticos de oposición. Para respaldar salidas subversivas y anticonstitucionales.

Para invitar a la FANB a desconocer a su Comandante en Jefe. Para desconocer al presidente Nicolás Maduro y pasearse con su “presidente” Guaidó por Margarita y Coche.

Cuatro años para el olvido. ¿De cuál gobernanza nos habla ahora?

Señor gobernador, usted está absolutamente convencido de lo que escribió: “La verdad, es ganar el 21N y después la presidencia”. Sentarse a esperar a ver qué pasa. Sentados y disfrutando de los cargos y del dinero que según no alcanza para satisfacer las necesidades del pueblo, es suficiente para complacer sus caprichos.

Ganar por ganar, para hacer politiquería, para pelear otra vez con el gobierno nacional, para tener a quien echarle la culpa de su mal gobierno. Ganar para que usted y los suyos sigan viviendo muy bien.

Mientras los pueblos de Nueva Esparta, sufren, padecen y “pasan roncha” por su culpa. Por favor, deje tranquilo a este pueblo. No va más.

JoséGregorioRodríguez/[email protected]

Compruebe también

Votar el #21N obligación de todos por Morel Rodríguez Ávila

Votar el #21N que es un derecho soberano e inalienable, se puede enderezar al país de los malos rumbos cambiar a quien lo hizo mal