Tropas de EEUU podrían quedarse en Kabul después del 31 de agosto

El presidente de EE.UU., Joe Biden, afirmó este miércoles (18.08.2021) que las tropas estadounidenses podrían quedarse en Kabul después del 31 de agosto, la fecha límite que se había fijado para la retirada de todas las fuerzas internacionales.

«Si hay estadounidenses todavía allí, vamos a quedarnos hasta que podamos sacarlos a todos», dijo Biden en una entrevista con la cadena ABC News, que adelantó un extracto antes de emitirla íntegramente este miércoles.

El mandatario insistió en que el objetivo es evacuar a todo el personal diplomático de EE.UU. y sus aliados antes del 31 de agosto, así como a los afganos que trabajaron con las tropas estadounidenses, pero si eso no es posible se determinará «en ese momento» quién queda por ser evacuado y qué deben hacer las tropas.

El ejército estadounidense y la administración del presidente Joe Biden están bajo ataque político a nivel nacional por la derrota de las fuerzas afganas por parte de los talibanes, y el colapso del gobierno del mandatario afgano Ashraf Ghani, respaldado por Washington, el fin de semana pasado.

La velocidad de la caída de Kabul a manos de los insurgentes pareció tomar desprevenido al gobierno de Estados Unidos, que lanzó una operación de evacuación rápida para ciudadanos estadounidenses y afganos que colaboraron con las fuerzas estadounidenses.

Desde el sábado, alrededor de 5.000 soldados estadounidenses han volado al aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul para gestionar la evacuación de miles de personas.

Los críticos han culpado al Departamento de Estado, a la inteligencia estadounidense y el Pentágono, por no anticipar la debacle y prepararse antes para la evacuación, que involucra a más de 10.000 ciudadanos estadounidenses.

El principal general del Pentágono dijo el miércoles que no había nada que pudiera predecir la velocidad con la que los talibanes tomaron el control de Afganistán cuando Estados Unidos retiró sus fuerzas del país.

«No había nada que yo ni nadie viera que indicara un colapso de este ejército y este gobierno en 11 días», dijo a periodistas el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Mark Milley.

«Las fuerzas de seguridad afganas tenían la capacidad y con eso quiero decir que tenían el entrenamiento, el tamaño, la capacidad para defender a su país. Esto se reduce a una cuestión de voluntad y liderazgo», agregó.

Por su parte, los responsables talibanes, que se comprometieron a perdonar a sus adversarios, se reunieron este miércoles con el ex presidente afgano Hamid Karzai, unas conversaciones que recibieron el apoyo de su sucesor Ashraf Ghani que desde Emiratos Árabes Unidos expresó su deseo de regresar a Afganistán. 

Talibanes dicen perdonar a sus adversarios

«Por ahora estoy en Emiratos para evitar el baño de sangre y el caos», dijo Ghani en un mensaje de video en Facebook, tras abandonar Kabul el domingo. «Estoy en negociaciones para volver a Afganistán», aseguró.

Estados Unidos, para el que «nada» indicaba que las fuerzas afganas colapsarían «en 11 días», reiteró que Ghani «ya no es una persona importante en Afganistán», pero rechazó comentar la decisión del país del Golfo de otorgarle asilo. 

Los talibanes, que buscan formar un gobierno, «dijeron que perdonarían a todos los antiguos responsables gubernamentales, por lo que no era necesario que nadie abandone el país», indicó el grupo de vigilancia de sitios islamistas SITE.

Los nuevos gobernantes de Afganistán difundieron por su parte imágenes del expresidente Karzai con Anas Haqqani, uno de los negociadores de su movimiento. Según SITE, también se reunieron con el exvicepresidente Abdullah Abdullah.

El martes, el mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes y llamado a ostentar responsabilidades, regresó desde Catar y fue recibido por una multitud al aterrizar en Kandahar (sur).

Mientras tanto, la vida empieza a recuperar su pulso en Kabul, pese al miedo. La tranquilidad reinaba el miércoles en la capital afgana, donde la mayoría de administraciones y comercios estaban cerrados por una importante fiesta religiosa.

Muchos afganos continuaban sin embargo congregándose frente a las embajadas, a raíz de los rumores sobre la posibilidad de obtener un visado o el asilo, o en el aeropuerto de la capital.

El martes, los talibanes intentaron tranquilizar a la comunidad internacional durante la primera rueda de prensa que dieron en Kabul, tras haber tomado el poder.

Prometieron obrar en favor de la reconciliación, no vengarse de sus opositores y respetar los derechos de las mujeres, pero el mundo recuerda su funesto historial en materia de derechos humanos cuando gobernaban entre 1996 y 2001.

Notiespartano/DW.com/Reuters

Compruebe también

Ministros de Salud del G7 a reunión urgente amenaza ómicron

Ministros de Salud del G7 discutirán de urgencia este lunes (29.11.2021) la preocupante expansión de la variante ómicron