La importancia del voto por Héctor Mata Rodulfo

Una de ellas, producir el cambio. Un cambio total en el que el país y su gente reinicien su camino cierto hacia un inmediato y favorable porvenir, que ponga cese definitivo a la angustia en la que hoy en día se vive; sobre todo que reafirme a la democracia como sistema de gobierno y se le ponga un cese definitivo a la instauración en Venezuela de un régimen comunista, aquí representado por un gobierno que se hace llamar socialismo del siglo XXI.

Votar es un derecho que nos otorga nuestra carta magna y, debemos reconocerlo, igualmente puede constituirse en obligación cuando así la situación del país y el devenir de su historia lo impone. Nada mejor que el voto para resolver lo necesario, que es decir ponerle fin a lo malo y, eligiendo al mejor, emprender el camino del mejoramiento nacional. Aquí reside la importancia del sufragio como instrumento primario y mejor, democráticamente hablando, Votar, entonces, y así debe ser apreciado, es un severo compromiso que cada uno de nosotros tiene contraído con Venezuela.

En el tiempo actual, años muy duros para la república, nunca como hoy el voto es esperanza, necesidad impostergable, una urgencia igualmente. El voto esta vez adquiere dimensión extraordinaria puesto que está en juego el inmediato destino. Votando, con firmeza y mayoritariamente abrirle al país las puertas para que retorne la libertad en todo sentido. Ello significaría el retorno de la fe y la confianza en la democracia, probada como está ser la única ideología que facilita la mayor suma de bienestar para el pueblo.

Votar, y eso es muy importantes que se entienda bien, significa la oportunidad de hacerlo por aquellos que cumplen con el perfil de, además de ser buenos ciudadanos y gerentes conocedores de los procesos que involucran la administración pública. Es decir, son buenos funcionarios públicos, que logren transformar la realidad que agobia a nuestros pueblos, planificando programas que, llevados a la práctica, se traduzcan en calidad de vida para la población. Votar, asimismo, nos permite ejercer el derecho que tenemos a conciencia de seleccionar a quien cumple con los requisitos para optar a un cargo público, sin que sea enviado, colocado y respaldado, apenas porque es del partido o de los grupos dominantes.

Votar asimismo nos coloca, píe firme, en el camino de honrar el compromiso adquirido con el pueblo que sufre y, confiado en que sí se le ayudará a resolver su crisis existencial, deposita su voto a quien lo considera el mejor. Por esta sola causa, tan presente en cada hogar venezolano, vale la pena votar. Pero, mucho más allá, indiquemos que votar es defender también el legado de nuestro Libertador que soñó una patria en libertad, y un sentimiento muy hondo en el corazón de todos los que nos preocupamos por nuestros hijos y nietos, que es preocuparse por el país de mañana.

En cuanto corresponde a Nueva Esparta, su situación económica y social, mucho más grave que la de otros estados, sencillamente por nuestra condición de insularidad, sea indispensable reiterar que, votar, por quien de verdad puede conducir al pueblo insular hacia la recuperación integral de lo que perdió por la pésima gestión de los dos últimos gobernadores, es obligante, una exigencia clara si queremos que ese anhelo se concrete en realidad. Y, nadie puede negarlo, el único que puede lograrlo es Morel Rodríguez Ávila. Eso está probado y hacia él convergen, de manera creciente, toda clase de apoyos provenientes de los diversos sectores que componen la sociedad civil insular.

Esta afirmación es una verdad a cielo limpio, que ninguna nube tapa. La modernidad de Margarita y Coche se dio en las gestiones de Morel como gobernador. Es decir, la mayoría de las grandes obras pilares del desarrollo y el progreso aquí alcanzado, tienen su nombre y apellido y en el corazón del pueblo muy arraigada su imagen, su figura, su trayectoria.

Por él votará la mayoría popular, de ello no hay duda, porque las neoespartanas y los neoespartanos, al igual que los venidos de otras tierras a trabajar aquí, y mucho han ayudado al proceso de crecimiento hasta 1998 alcanzado, están claros, claritos, s en que Morel reemprenderá desde el primer día de su nuevo mandato, el auténtico rescate de Nueva Esparta.

 Denlo por seguro.

HéctorMataRodulfo

 

Compruebe también

Votar el #21N obligación de todos por Morel Rodríguez Ávila

Votar el #21N que es un derecho soberano e inalienable, se puede enderezar al país de los malos rumbos cambiar a quien lo hizo mal