Estocada en La Asunción por Manuel Avila

Las piezas de las damas chinas se siguen moviendo en el tablero político regional. Piezas y piezas vienen. Unas son de plástico, otras de madera, unas de metal y otras de barro. Lo cierto del caso es que las fichas que acompañaban al Gobernador hoy están en la acera contraria buscando como derrotarlo para que ese error de la historia no vuelva al Palacio Asuntino. Es que fue tanta la pérdida de tiempo estos largos cuatro años que la decepción fue la guinda de la bebida espirituosa. Terminaron los aliados del Gobernador alejados de su rada y convertidos en enemigos a muerte de su reelección porque dicen que la Pacocracia no les gustó por amarga.

La aparición de Morel Rodríguez en la escena es solo producto y consecuencia de la catastrófica gestión de quien hundió a Nueva Esparta en el peor momento de su historia. Aquí no quedó hueso sano porque entre el Gobernador y El Protector hicieron lo posible para que Nueva Esparta se perdiera en las violentas aguas oceánicas.

En medio de la crítica situación que atraviesa el país el Gobernador pasó cuatro años quejándose de que no le enviaban los recursos y el Protector hablando pistoladas incoherentes sobre los servicios públicos en Margarita y Coche.

Este viernes le correspondió a Tobías Bolívar Parra, el secretario general de la AD legítima en la región ir a La Asunción exactamente a la Calle Independencia a proclamar al médico Oswaldo Albornoz como el candidato de AD y de otros partidos de la unidad Regional. En ese espacio cerca de la Casa “Juan Bautista Arismendi” no solo se pronunció Tobías por la candidatura de Oswaldo Albornoz, sino que, ante la presión de Richard Fermín, Joscar Narváez y el resto de los legionarios de Morel, no le quedó otra que señalar que Morel es el candidato que más le conviene a Nueva Esparta.

Con esa decisión de la AD legítima de apoyar a Morel se le vino el mundo encima al actual Gobernador que se está dando cuenta por primera vez que ya AD su partido por instrucciones de Henry Ramos más nunca perdonará a quienes traicionaron la voluntad acción democratista. Traicionaron a Juan Bimba, a Rómulo, a las siglas partidistas y a la dignidad del pueblo adeco.

Por esa traición de enrolarse en la tribu de Bernabé Gutiérrez es que mandaron a Alfredo Díaz y su tropa al paredón y más nunca podrán tener el cobijo de la tarjeta blanca. Es posible que hagan creer a muchos descerebrados que la tarjeta blanca es de ellos, pero no podrán convencer a los adecos de su paso cruzado que puso al partido del pueblo en las aguas pestilentes de la revolución.

Por esa razón Egidio Ordaz, Oscar David Hernández, Chucho Vásquez, José Luís Indriago y tantos adecos emblemáticos podrán volver a las filas de AD. Se quedaron con una tarjeta ruyida de ratones y cucarachas, pero no de la tarjeta blanca romuliana porque Bernabé Gutiérrez encarna los valores deformados de la AD legítima.  

Las razones de la traición las esgrimió Richard Fermín, el ex Alcalde y ex miembro de los 60 mil cochinitos que formaron parte del partido del pueblo en Nueva Esparta. No habló Richard como un justiciero, ni como un independiente, sino como un hombre conocedor de la filosofía social demócrata, del pan tierra y trabajo y del Juan Bimba que tantas huellas dejó en la sociedad insular. Las palabras de Richard retumbaron en el tímpano y en el cerebro de Tobías Bolívar que escuchó con atención a su ex compañero de partido y fue ordenando su discurso para lanzar candela por la boca a la hora de tomar la palabra para reconocer el público que la candidatura de Morel Rodríguez representa la mejor opción para el progreso de Nueva Esparta y que garantiza el regreso de los mejores hombres y mujeres de AD con el gobierno del roblero.

Esa noche fue una de las más largas del Gobernador que vio de cerca a sus aliados de siempre saltar a la otra acera para anotarse a ganador con el candidato que goza del respaldo popular de los neoespartanos en todas las encuestas de opinión.  No anda lanzando bolas al aire el secretario general de AD en la región, sino que es el clamor de la gente en la calle que pide a gritos que llegue un gerente a la Gobernación de Nueva Esparta.

Con esa daga en el corazón llegó esa noche Alfredo Díaz al chat de la Pandilla del Toro y no soportó la presión de los embates de quienes le hicieron perder la compostura para que de una forma abrupta se retirara transitoriamente del chat donde lo apalearon de lado y lado. La daga de Tobías por un lado y el aguijón de Richard Fermín hicieron correr de lado a quien no entiende que la imagen distorsionada del “invicto” quedó guindada en alguna alambrada pobre de los abandonados barrios de Porlamar.

ManuelAvila

Compruebe también

Votar el #21N obligación de todos por Morel Rodríguez Ávila

Votar el #21N que es un derecho soberano e inalienable, se puede enderezar al país de los malos rumbos cambiar a quien lo hizo mal