Mi único compromiso es rescatar a nueva Esparta por Morel Rodríguez Avila

Larga ha sido hasta la fecha mi accionar en la política, desde que me inicié como concejal, muy joven en edad y falto de experiencia, en el Ayuntamiento de Coche. Pero, juicioso y serio como siempre he sido, enfrenté el reto y, con mucha dedicación y sobre todo escuchando a mis mayores, pude responder con  creces a la confianza que convertida en responsabilidad se me entregaba. Salí airoso. La mayor satisfacción es que, desde entonces, los cochenses me tienen como suyo, porque nunca, pero nunca les he fallado. Las pruebas sobran y las obras realizadas en nuestra querida isla hermana, cuando me correspondió ser gobernador designado son las que allí todavía prestan servicio a la comunidad, igual que las concretadas en Margarita durante mis gestiones.

De lo que afirmo, todo el mundo lo sabe cierto y al respecto no hay discusiones.

Me alegra haber cumplido con las tareas asignadas como mandatario. Otro tanto puedo señalar de las funciones llevadas a cabo en el campo legislativo. En el parlamento regional fui vocero de los sin voz y por ellos y para ellos, siendo diputado y luego presidente luché duro con los gobiernos centrales para encontrar el respaldo necesario y  así comenzar a posicionar a nuestro estado entre los primeros que esgrimieron diversidad de argumentos, soportados en proyectos todos viables, que la Presidencia de la República terminó aprobando.

Luego, siendo diputado por el pueblo insular al Congreso Nacional, no perdimos tiempo sino que, uniendo esfuerzos con la sociedad civil y los sectores del entonces incipiente núcleo empresarial, fomentamos la conversión del nuestro, que por esos años era reducido, en uno abierto, productivo, poderoso y muy rentable. Tuvimos parte importante en cuanto a la creación y establecimiento del Puerto Libre que resultó fundamental para Margarita y Coche, sin lugar a dudas.

Nadie puede desconocer que, junto a destacados dirigentes del empresariado regional, estuvimos siempre en primera fila defendiendo, en todas las instancias, el retorno del Puerto Libre, creado por la democracia, y cuyo cierre decretó la revolución roja, perjudicando notoria, palpable y efectivamente a la economía insular. Sus errores, que los tuvo, pudieron ser corregidos y superados. La decisión de hundirlo no resultó la más conveniente y sí la más perjudicial en todo sentido.

 Y, como senador, mi tarea fue la de servir de permanente enlace entre los neoespartanos y las autoridades del ejecutivo central para convertir en realidades muchos sueños, aspiraciones y demandas de margariteños y cochenses. En ese sentido y una por una, las tareas realizadas también pueden comprobarse.

En los Diarios de Debate tanto en la Cámara de Diputados como en la Cámara del Senado está la constatación de lo que hicimos a favor de lograr, entre otros asuntos capitales, que el turismo fuese reconocido como el puntal de nuestra economía, se le destinasen recursos y se le viese como gran potencia dentro del proceso de fomentar esta industria en el país, siendo nuestra tierra uno de los escenarios mejor mostrados y mayormente aceptados por turistas de todas partes del mundo. Durante largos años fuimos, la puerta del Turismo hacia el Caribe. Nadie niega esa verdad, que todos recuerdan con tristeza.

Y lo que cumplimos al frente del gobierno es historia aún viva, pues en cada rincón de nuestros once municipios fue reflejada una obra que, dicho por el propio pueblo, sí constituyó una auténtica revolución social.

Ahora, ocho años después de haber entregado a Margarita y Coche como una tacita de plata; disparada hacia el progreso, con una industria de la construcción a toda marcha, con alto índice de empleo; un sector comercial envidiado en tierra firme; numerosos planes y programas sociales de enorme utilidad, tales como la cesta alimentaria (más de 17 productos, gratis y de distribución semanal), el Tren de la Salud (atención médica en caseríos y pueblos de nuestra geografía y distribución gratis de medicamentos; construcción de dispensarios, ambulatorios y arreglo de todos los existentes), sin olvidar el HCM para obreros y empleados, seguros para escolares y becas para universitarios, además de las cien escuelas, las más modernas de todo el país, Coche y Margarita son, apenas hoy en día, un pocillo de peltre, de paso todo desportillado.

De allí que el pueblo nos haya llamado otra vez a gobernarlo, consciente como está en que nosotros sí respondemos -porque sabemos qué hacer y cómo hacerlo- a la gigantesca demanda de todas y de todos los que, responsablemente, quieren que rescatemos la paz, el progreso y el desarrollo que la decidía, la inexperiencia y la irresponsabilidad de los dos gobernadores que me sustituyeron permitieron se paralizara y y se perdiera.

Y hacia ese rescate vamos al frente indisolublemente unido al pueblo.

@MorelRodríguezA

Compruebe también

Cincinato por Ángel Ciro Guerrero

Cincinato destacó por demócrata, por culto, inteligente y probado gobernante para quien la paz estuvo siempre de primera