Alemania aprueba ley para dar ciudadanía a descendientes de refugiados de la era Nazi

BERLÍN, 25 jun (Reuters) – El Parlamento alemán aprobó el viernes cambios que facilitarán la obtención de la ciudadanía a los descendientes de personas que huyeron de la persecución nazi, una medida que los grupos judíos describieron como una señal importante en el país responsable del Holocausto.

Las enmiendas aprobadas por la cámara baja del Bundestag se plasman en decretos de ley de 2019 ya en vigor, que siguieron a una campaña de familiares de refugiados de la era nazi.

«La coalición gobernante ha tomado importantes medidas legales para garantizar que Alemania esté a la altura de su responsabilidad histórica», dijo el presidente del Consejo Central de Judíos en Alemania, Josef Schuster.

Los familiares de refugiados se han enojado porque sus solicitudes de ciudadanía fueron rechazadas a pesar de las garantías constitucionales.

La Ley Fundamental de Alemania establece que los ciudadanos alemanes que entre 1933 y 1945 fueron privados de su ciudadanía por motivos políticos, raciales o religiosos y sus descendientes pueden recuperar su ciudadanía.

Sin embargo, a algunos se les rechazaron solicitudes o se les dijo que no eran elegibles para presentar una solicitud, a menudo con el argumento de que habían nacido de madre alemana y padre no alemán. Hasta 1953, la ciudadanía alemana solo podía transmitirse por línea paterna. Con la nueva ley, estas lagunas se han cerrado.

En un momento en que los políticos advierten sobre un aumento del antisemitismo en Alemania, Schuster dijo que la ley envió una señal importante.

«La educación política y la ilustración en general deben fortalecerse para hacer retroceder las tendencias antidemocráticas», dijo.

(Por Madeline Chambers; Editado en español por Juana Casas)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH5O0RW-BASEIMAGE

Compruebe también

Von der Leyen pide a la UE que adopte de una vez el nuevo Pacto Migratorio

Von der Leyen criticó la "instrumentalización de seres humanos" por parte de Minsk, que mantiene la presión sobre Lituania, Polonia y Letonia