Banco Mundial prevé modesta recuperación» en América Latina y el Caribe

Latinoamérica y el Caribe, una región gravemente afectada por el Covid-19, tendrá una «modesta recuperación» económica en 2021, insuficiente para superar la histórica contracción del año pasado por la pandemia, señaló el martes el Banco Mundial (BM).

«Se proyecta que el crecimiento regional sea del 5,2% en 2021. Esta es una modesta recuperación después de una contracción del 6,5% en 2020, más profunda que las recesiones durante la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión», según el último informe de «Perspectivas económicas mundiales».

Aunque la recuperación económica global se ha acelerado, impulsada por una extendida vacunación anticovid en las naciones avanzadas, Latinoamérica y el Caribe es uno de los dos mercados emergentes, junto con Medio Oriente y el Norte de África, donde el Producto Interno Bruto (PIB) real será más bajo en 2021 que en 2019, según el BM.

La recuperación de la región durará tiempo

Para 2022, la previsión de crecimiento regional es apenas de 2,9%. «Gran parte de la región tardará mucho tiempo en lograr recuperarse plenamente y volver a los niveles de producción anteriores a la pandemia. Se prevé que en 2022 el PIB per cápita será un 1,5% más bajo en comparación con su nivel en 2019», dijo el Banco.

La remontada será más difícil para las economías dependientes del turismo, especialmente las naciones insulares del Caribe, que para las exportadoras de materias primas.

Latinoamérica y el Caribe concentra cerca del 30% de las muertes confirmadas por covid-19 en todo el mundo y algunos países enfrentan una propagacion a gran escala de variantes preocupantes del virus.

«Las cicatrices de la pandemia son graves», señaló el informe. El empleo mejoró en la región, pero no regresó a los niveles prepandémicos, con mujeres, jóvenes y trabajadores informales y de bajos ingresos desproporcionadamente afectados por la pérdida de puestos de trabajo.

Y aunque las redes de apoyo de la seguridad social se extendieron, las pérdidas de ingresos incrementaron la pobreza y la inseguridad alimentaria en muchos países.

«Malestar social» 

La proyección de crecimiento para Latinoamérica y el Caribe en 2021 fue revisada al alza desde enero, pero el repunte «todavía es débil en relación con otras regiones de mercados emergentes y economías en desarrollo», advirtió el Banco Mundial.

Brasil, el segundo país del mundo con más víctimas mortales de covid-19 después de Estados Unidos, crecerá 4,5% este año, gracias a una nueva ronda de pagos de emergencia a los hogares y un aumento del consumo.

La economía de México, también fuertemente golpeado por la pandemia, se expandirá un 5%, luego de una contracción de 8,3% en 2020. La industria manufacturera y el sector de los servicios deberían beneficiarse del aumento de las exportaciones por el fuerte crecimiento de Estados Unidos.

Para Argentina, el Banco espera un repunte de 6,4% en 2021 tras una contracción de tres años que precipitó el PIB real a cerca de su nivel de 2009. En 2020 la caída fue de 9,9%.

La actividad económica de Colombia crecerá 5,9% este año, en tanto Chile lo hará en un 6,1%, y Perú, en un 10,3%.

Centroamérica tendrá un crecimiento esperado de 4,8% en 2021 y de 4,5% en 2022, debido a remesas firmes por el apoyo fiscal adicional y la sólida recuperación en Estados Unidos, así como por aumentos en los precios de las materias primas y la llegada de turistas internacionales.

En Panamá, que registró el año pasado una de las contracciones más severas por la pandemia (-17,9%), se estima una expansión de 9,9% este año.

Crecimiento del Caribe

Para el Caribe se proyecta un incremento de la actividad de 4,7% este año.

«En toda la región, la durabilidad de la recuperación económica depende en gran medida del control de la pandemia», resaltó el Banco Mundial, remarcando que el ritmo pleno de la vacunación a gran escala recién se logrará bien entrado el 2022.

El riesgo entonces es que nuevas oleadas de infecciones, o la circulación generalizada de nuevas variantes del covid-19, retrase la recuperación económica presionando aún más los sistemas de salud ya sobrecargados, señaló.

Y alertó: «La frustración por el rigor y duración de las restricciones de movilidad relacionadas con el covid-19, combinado con una arraigada desigualdad de oportunidades y un empeoramiento de la percepción de la eficacia de los gobiernos a lo largo del tiempo, puede alimentar el malestar social».

Notiespartano/800Noticias

Compruebe también

Falta de combustible también paraliza la fumigación agrícola

El director de oleaginosas, leguminosas y textiles de Fedeagro, Ramón Bolotín, advirtió que los aviones …