Sin Primarias no hay Política por José Gregorio Rodríguez

El verdadero drama del gobernador Alfredo Díaz, radica en su modo de concebir la política, en la manera de asumir un acto de suprema nobleza humana como lo es servir al pueblo. El líder político requiere un mínimo de humildad y sobre todo de sinceridad, debe decir la verdad, cuando acierta y con más razón cuando se equivoca, sobre todo si pretende seguir recibiendo el respaldo del pueblo que lo eligió para determinada posición.

Todo indica que, en esta oportunidad, las componendas, trapisondas y demás “argumentos” crematísticos para mantenerse en el poder, no funcionarán. Sobre todo, porque están en juego demasiadas posiciones para que, por la vanidad y el deseo de poder de una sola persona, una larga lista de aspirantes se quede en el camino.

El gobernador de Nueva Esparta es experto en estas artes, lo demostró hasta la saciedad mientras ejerció como alcalde, en dos oportunidades, en el municipio Mariño, en la Porlamar de sus “desamores”. Desde su primera gestión, se ocupó de tejer una intrincada “telaraña” de complicidades, manteniendo siempre contentos a “sus” concejales, mientras ejerció como burgomaestre de la ciudad marinera.

Buena parte de ellos todavía lo acompañan y ni siquiera cuando las organizaciones políticas nacionales que representan en la entidad escogieron el camino de la participación electoral, mientras el gobernador “probaba suerte” llamando a la abstención, se separaron. Ni siquiera para “guardar las apariencias” dejaron el regazo del árbol que tan buena sombra les ha proporcionado. Algunos de ellos todavía lo acompañan como colaboradores en el peor gobierno que recuerde la historia del estado Nueva Esparta.

Demasiado tiempo estuvo el primer mandatario regional jugando a la violencia, a la salida por la fuerza del gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro. Hace apenas dos años llamó a respaldar en las calles al entonces presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien en un acto írrito se autoproclamó como presidente interino de Venezuela.

Fue el primero de los mandatarios regionales que lo invitó a visitar un estado de los gobernados por la oposición y le juró incondicional lealtad.

Por las redes sociales invitó reiteradamente a la oficialidad y a los efectivos de la FANB acantonados en la región, a desobedecer a su Comandante en Jefe y dar un paso al frente en respaldo al presidente de la AN.

No es tan lejano el momento en que cuestionó la probidad y legalidad del CNE, el que condujo el proceso de elecciones parlamentarias del 6 de diciembre pasado, para luego de saludar su designación, lanza en ristre atacarlos con un lenguaje desconsiderado y hasta grosero, para terminar, apoyando la elección del único candidato que la oposición obtuvo por estos lados de Dios, de los seis en disputa.

En algo más de tres años ha pasado de proclamar ser el “mejor amigo” de altos funcionarios del gobierno, a su más fiero detractor luego de la entrada en escena del ex presidente de la antigua AN.

Este brevísimo recordatorio de la actuación del gobernador Díaz, es sólo para ubicarnos en contexto de la reflexión que quiero compartir con ustedes.

Un dirigente con tantos “estira y encoge” como los observados por Alfredo Díaz en este tiempo de ejercicio como gobernador, requiere por lo menos del ejercicio de un acto de contrición frente a sus electores y al pueblo de Nueva Esparta en general, por tantos errores cometidos.

Al pueblo opositor en especial le debe la mayor de las explicaciones y es que, mientras ejerció como líder único del sector en la región, no alcanzó una sola victoria política y por supuesto, ninguna electoral.

Desde el 2019 acompañó las iniciativas de la oposición liderada por Guaidó, solicitando sanciones y restricciones económicas de todo tipo, contra un pueblo que como el neoespartano las paga por partida doble por su condición de insularidad.

Siempre estuvo inscrito en la política de la salida por la fuerza del gobierno del presidente Nicolás Maduro. Y eso no se puede olvidar.

La verdad es que la metodología que escoja la oposición para dirimir sus diferencias es un asunto de la exclusiva competencia del sector. Como ciudadano me pregunto si ¿para ser candidato del “oposicionismo” solo basta con proclamarse como antichavista? ¿No hay ninguna otra condición que exhibir?

Por ejemplo, en el caso de Nueva Esparta que es el que nos ocupa ¿solo basta con ser gobernador, independientemente de los resultados que pueda mostrar en su gestión para ser candidato? En el caso que el señor Díaz sea candidato ¿con qué credibilidad cuenta para ofrecer lo que no logró realizar en cuatro años de gobierno?

¿Cómo pide que voten por su candidatura a los ciudadanos a los que invitó a no participar en ningún proceso electoral de los realizados luego que resultó electo gobernador en octubre del 2017?

Resulta que ahora el gobernador aspira se realicen unas elecciones primarias para escoger el candidato a la gobernación, a las alcaldías, al Consejo Legislativo y a los Concejos Municipales.

Reitero que ese es un tema que solo corresponde a la oposición resolver, solo anoto que son muchos los dirigentes municipales que hasta ahora han respaldado a Alfredo Díaz, quienes ahora no lo acompañan en la cruzada por las primarias.

Son muchos los audios que circulan por las redes sociales donde importantes dirigentes afectos al gobernador, manifiestan su desacuerdo con este procedimiento. En estos días escuché por esa vía a un ex alcalde del “Portachuelo pa’ bajo”, argumentando contra esa consulta. En el municipio capital uno de los aspirantes a alcalde desistió de contarse por esa vía.

Son muchos los aspirantes a cargos de elección popular el próximo 21 de noviembre, que quieren ser candidatos disfrutando del más amplio consenso posible. Están convencidos que es la única posibilidad que tienen de resultar electos, concejales, legisladores y alcaldes.

Lo único que se los impide es la ambición de Alfredo Díaz, quien como para cerrar con broche de oro su ciclo al frente de la oposición neoespartana, parece encaminado a conducirlos a la más estrepitosa de las derrotas.

Definitivamente, para Alfredo Díaz la política solo existe si se realiza la consulta, sino hay primarias se quedará sin política.

Mientras tanto, el PSUV y sus aliados del Gran Polo Patriótico se proponen resolver este lunes 31 de mayo el método para la escogencia de sus candidatas y sus candidatos a las elecciones de noviembre próximo, luego de una amplia consulta realizada este fin de semana.

JoséGregorioRodríguez/[email protected]

Compruebe también

La derrota en Apure por Cesar Pérez Vivas

La derrota de la FANVB ante una pequeña facción disidente de las guerrillas de la FARC, evidencia hasta dónde han destruido la institución