España promete restablecer orden luego de que miles de migrantes llegan nadando a Ceuta

Por Jon Nazca y Mariano Valladolid

MADRID, 18 mayo (Reuters) – La repentina afluencia de inmigrantes que llegaron nadando al enclave español de Ceuta, en el norte de África, constituye una grave crisis para Europa, dijo el martes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque España y Marruecos dieron señales de querer apaciguar una situación tensa.

España desplegó soldados en Ceuta para patrullar la frontera con Marruecos después de que hasta 6.000 inmigrantes, entre ellos unos 1.500 menores, entraran en el enclave el lunes y el martes nadando o escalando la valla. Soldados en vehículos blindados vigilaban el martes la playa de Ceuta.

El dirigente regional de Ceuta criticó la supuesta pasividad de Marruecos ante la oleada del lunes. Algunos expertos independientes afirmaron que Rabat la había permitido inicialmente para presionar a Madrid por su decisión de admitir a un jefe rebelde del Sáhara Occidental en un hospital español.

Sin embargo, el Gobierno español no estableció esa relación, sino que mantuvo un tono positivo hacia Marruecos. Sánchez calificó a la nación norteafricana de amiga de España y el Ministerio del Interior aludió a la cooperación en las devoluciones de inmigrantes.

Las imágenes de la televisión marroquí mostraron a las autoridades levantando barreras el martes para impedir el paso a Ceuta.

«Esta llegada (de migrantes) supone una grave crisis para España y también para España», declaró Sánchez en una declaración institucional antes de dirigirse a Ceuta.

«Quiero trasladar a todos los españoles y españolas residentes en Ceuta y vamos a restablecer el orden en su ciudad y en las fronteras con la máxima celeridad», dijo Sánchez.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, tuiteó que la frontera del enclave era una frontera europea, expresando su «plena solidaridad con España» y pidiendo un pacto europeo sobre migración y «una fuerte protección de nuestras fronteras».

Ceuta, con una población de 80.000 habitantes, está situada en el extremo norte de Marruecos, frente a Gibraltar. Junto con Melilla, ha sido durante mucho tiempo un imán para los inmigrantes africanos que intentan llegar a Europa en busca de una vida mejor.

Marruecos reclama el control de Ceuta y de Melilla.

CONFLICTO DEL SÁHARA OCCIDENTAL

El aumento de las llegadas se produjo después de que Rabat expresara su enfado el mes pasado cuando España admitió discretamente a Brahim Ghali, el dirigente del Frente Polisario del Sáhara Occidental, en un hospital español.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos emitió un comunicado en el que criticaba la supuesta decisión de España de admitir a Ghali con una identidad falsa sin informar a Marruecos, y advertía de las repercusiones en las relaciones entre ambos países.

Las autoridades marroquíes no respondieron el martes a peticiones de comentarios enviadas por Reuters.

«Esto está ocurriendo por la absoluta pasividad de las autoridades marroquíes», dijo el máximo dirigente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, al canal de televisión 24H, refiriéndose a la repentina llegada de migrantes.

Vivas acusó que la situación era caótica y que era imposible decir cuántos migrantes habían entrado.

Rafael Calduch, catedrático de Derecho Internacional de la Universidad Complutense de Madrid, estableció un vínculo entre la situación de Ceuta y la tensión por Ghali.

«La pasividad de la policía marroquí es una consecuencia directa de la hospitalización de Ghali en España».

El Frente Polisario quiere que el Sáhara Occidental sea un estado independiente y no parte de Marruecos. Argelia, rival regional de Marruecos, apoya al Frente Polisario.

Estados Unidos reconoció en diciembre la soberanía marroquí sobre el territorio del Sáhara Occidental.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, declaró el lunes por la noche a la radio Cadena SER que Ghali fue aceptado en España por motivos humanitarios.

(Reporte de Joan Faus y Belen Carreno; Escrito por Joan Faus e Ingrid Melander; Editado por Peter Cooney, traducido por Tomás Cobos)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH4H0V6-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH4H0V7-BASEIMAGE

Compruebe también

Chocan Macron y Johnson «Guerra de las salchichas» arde el G7

Chocan Macron y Johnson este preguntó cómo reaccionaría Macron si las salchichas de Toulouse no pueden venderse en los mercados de París.