Mexicano Nava contempla adiós en Juegos de Tokio tras carrera marcada por cirugía de corazón

Por Carlos Calvo Pacheco

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – Horacio Nava, el marchista mexicano que superó una cirugía de corazón en 2005, sueña con subir por primera vez al podio en los Juegos Olímpicos de Tokio para cerrar con broche de oro una carrera de más de dos décadas.

El atleta de 39 años, uno de los más experimentados de la delegación mexicana que asistirá a Tokio, vivirá sus cuartos juegos olímpicos consecutivos tras participar en Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

«Mi mejor resultado ha sido un sexto lugar (en Pekín), entonces mi primer objetivo es mejorar eso y alcanzar el sueño de estar en un podio», dijo Nava en una reciente entrevista telefónica con Reuters.

«Ahorita estoy queriéndolo ver así, como si fueran mis últimas competencias para exigirme a mí mismo y disfrutarlo al máximo. Me estoy entrenando como si fuera mi última competencia», agregó.

El cuatro veces medallista panamericano tomará la decisión tras finalizar su participación en Tokio, donde vivirá unas competencias especiales por la ausencia de público mexicano debido a la decisión del Comité Organizador de los Juegos de no aceptar espectadores internacionales en el evento.

«Van a ser unos Juegos totalmente diferentes a los que estamos acostumbrados, pero el que ya se realicen es lo más importante. Nos gustaría que estuvieran los estadios llenos, sin embargo el que se realicen va a ser esa lucecita de esperanza y un mensaje de que estamos trabajando a pesar de esta pandemia», externó Nava.

Respecto a la prueba de marcha de 50 kilómetros, el atleta que inició su carrera en 1998 aceptó que el rival más difícil será el clima y los competidores locales porque estarán en su casa.

«La de 50 kilómetros es una prueba de las más fuertes, y más con el clima que se espera, porque van a ser temperaturas muy altas y con mucha humedad. Creo que todos los rivales son fuertes, pero los favoritos son los japoneses porque van a estar en su país y con su clima», agregó.

CARRERA Y VIDA EN PELIGRO

La carrera deportiva de Nava, así como su vida, estuvieron en peligro en 2005, tras haber quedado entre los ocho mejores en el Mundial de Finlandia de ese año, debido a una cardiopatía que le encontraron en unos exámenes y que lo llevó a pensar en el retiro.

«Fue uno de los momentos más complicados, no solo de mi carrera deportiva sino de mi vida, venía de un Mundial en Finlandia en donde quedé dentro de los ocho mejores. Me hacen el electrocardiograma y sale una alteración que se llama ‘Wolff-Parkinson-White’, una enfermedad cardiaca muy rara de nacimiento que le pasa a uno entre 10,000», explicó Nava.

El síndrome de Wolff-Parkinson-White se caracteriza por la asociación de una anomalía en el sistema de conducción cardiaco y la aparición de arritmias, y provoca desde un desmayo hasta la muerte súbita.

«Cuando sale eso, la doctora se asusta y me dice ‘que ya no sirvo, que era un riesgo el que siguiera compitiendo’, y mi primera reacción fue de negación porque toda mi vida había hecho deporte», rememoró Nava.

«Después me explicaron que había escogido el deporte más adecuado para esta cardiopatía, uno de resistencia en donde estaba fortaleciendo el corazón», agregó.

Tras ser operado, el atleta pudo continuar con su vida normal y seguir compitiendo al más alto nivel.

«Fue una gran experiencia que me marcó para siempre porque es muy complicado que de la noche a la mañana te quiten tus sueños. Es algo parecido a lo que nos pasó ahora con la pandemia, donde todos teníamos sueños y anhelos, y de un momento a otro nos cambió todo», apuntó.

(Reporte de Carlos Calvo Pacheco)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH4D0ZT-BASEIMAGE

Compruebe también

Activista de Greenpeace casi se estrella en las gradas antes del Francia-Alemania

Un activista de la asociación ecologista Greenpeace, que sobrevoló el estadio de Múnich en una especie …