EEUU expande esfuerzos para permitir ingreso de inmigrantes vulnerables en frontera de México

Por Kristina Cooke, Mica Rosenberg y Ted Hesson

SAN FRANCISCO (Reuters) – Estados Unidos ha comenzado a implementar un nuevo sistema para identificar y admitir a los inmigrantes más vulnerables en los puertos de entrada a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, según tres personas informadas sobre el asunto.

El nuevo sistema, que comenzó en el punto de entrada en El Paso, Texas, esta semana, crea un proceso más formal que permite a los solicitantes de asilo preseleccionados ingresar a Estados Unidos por motivos humanitarios, a pesar de una amplia política de expulsiones en la frontera.

La política de expulsión se implementó durante la gestión del ex presidente republicano Donald Trump en marzo de 2020 citando preocupaciones de salud pública en medio de la pandemia de COVID-19. El presidente Joe Biden no lo ha revocado.

Para la próxima semana, se espera que el esfuerzo para simplificar las exenciones se expanda a otros puertos de Texas en Brownsville, Laredo e Hidalgo, así como en Nogales, Arizona, dijeron funcionarios estadounidenses en una llamada con defensores el miércoles, según dos personas familiarizadas con el discusión.

Hasta el miércoles, aproximadamente dos decenas de migrantes habían sido admitidos a través del programa, dijeron las dos fuentes, y la cantidad de personas a las que se les permitirá ingresar en el futuro dependerá de la capacidad para procesarlos de manera segura en los puertos.

Sin embargo, es probable que las cifras sean limitadas debido a la capacidad de los grupos sin fines de lucro para seleccionar a los migrantes que podrían ser elegibles.

La medida ilustra la lucha que enfrenta Biden: mientras su administración declara que la frontera sur está cerrada a los migrantes, el número de detenciones ha alcanzado un máximo de 20 años. La patrulla fronteriza detuvo a casi 170.000 migrantes entre los puertos de entrada en marzo e hizo un número similar de arrestos en abril, según dos personas informadas sobre cifras preliminares.

Los defensores de los inmigrantes han presionado a Biden para que haga más para permitir que los solicitantes de asilo presenten peticiones.

El nuevo proceso asigna a un puñado de organizaciones sin fines de lucro que trabajan en México la tarea de identificar y remitir a los solicitantes de asilo más necesitados a los funcionarios estadounidenses, incluidos aquellos con problemas médicos, dijeron las personas informadas sobre el asunto.

Los migrantes que han experimentado largos períodos de desplazamiento, las minorías sexuales y las víctimas de delitos, trata y violencia sexual también estarán entre los considerados para el programa.

Los aprobados a través del proceso recibirán pruebas de COVID-19 y una fecha y hora para ir a un puerto de entrada. Serán liberados en Estados Unidos y se les dará un aviso para comparecer ante un tribunal de inmigración para presentar sus solicitudes de asilo.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo el miércoles que «la frontera permanece cerrada» pero que el gobierno estaba trabajando para simplificar el sistema para identificar y procesar legalmente «individuos particularmente vulnerables que justifican una excepción humanitaria».

(Por Kristina Cooke in San Francisco and Mica Rosenberg in New York and Ted Hesson in Washington D.C., Editado en español por Juana Casas)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH4515J-BASEIMAGE

Compruebe también

G7 donará 1.000 millones de vacunas contra el COVID-19 a países pobres

G7 donará 1.000 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 a los países más pobres durante su cumbre que inicia el viernes