Rusia detiene a aliados de Navalny y registra oficinas antes de una protesta

MOSCÚ, 20 abr (Reuters) – La policía rusa detuvo el martes a varios aliados del crítico del Kremlin Alexei Navalny y allanó dos de sus oficinas regionales, según un grupo de seguimiento de protestas, un día antes de unas manifestaciones multitudinarias convocadas por sus partidarios ante el deterioro de su salud en la cárcel.

Navalny, un acérrimo crítico del presidente Vladimir Putin, se declaró en huelga de hambre hace tres semanas para exigir acceso a una mejor atención médica. El domingo fue trasladado a una prisión con hospital y sus partidarios afirman temer por su vida.

El servicio penitenciario estatal ruso ha dicho que el estado de salud de Navalny, de 44 años, es satisfactorio y que ha aceptado recibir «terapia vitamínica». Sus aliados afirman que aún no ha recibido la atención adecuada y planean salir a la calle el miércoles por la noche en señal de protesta.

Las autoridades rusas han advertido de que las manifestaciones son ilegales, preparando el terreno para un enfrentamiento y la posibilidad de detenciones masivas. La policía detuvo a miles de personas en las concentraciones de principios de año por el encarcelamiento de Navalny.

En Moscú, la oficina del alcalde dijo que la protesta no sería autorizada debido a la pandemia de coronavirus. El centro de la ciudad de Ekaterimburgo, en la región de los Urales, se cerrará al tráfico desde primera hora de la tarde para ensayar un desfile militar, según las autoridades.

La policía realizó redadas en las oficinas regionales de Navalny en la ciudad sureña de Krasnodar y en la región central de Cheliábinsk, según OVD-Info, que supervisa las protestas y las detenciones de activistas. Cinco activistas partidarios de Navalny en diferentes regiones fueron detenidos por diversos cargos, dijo la entidad.

La red de activistas de Navalny se enfrenta a una presión creciente. El viernes, la Fiscalía de Moscú dijo que pretende etiquetar a sus grupos regionales y a su fundación anticorrupción como «extremistas», una medida que básicamente prohibiría su actividad.

Las naciones occidentales han exigido la liberación de Navalny y el Gobierno de Estados Unidos dijo el lunes que el Gobierno ruso tendría que rendir cuentas por su suerte y que debe ser tratado con humanidad.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, declinó hacer comentarios sobre Navalny, diciendo que se trata de un asunto del servicio penitenciario estatal o de la Fiscalía.

Navalny se puso en huelga de hambre el 31 de marzo por lo que, según él, era la negativa de la prisión en la que se encontraba a proporcionarle un tratamiento adecuado para el dolor de piernas y espalda. Rusia dice que ha recibido atención médica normal, como cualquier otro convicto.

Aliados de Navalny dijeron que los médicos y los abogados llegaron a la colonia penal de Vladimir, al este de Moscú, y pidieron acceso a él el martes, pero les dijeron que el director de la instalación no estaba disponible y les hicieron esperar durante horas.

(Información de Anton Zverev y Polina Nikolskaya; escrito por Tom Balmforth; editado por Mark Trevelyan y Peter Graff; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3J13Q-BASEIMAGE

Compruebe también

UE estudiará si suspende temporalmente patentes de vacunas covid-19

UE está dispuesta a discutir toda propuesta dirigida a afrontar la crisis de manera efectiva y pragmática», dijo Ursula Von der Leyen