España suma 10.875 casos y 149 muertes por COVID-19

MADRID, 9 abr (Reuters) – España sumó el jueves 9.901 casos y 142 muertes por COVID-19 respecto a las cifras totales anunciadas el miércoles, según datos oficiales del Ministerio de Sanidad.

El número de casos confirmados de coronavirus en España se situó en 3.336.637.

En el nuevo informe, el departamento indicó que el número de casos con fecha de diagnóstico en las últimas 24 horas fue de 5.386, frente a los 5.309 contagios anunciados el miércoles.

En los 14 días hasta el jueves, el número de contagios ascendió a 82.813, lo que supone una media diaria de 5.915, frente a la media móvil de 5.693 del informe anterior.

Por su parte, el número de muertos a causa de la epidemia en España con fecha de defunción en los últimos siete días fue de 282 —una media de 40 por día—, frente a los 240 registrados el miércoles.

Teniendo en cuenta que la nueva cifra total de fallecidos por el virus asciende a 76.179, la comparación con el informe del miércoles da como resultado un incremento de 142 muertes en el cómputo global.

En cuanto a la capacidad utilizada en los hospitales, un indicador de la posible saturación del sistema sanitario, los pacientes ingresados por coronavirus ocupaban el jueves un 7,50% de las camas disponibles —frente al 7,52% del miércoles—, mientras que en las unidades de cuidados intensivos (UCI) el porcentaje era del 20,26%, frente al 20,09% del informe anterior.

La incidencia acumulada o IA, que mide los casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y es otro indicador muy seguido para tratar de determinar la evolución de los contagios, mostró un nivel de 174,52, frente al de 167,97 de la publicación del miércoles.

-Consulte los datos de Sanidad: https://bit.ly/31XZwAQ

(Información de Darío Fernández; editado por Tomás Cobos)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH38092-BASEIMAGE

Compruebe también

Líderes del G7 aumentarán contribuciones financieras por cambio climático

Líderes del G7 se comprometerán a aumentar sus contribuciones financieras, para cumplir con la atrasada promesa de gasto de $100.000 millones