ANÁLISIS-Cansados de los políticos, peruanos van con escepticismo a elecciones presidenciales

Por Marco Aquino

LIMA, 6 abr (Reuters) – Los peruanos acudirán escépticos a una reñida elección presidencial decepcionados por una recurrente crisis de gobernabilidad, casos de corrupción contra sus últimos seis jefes de Estado y el colapso de la economía por la pandemia.

El segundo mayor productor mundial de cobre tiene al menos cinco candidatos que pelean por pasar el 11 de abril a un balotaje, con un escaso apoyo como señal de desconfianza mientras una mayoría de votantes aún no ha decidido a quién respaldar, según las encuestas difundidas el fin de semana.

El populista Yonhy Lescano, con un perfil de izquierda en lo económico y conservador en lo social, se mantiene arriba con apenas un 12,1% según la firma Ipsos, y le pisan los talones el economista liberal y exasesor de varios gobiernos Hernando de Soto, la izquierdista Verónika Mendoza, el exarquero de fútbol George Forsyth y la derechista Keiko Fujimori.

El ultraconservador Rafael López Aliaga, visto como la versión peruana del mandatario Jair Bolsonaro de Brasil, cayó en los sondeos pero podría recuperarse teniendo en cuenta lo volátil que son los electores en un proceso con 18 candidatos.

«Es inédito en la historia de Perú, desde que hay mediciones de encuestas, que faltando tan pocos días para las elecciones los principales candidatos en su intención de voto tengan tan poco porcentaje» de respaldo, dijo a Reuters Jeffrey Radzinsky, máster en gobernabilidad y gestión pública.

Perú vivió en noviembre una de sus peores crisis políticas de los últimos años con la destitución de un presidente, la renuncia de su sucesor y la designación de otro por parte del Congreso, después de duras protestas que dejaron dos muertos en pleno rebrote de la pandemia del coronavirus.

ESPERAN UN SALVADOR

Si bien luego la incertidumbre se disipó, el país carga en sus espaldas investigaciones de sobornos y casos de abusos de sus líderes, que comenzaron en 1990 con el encarcelado expresidente Alberto Fujimori por violar los derechos humanos.

Y siguieron Alejandro Toledo, que enfrenta una extradición desde Estados Unidos; Alan García, que se suicidó para evitar su captura; Ollanta Humala, que quiere volver a dirigir el país; el exbanquero Pedro Pablo Kuczynski, en prisión domiciliaria, y el destituido Martín Vizcarra, que busca un asiento en el Congreso.

«Hay un escepticismo y una falta de credibilidad en todos los políticos, no hay uno que te diga la verdad», dijo Rosario Chávez, una ama de casa, mientras hacía compras en un abarrotado mercado de Lima pese a las restricciones por el coronavirus.

A este escenario de enojo contra la clase política se suma una profunda crisis económica, la peor en poco más de tres décadas con una caída del 11,12% el año pasado, inducida por una extensa cuarentena en busca de frenar la pandemia.

Con los hospitales saturados de enfermos por COVID-19, la llegada a cuentagotas de vacunas y un récord de contagios y muertos en la segunda ola del virus, la impotencia y disgusto de los peruanos hacia sus dirigentes parece cada vez mayor.

«El elector peruano no solo está harto de sus políticos», afirmó el politólogo Fernando Tuesta, de la privada Pontifica Universidad Católica del Perú. «Sino cada vez se renueva la idea de que alguien distinto, que viene de fuera de la política o que tiene poca experiencia, puede abrir el camino de una cierta prosperidad y eso no ha ocurrido», acotó el analista.

La mayoría de candidatos son conocidos personajes que han ocupado cargos públicos o empresarios con experiencia electoral. Algunos han irrumpido en la escena con propuesta radicales. Los seis primeros candidatos en los sondeos, menos la izquierdista Mendoza, son considerados como amigos del libre mercado.

CONSENSO NECESARIO

La incertidumbre ha golpeado a la moneda local, el sol, que cotiza a niveles históricamente bajos frente al dólar; aunque también se debe al contexto externo en medio de temores de un recrudecimiento global de la pandemia.

«El débil apoyo a cualquier candidato y partido está resultando en una incertidumbre significativa, lo que contribuye a la depreciación del nuevo sol peruano», dijo la semana pasada un reporte sobre Perú de la agencia calificadora Fitch Ratings.

En los comicios del domingo se elegirá también a los 130 miembros del Congreso, que se espera será muy fragmentado con posiciones de izquierda, derecha y hasta religiosas, un horizonte con el que el próximo gobernante tendrá que lidiar para llegar a acuerdos y poner en marcha su agenda política.

«No va ser fácil», afirmó al respecto el analista Tuesta. «Eso es hacer política, esos pactos son de gobernabilidad y son necesarios para la democracia», dijo por su parte Radzinsky.

Algunos candidatos han prometido erradicar la corrupción en el país de 33 millones de habitantes, con propuestas de pena de muerte para funcionarios que acepten sobornos o la «muerte civil», prohibiendo que trabajen en una entidad pública.

Uno de ellos, López Aliaga, del Opus Dei, a dicho que expulsará del país a la constructora brasileña Odebrecht, cuya trama de sobornos involucró a los últimos cuatro gobiernos.

La campaña ha sido austera, sin mítines por las limitaciones de la pandemia, aunque en las principales calles de Lima y el país han proliferado inmensos cárteles con propaganda electoral. En el único debate oficial de candidatos la semana pasada, las redes sociales se llenaron de bromas sobre las diferencias políticas entre los postulantes y no se destacaron sus propuestas.

«No creo en los políticos, porque ellos ofrecen para llegar al poder, (y) estando en el poder comienzan las coimas. Queremos gente nueva, uno que no esté embarrado de la política», dijo Raúl Hernández, un jubilado que caminaba por el centro de Lima.

(Reporte de Marco Aquino y Reuters Televisión; editado por Gabriela Donoso)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH350NI-BASEIMAGE

Compruebe también

Desórdenes en Chile impiden acto de candidato presidencial

Desórdenes obligaron el miércoles a suspender una actividad de campaña del candidato presidencial ultraderechista chileno José Antonio Kast