Mi compromiso es reactivar la economía y el crecimiento social por Morel Rodríguez Ávila

La difícil situación que hoy vive Venezuela, que ha impactado a todas las regiones de nuestra geografía, sin discriminación alguna, indistintamente de las variadas potencialidades, obliga a que cada venezolano realice profundas reflexiones sobre la búsqueda de una salida profundamente democrática, tanto en lo político como amplia e integral en lo social.

Una reflexión, insistimos, que refleje equidad en la distribución del ingreso nacional, traducido en buena educación en lo cuantitativo y cualitativo; en excelentes servicios básicos de infraestructura, seguridad personal y de bienes; en el debido reconocimiento y respeto de la propiedad privada, la seguridad jurídica a la inversión privada.

Asimismo, en el disfrute pleno de todos   los derechos humanos para todos, donde se garantice la salud, la vivienda, la formación ciudadana; y una aplicación transparente y oportuna del sistema de justicia. Es decir, que cada venezolano tenga calidad de vida, sienta orgullo por su país y disfrute de una gerencia pública cuya actuación responda a valores como eficiencia, eficacia, transparencia y oportuna rendición de cuentas por parte de todos y cada uno de los funcionarios de gobierno.

Además, mucha sensibilidad social, responsabilidad, objetividad, trabajo en grupo; reconocimiento a todos los niveles de la administración pública; corresponsabilidad en el ejercicio de las funciones inherentes al cargo y sentirse satisfecho y orgulloso del trabajo que realiza para su pueblo.

Estos planteamientos los hago con la mayor serenidad que me caracteriza en todo lo que emprendo en la lucha por lograr el bienestar de nuestra gente, que merece protección y seguridad social.

Para sortear tiempos y situaciones de crisis se requiere una cultura hacia el trabajo, aunado al reconocimiento también de la diversidad política existente, partiendo de la premisa que todos hacemos falta; donde el protagonismo sea solo para impulsar la acción y no para producir situaciones excluyentes.

Es gratificante cuando hacemos contacto con los ciudadanos, sentir el calor humano de un pueblo que reconoce la labor cumplida, de haber realizado y ejecutado más de 1.786 obras a lo  largo y ancho de nuestras islas y más de 80 proyectos sociales que llevaron a Nueva Esparta a un sitial importante en el ranking nacional de calidad de vida, seguridad para invertir, disminución sustancial de la pobreza crítica, la mejor red vial a nivel nacional y el reconocimiento de nuestro estado como la idónea región para vivir.

Nueva Esparta, que la habíamos convertido en el mejor destino turístico nacional y del Caribe, después de haber realizado una excelente gestión para todos, hoy vemos con tristeza cuánto hemos retrocedido y perdido debido a la desidia, irresponsabilidad y negligencia en los ocho últimos años de pésimo gobierno.

Dos gestiones, dos gobernantes que, entre otros males, llevaron a nuestro estado a incrementar su dependencia de tierra firme en todos los órdenes de su quehacer cotidiano.

Para rescatar lo perdido y reemprender su avance hacia un mejor futuro, estoy formulando un Programa de Gobierno que metodice tal propósito y reactive las sendas del crecimiento, progreso y desarrollo tan ansiado por margariteños y cochenses.

Y en esto estamos.

@MorelRodríguezA

Compruebe también

La lección del Maestro Normalista por Manuel Manuel Avila

La lección de su vida al hacerle ver que en políticas no hay enemigo pequeño.