Sensación de mentira por Manuel Avila

Las campañas electorales de los últimos tiempos han sido atípicas porque los candidatos usan la estrategia del traslado de circos andantes para dar la sensación de tener pueblo. Esa ha sido la guinda con la cantidad de autobuses como muestra de la mentira de tener escenarios repletos de gente, pero sin la emoción que tienen los ganadores de unas elecciones.

En Nueva Esparta donde Morel Rodríguez Avila y Alfredo Díaz están en disputa por la candidatura a la Gobernación de Nueva Esparta es evidente que el fracaso del Gobernador actual por su pésimo gobierno lo obliga a llevar un circo andante que se mueve de municipio en municipio con la misma gente para dar la sensación de poderío electoral. Lo cierto de lo que ocurre en Nueva Esparta es que el ex Gobernador Morel Rodríguez salió al ruedo como consecuencia de las pésimas gestiones de Mata Figueroa y Alfredo Díaz y se posesionó de la emoción de la gente y por tanto sus asambleas en cada uno de los municipios han sido de llenos impresionantes como consecuencia de sus gestiones de gobierno que le abren la imaginación a la gente sobre la posibilidad de volver al progreso de la región.

Sabe la gente que con Morel Rodríguez se realizaron las grandes obras de la Nueva Esparta del desarrollo y en estos gobiernitos de los últimos tiempos nada han podido hacer para proyectar el desarrollo de Nueva Esparta. Sin visión gerencial y sin coraje para dar saltos acrobáticos que le permitan conectarse con el Gobierno Nacional para traer obras fundamentales a Nueva Esparta se le fueron los gobiernos a Mata Figueroa que con tanto apoyo nacional nada hizo, a Alfredo Díaz que solo se limitó a usar sus llorantinas de falta de recursos como excusa para justificarse ante los neoespartanos y a Dante Rivas que con la fuerza del poder nacional no ha sabido solventar los problemas de la región.

En medio de esta situación de crisis económica y social la gente busca solventar sus problemas fundamentales y se apega al sentimiento popular que reclama a Morel Rodríguez en la Gobernación para que le resuelva los problemas graves que atraviesa Nueva Esparta. De eso se trata y ese es el espíritu que se respira en las asambleas populares realizadas por Morel y donde la gente asiste por su propia voluntad. Esa ha sido la sensación del pueblo de Nueva Esparta que angustiado por la crisis busca sus mejores hombres para avanzar por encima de las dificultades.

La lucha política continúa con un candidato Gobernador que dice no tener recursos para solventar los problemas de las comunidades y sí mucho dinero para gastar a manos llenas en transporte y otros ingredientes para formar dibujos de la mentira en los municipios de la región. A eso hay que agregarle el alto nivel de decepción de la gente que creyó en el actual Gobernador y al no ver satisfechas sus necesidades principales busca su salvación en propuestas como la de Morel que vendría a poner fin a la disputa Alfredo-Dante que con sus rangos de Gobernador y Protector nada han terminado haciendo por la región.

Por eso la gente sembró la emoción en Morel Rodríguez para que vuelva a la Gobernación a entregar las cestas de comida, a construir ambulatorios, escuelas, liceos, cloacas, alumbrados, rancherías, canchas, iglesias, universidades, carreteras y autopistas, casas de cultura y tantas obras que le trajeron progreso y bienestar a los insulares. Y no se trata de espejismos, sino de mostrar una vialidad de orden dimensional que muestra a Nueva Esparta como uno de los estados mejores equipados en autopistas y carreteras, con un Museo Vial de gran dimensión y con 108 escuelas nuevas dotadas de equipos y aulas de informática como ninguna escuela del país. No dejó Morel de hacer obras para las comunidades y ambulatorios, iglesias, canchas y casas de cultura se sembraron por toda la geografía neoespartana.

A los educadores les eliminaron los contratos colectivos y los pusieron a ganar menos de 3 $, le quitaron su HCM y los dejaron sin salud y castraron la educación para convertir las escuelas nuevas y bonitas en ranchos de la peor categoría. Más nunca los nueve vagones del Tren de la Salud salieron a los pueblos de Nueva Esparta a llevar salud a los más necesitados que no tienen como pagar una consulta médica. Y la mayor parte de los trabajadores de la Gobernación entraron en estado de hibernación por la falta de un gobierno serio que tramite ante el nivel central la solución a los problemas fundamentales de Nueva Esparta.

La solución a la crisis de la sociedad depende de tener gerentes con la habilidad para tramitar recursos ante los organismos nacionales para poder avanzar en medio de la crisis que agobia a nuestros pueblos. Esa emoción de la gente con la candidatura de Morel Rodríguez ha generado un clima generalizado que pone en entredicho la permanencia en el poder de quien pretende reelegirse con la consigna de “No hay recursos” como dibujo de la esperanza de un pueblo. Esa es la verdad de un gobierno fracasado que no supo dar la cara por Nueva Esparta y terminó rechazado por el común de la gente.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

El efecto Morel por Manuel Avila

El efecto Morel está en la calle con emociones a granel de la gente que ve una esperanza de progreso del hombre que construyó a Nueva Esparta.