Morel útil y necesario por Angel Ciro Guerrero

Sin lugar a dudas lo es.  

Sobre todo, en estos tiempos de crisis económica y social en que el estado Nueva Esparta se encuentra.  

Dada su condición de insularidad que lo coloca en marcada desventaja en el mapa nacional, aunque Venezuela entera sufre los resultados de un pésimo gobierno, la región insular atraviesa por una realidad sin precedentes en todo el transcurso de su historia, viviendo su  pueblo en situación de total abandono, por parte de los gobernantes regionales y nacionales. 

Esa realidad retrata el peligroso aumento de la pobreza no solo en los sectores más desposeídos, sino en una clase media igualmente buscando sobrevivir, mientras el comercio va cerrando sus puertas, las pocas fábricas han puesto fin a su producción y la inversión hace mucho tiempo que se fue de viaje.  

Ni hablar del aumento del desempleo y de la inseguridad; la ausencia de eficientes servicios públicos; la pesca y el turismo, antes potencias, ahora en los más ínfimos niveles; el Puerto Libre hundido y, lo peor, en medio de la pandemia, que mata, como el hambre. 

El de Nueva Esparta es hoy en día un escenario lamentable y pernicioso que, ocho años atrás, era territorio abierto al progreso, evidenciando desarrollo en todos los sectores, ahora paralizado a extremos peligrosos; lejos, muy lejos de los informes fieles que los Indicadores, con los cuales internacionalmente se mide el avance de un pueblo, lo identificaban como el estado que gozaba de la mayor y mejor calidad de vida en toda la república.  

Cuatro datos, apenas:  

Maestro, dio prioridad a la Educción y en todo el continente fue el gobernador que más escuelas construyó.  

Hombre del pueblo y dado al pueblo, se preocupó por el bienestar del pueblo. Su Tren de la Salud recorría semanalmente el estado brindando atención médica gratuita, que incluía los medicamentos.  

La bolsa alimentaria, con 17 productos, igualmente gratis y sin exclusión ninguna, que cada veinte días se distribuía en los once municipios,  

Y la construcción era envidiada y los inversionistas preferían Margarita y Coche porque aquí no solo había seguridad jurídica sino honesto interés en la modernización urbana tanto y permanente empeño en el mejoramiento social del colectivo.  

El gobierno regional, entonces presidido por Morel Rodríguez Ávila constituía un ejercicio tan activo y cumplidor que los presidentes Jaime Lusinchi y Hugo Chávez Frías lo calificaron del mejor, y así se lo indicaron a sus gobernadores como ejemplo a seguir. Una diferencia abismal y una obra que, a la fecha, los mandatarios que le sustituyeron en el poder regional no han podido -y ya no podrán- imitar, menos superar.  

Varias obras en cada pueblo son la prueba contundente de esa tarea que el pueblo en los once municipios de la geografía insular todavía recuerda, aplaude y agradece. 

De allí que la frase “MOREL, útil y necesario” sea, desde hace tiempo, grito y recordatorio que una creciente mayoría de neoespartanos vienen señalando con alegría y la emoción de ver que el líder de la democracia insular aceptó el llamado que desde los variados sectores que componen la sociedad neoespartana le venían formulando.  

Alegría, porque saben que Morel sigue siendo útil y a la hora del esfuerzo, del trabajo y la defensa de los intereses de Nueva Esparta siempre está en el primer lugar de la primera fila de la vanguardia. Y necesario, porque lo saben capacitado para salvar al estado, regresándole la grandeza de los tiempos democráticos, seguros como están los margariteños y cochenses que su nuevo gobierno también será eficaz. 

“MOREL, útil y necesario” es, sin duda, el señalamiento claro y determinante a la precisa hora de definir el accionar, el sentir y la experiencia del hombre en quien siempre confía la gran familia neoespartana. Fue frase surgida del propio pueblo quien la está posicionando en la calle:  

“Morel, útil y necesario”, simplemente una verdad del todo comprobable, que tirios y troyanos la saben cierta, realista y definitiva. 

AngelCiroGuerrero

Compruebe también

La cúpula deshumanizada por Cesar Pérez Vivas

La cúpula que está manejando un elevado número de presos políticos, de forma inobjetable la profunda deshumanización