Pekín aumenta medidas contra COVID-19 ante persistencia de brote

PEKÍN, 20 ene (Reuters) – La capital de China, Pekín, dijo el miércoles que investigará a todas las personas que ingresaron a la ciudad desde el extranjero a partir del 10 de diciembre, y que cerrará una estación de metro, después de informar el mayor aumento diario de nuevos casos de COVID-19 en más de tres semanas.

Las medidas se producen en medio de lo que se ha convertido en el brote de COVID-19 más severo del país desde marzo de 2020 antes de la temporada del Año Nuevo Lunar, cuando cientos de millones de personas viajan, lo que hace temer otra gran ola de COVID-19.

La Comisión Nacional de Salud dijo el miércoles que se reportaron un total de 103 nuevos casos de COVID-19 el 19 de enero, en comparación con 118 del día anterior.

Sin embargo, la provincia nororiental de Jilin reportó 46 nuevos casos, estableciendo otro récord en casos diarios. La provincia de Hebei, que rodea a Pekín, informó 19 nuevos contagios.

Pekín informó siete nuevos casos, que coinciden con el total informado el 28 de diciembre, de los cuales seis pacientes viven en el distrito de Daxing. El operador del metro de la ciudad indicó que cerró la estación de metro de Tiangong Yuan, ubicada cerca de los pacientes de Daxing, como parte de las medidas.

El Beijing Daily, medio respaldado por el Partido Comunista, dijo que los líderes del partido y el gobierno de la capital se reunieron el martes por la noche y acordaron reforzar aún más el control, minimizar las reuniones públicas y reducir la carga de pasajeros en el transporte público.

El feriado del Año Nuevo Lunar de una semana en China comienza el 11 de febrero.

Las autoridades locales en el noreste de China, donde se encuentran la mayoría de los casos nuevos, han empleado una combinación de medidas que incluyen cierres, restricciones de viaje y pruebas masivas. Decenas de millones han sido puestos en casa o en cuarentena centralizada en las provincias de Hebei, Jilin y Heilongjiang.

La ciudad de Songyuan en Jilin ordenó el miércoles el cierre de la principal zona urbana bajo su jurisdicción y comenzó las pruebas masivas. Harbin, la capital provincial de la provincia de Heilongjiang, ha cerrado temporalmente negocios y lugares públicos como gimnasios, cafeterías, e instituciones religiosas.

China también ha intensificado su campaña de vacunación, con más de 15 millones de inyecciones administradas hasta el miércoles.

El número de nuevos casos asintomáticos, que China no clasifica como casos confirmados, se redujo a 58 desde 91 casos un día antes. El número total de casos confirmados de COVID-19 en China continental ahora es de 88.557, mientras que el número de muertos se mantuvo sin cambios en 4.635.

Las cifras excluyen los casos notificados en Hong Kong y Macao, que son territorios chinos pero informan de forma independiente sus datos. La comisión también excluye los casos reportados en Taiwán, la isla autónoma que China reclama como propia.

(Reporte de Gabriel Crossley y Lusha Zhang en Pekín, y David Stanway en Shanghái; escrito por Se Young Lee y Ryan Woo; Editado en español por Janisse Huambachano)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH0J0Y1-BASEIMAGE

Compruebe también

Rusia pide la salida de 10 diplomáticos de EEUU en represalia por sanciones

Por Andrew Osborn y Tom Balmforth MOSCÚ, 16 abr (Reuters) – Rusia pidió a 10 …