Estafa blanca por Manuel Avila

Cuando vi a Ronderos entregándose en cuerpo y alma a los predios de la revolución solo recordé las siglas de AD y se me vino a la mente la imagen de Don Rómulo Betancourt, el Padre de la Democracia.

Me imagino a Henry Ramos retorciéndose por la jugada torpe de quien ayer fue su incondicional en el partido y que ahora es instrumento de la revolución y de Bernabé Gutiérrez «El Piaroa». No sé dónde meterán la cabeza el Gobernador de Nueva Esparta y José Ramón que aparecieron en la arena política con el hombre que se hizo diputado en una campaña de solo 6 días y que representó el acto de magia más importante de la vida democrática venezolana. De verdad un acto mágico que nunca habíamos visto en este país.

Pero lo he repetido que no eran los cómputos finales de las elecciones de diputados lo que importaba, sino que esos resultados estaban cuadrados en el CNE para que el candidato del indígena se alzara con el único puesto legislativo de la región. A todas estas se quemaron las siglas, las banderas y los símbolos del partido del pueblo ante la opinión pública por la traición que le hizo a la democracia un hijo de AD. No creo que Henry Ramos lo perdone más nunca aunque haya sido su hijo en una parte de la carrera democrática y sobre todo en menor escala cuando lo dejó solo en su lucha por defender a AD y se fue con el trapisondero Bernabé Gutíerrez en su escalada al poder. Y que forma de llegar al poder convenciendo a cuatro envalentonados adecos entre los cuales figuró el Gobernador de Nueva Esparta de apoyar al diputado de marras que en solo 6 días cuadró la candidatura a diputado nacional.

Con semejante bufonada quedó bien claro que esas jugadas son parte de las tácticas del régimen para seguir comprimiendo las fuerzas blancas en el país. Por eso desde el momento que el Gobernador de Nueva Esparta decide apoyar al alacranismo públicamente Tobías Bolívar, Secretario General de AD y Francisco «Chivo» Narváez, Secretario de Organización levantaron su tienda blanca y se fueron a la montaña a ver pasar la procesión de los alacranes. La idea era salvar la dignidad del partido del pueblo y condenar desde la distancia con el dedo acusador a quienes le vendieron el alma al Diablo por una lata de manteca.

Y creo que los adecos de formación hicieron una pausa en el camino democrático para ver a los traidores de AD desde otro plano, pues no era conveniente dar una pelea sangrienta ante la sociedad venezolana por causa de cuatro traidores que ondeaban las banderas del falso adequismo que se cobijó con una vaina ficticia llamada MAALECAD. Ahora cuando pasó la tormenta de las elecciones legislativas solo queda a Henry Ramos y las autoridades de AD en distintas regiones del país recoger los vidrios rotos y tratar de pegarlos con cautaro para empezar una lucha que se puede dar en todos los terrenos políticos para sepultar bien profundo al alacranismo emergente.

Es una gran mentira que el alacranazgo crecerá con Bernabé Gutiérrez como líder de la nada blanca y con los diezmados Ronderos y Oscar David como puntas de lanza de una encrucijada que le hicieron a la AD originaria para intentar preservar el poder en Nueva Esparta. Esa jugada dejó muy malparado al partido del pueblo que vio caminar los alacranes por las calles de Margarita y Coche en una clara visión deformada del AD acerado de otros tiempos.

Es por eso que haberle quitado los símbolos y siglas a AD no le da el poder a cuatro avispados que cobijados bajo la sombra del Piaroa solo lograron unos diputadillos que solo negociarán algunas cosas sueltas para su sobrevivencia política, pero que en ese mar de la AN no podrán nadar libremente. Pero como los ambiciosos tienen sus sueños es válido creer que brillarán con sus intervenciones en una AN cuestionada por todas las naciones democráticas del planeta y que sigue considerándose como fraudulenta en todas partes del globo. Es que es la continuación de la ANC con los mismos protagonistas y con todos los cañones del gobierno ocupando espacios legislativos en esa entelequia llamada Asamblea Nacional.

Del tiro Oscar David a quien siquitrillaron del puesto de candidato para dar paso al forastero Ronderos se fue de vacaciones al Norte con la cara de la vergüenza como estandarte de luchas y solo como un instrumento de quien sin haber realizado gestión alguna pretende reelegirse como Gobernador. Pero el pueblo de Nueva Esparta que ha visto esta lucha sin cuartel entre adecos orginarios y adecos farsantes están claros que los vendidos al régimen no volverán a triunfar en cualquier contienda electoral en Venezuela.

A esos alacranes se le acabará su cuarto de hora más pronto que tarde porque nadie cree en ellos sino cuatro seguidores de una vaina llamada alfredismo que pretendió pasar por encima de la historia de AD y terminó sepultado en un mar de cenizas de una era política de fracaso y mentiras. Y es que si en Nueva Esparta no hubo gobierno en estos cuatro años no es porque desde Caracas no llegaron los dineros, sino porque pretender gobernar con los mismos que destrozaron al Porlamar de sus amores fue una salto al vacío que solo le permitió hacer un gabinete que nunca dio pie con bolas y que era una crónica de una muerte anunciada.

Ese error de lanzar a la calle a cuatro figuras difuminadas que nada le decían al estado es parte de una mala obra que dejó desguarnecida a una Gobernación atrapada entre la inoperancia y la falta de creatividad para gobernar. Se le pasó su cuarto de hora en no hacer nada y terminó el gobierno de la entidad sumido en el peor letargo de la era democrática espartana. Nada se hizo por el desarrollo de la región y salvo el paso rampante de los azules por algunas avenidas de Margarita, media escuela en Chachacare, la entrega de pergaminos a docentes que no pueden vivir con 4 dólares y la alocadas jugadas de última hora que incluyen la titularidad a directores y directores y docentes que con sus sueldos solo acceden a un paquete de harina pan y al nombramiento de un Cronista de Nueva Esparta producto de la arbitrariedad y solo eso. Con esas jugadas desajustadas y alejadas de la gobernanza como tal se perdió el rumbo de una embarcación que venía haciendo aguas y que nada le resolvía a los habitantes de Nueva Esparta.

La región se quedó congelada por 4 años en medio de una pandemia que mató el turismo y donde el gobierno no supo ni siquiera repartirle unos camiones de agua a los sedientos pueblos de Margarita y Coche y donde las unidades del Tren de la Salud que dejó Morel en la Gobernación no salieron más nunca a llevarle una gota de salud a los pueblos insulares que se mueren a menguas. La capacidad creativa y la magia se perdieron de las políticas del Gobierno Regional y nada se terminó haciendo por el progreso de Nueva Esparta.

Con razón Tobías Bolívar y el Chivo Narváez se fueron a la montaña a ver desde arriba como el alacranazgo se retorcía de ineficiencia buscando oxígeno en una gesta sin futuro y donde solo importó sacar del sombrero del mago un diputado que nada le aporta a Nueva Esparta. Y tuvieron toda la razón de dejar la pólvora mojada del adecaje insular a los cuatro personajes que pretendieron con traje de alacranes realizar una fiesta blanca sin la filosofía dejada escrita en «Venezuela, Política y Petróleo» por Rómulo Betancourt.

Por eso Henry Ramos no olvidará más nunca a los alacranes y apostará con todas sus fuerzas a devolver la ruta democrática a la Venezuela donde AD ha sido en toda su historia un partido con honores electorales ganados en el campo de batalla. Es por eso que Tobías y el Chivo juegan callados y sueltan las cartas de a poquito dejando huellas de buen cálculo a la hora de dar la estocada final. Llegará la hora y escriban que saltarán sobre su presa en el momento preciso porque es necesario refundar a AD para fortalecer los caminos democráticos.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Morel respalda primarias por José Gregorio Rodríguez

Morel respaldó la convocatoria de unas elecciones primarias para escoger el candidato único de la oposición.