Palacio de Cortés de Cuernavaca: todo lo que debes saber

El Palacio de Cortés en Cuernavaca es una de las estructuras coloniales más antiguas de México. Se trata de un extraordinario palacio fortificado cuya construcción data de principios del siglo XVI.

Esta imponente construcción tuvo como finalidad ser vivienda de Hernán Cortés y de su familia en el «Nuevo Mundo». ¿Quieres saber más sobre ella? Pues sigue leyendo, porque a continuación te lo contamos.

Un poco de historia

Hernán Cortés es uno de los personajes más conocidos de la historia mundial. Y es que su participación como conquistador de América dejó muchas huellas. Una de ellas es su Palacio en Cuernavaca, una residencia fortificada construida sobre las ruinas de Tlatlocayacalli, el lugar en el que el cacique recibía tributos por parte de la población.

El inicio de las obras de este palacio tuvo lugar en 1526, y para 1529 ya estaba terminado. En este momento, Hernán Cortés y su familia se instalaron allí después de dejar Ciudad de México, donde habían estado residiendo previamente. Sin embargo, esa no fue únicamente su función, pues también se utilizó como almacén, prisión y sede de gobierno, entre otros.

El Palacio de Cortés en Cuernavaca

El Palacio Cortés en Morelos guarda una importante parte de la historia de la región.

La estructura que presenta el Palacio de Cortés en Cuernavaca es la de un palacio fortificado. De planta rectangular, presenta 2 grandes módulos divididos por medio de un cuerpo central arcado, algo que recuerda al Palacio Virreinal de Colón en Santo Domingo de 1514.

En su fachada principal, abierta a una plaza, cuenta con una doble galería que sirve como entrada y también como lugar de comunicación con el exterior, pues en el resto del edificio apenas encontramos vanos. En tanto, la fachada trasera cuenta con una galería arcada de mayores dimensiones que servirían para poder controlar las tierras y jardines que existían tras el palacio.

Construido en piedra, su robustez es impresionante y solo algunos detalles nos recuerdan que se trata de una residencia palaciega. En el módulo derecho, un patio central a modo de claustro daba luz a las habitaciones de ese ala, mientras que el otro módulo es cerrado.

En 1930, el palacio fue objeto de los trabajos del muralista Diego Rivera. Así, en la actualidad podemos disfrutar de su obra La historia de Morelos: conquista y revolución. Pocos años más tarde, en 1938, sería el español Salvador Tarazona quien representase escenas de época prehispánica e independentista.

El Museo Antropológico de Cuernavaca

Actualmente, el Palacio de Cortés en Cuernavaca es la sede del Museo Cuahnáhuac, un museo antropológico con el registro histórico más importante del estado de Morelos. En él pueden contemplarse numerosos objetos arqueológicos de las diferentes excavaciones llevadas a cabo en la zona.

Así, en esta planta baja del museo, se puede conocer sobre el desarrollo del inicio de la civilización, el inicio de la agricultura y la sedentarización de los primeros pobladores de Cuernavaca.

La exposición continúa mostrando los primeros imperios y las ciudades, además de su complejidad, incluyendo sus sistemas de organización social y gobierno. Esta etapa abarca hasta los últimos 3 siglos antes de la llegada de los españoles al continente americano.

El Palacio Cortés de Cuernavaca iluminado durante la noche.

La planta alta del museo expone cómo fue el intercambio cultural entre los españoles y los aborígenes americanos. Igualmente, muestra cómo se realizó el proceso de conquista y evangelización en este territorio.

En esta parte del museo se pueden ver reliquias y objetos antiguos que ilustran la vida en aquellos momentos. Asimismo, se analiza la diferencia entre las distintas clases sociales, los hacendados y los peones y esclavos. Todos fueron importantes protagonistas en la guerra de Independencia y en la formación de exponentes de esta, como el héroe mexicano José María Morelos y Pavón.

Otra parte de la exposición se centra en el Marquesado del Valle de Oaxaca, otorgado a Cortés y las diferentes industrias como el algodón, seda, cerería, cría de caballos y azúcar, su industria más importante. En una de sus terrazas, la que apunta al volcán Popocatepelt, se pueden ver los murales de Diego Rivera.

Como verás, el Palacio de Cortés en Cuernavaca es un lugar estupendo para visitar. Se trata de un sitio en el que conocer la historia de esta región de primera mano, tanto de la época prehispánica como la colonial y republicana. Es una visita que no puedes dejar de hacer si pasas por el estado de Morelos.

Notiespartano

Compruebe también

Madrid en diciembre, una experiencia para disfrutar

Visitar Madrid durante diciembre, en vísperas de la Navidad, representa una experiencia muy diferente para …