Cuesta abajo en mi rodada por José Gregorio Rodríguez

En Nueva Esparta están habilitados 376.117 electores para el 6D, para escoger 6 diputados a la Asamblea Nacional, entre 126 postulados.

En diciembre del 2.015 se eligieron 5 diputados a la AN. En esa ocasión la oposición se alzó con 4 de los 5 diputados en disputa:

Por lista: Tobías Bolívar (AD) y Dinorah Villasmil (PSUV).

Por el circuito número 1 que conforman los municipios: Antolín del Campo (Paraguachí), Díaz (San Juan Bautista), Gómez (Santa Ana), Marcano (Juangriego), Península de Macanao (Boca de Río), Tubores (Punta de Piedras) y Villalba (isla de Coche): Orlando Ávila, de Un Nuevo Tiempo y Luis Emilio Rondón, también de UNT.

Por el circuito número 2, integrado por los municipios: Arismendi (La Asunción), García (El Valle del Espíritu Santo), Maneiro (Pampatar) y Mariño (Porlamar): Jony Rahal, de Primero Justicia.

De los cinco diputados opositores, los únicos que tuvieron alguna presencia, aunque solamente mediática, fueron Tobías Bolívar y su suplente, Oscar Ronderos. Este último severamente afectado por el “síndrome de la nevera”, no podía ni ver la luz interior de un refrigerador porque comenzaba a declarar pensando que eran los reflectores de las cámaras de TV.

A Orlando Ávila, los habitantes de los municipios del circuito 1 ni lo recuerdan. De Luis Emilio Rondón, dicen que en los últimos 5 años, las veces que  lo vieron en la isla de Margarita, fue con atuendo de turista.

Del dirigente de Primero Justicia, Jony Rahal, diputado del circuito número 2, lo último que se supo es que se “auto-asiló” en Perú.

Curiosamente, ninguno de los cinco era nuevamente candidato a repetir en la AN. Los cinco estaban con el G4: AD (Ramos Allup), Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular (López-Guaidó).

Pero ¡sorpresa! comenzando la semana se conoció que Oscar Ronderos, luego de romper record en “salto de garrocha”, abandonó al amigo y protector de su vida política, Henry Ramos Allup, y quedó colocado del otro lado de la cancha donde lo esperaba su nuevo jefe político, el inefable Bernabé Gutiérrez.

Por cierto, no lo esperaba con las manos vacías, le tenía preparada desde hace días, la postulación para encabezar la lista de aspirantes a la AN, por la denominada Alianza Democrática, que en Nueva Esparta integran: AD, Copei, Avanzada Progresista, Cambiemos, El Cambio y el Partido Ecológico.

Al conocerse este “movimiento” me vi obligado a realizar algunos “ajustes” en este comentario.

No es para menos, la situación revela la calidad humana que acompaña a quienes se caracterizan por hacer de la política un oficio inhumano, ajeno a los sentimientos, a las querencias, a los afectos de los involucrados. Lo digo porque no debe ser fácil para el “desplazado”, para quien detentaba hasta pocos días la condición de candidato, recibir la noticia de su “súbito descamburamiento”. ¿Cómo se lo explica a su familia, a sus amigos, a la gente a la que visitó en plan de candidato? Lo obligan a “renunciar” e insinúan que está enfermo ¿Es que acaso enfermó repentinamente? ¿Cuán grave será su dolencia? En definitiva, es la vieja forma de hacer política.

Inmediatamente aparece en escena el nuevo candidato, Oscar Ronderos, llega acompañado a Margarita por Rafael Rojas Saavedra, un personaje a quien conocen en los mentideros políticos como el “Guayaba”, quien fungió como jefe de gabinete del presidente imaginario Juan Guaidó, y dicen compró una discoteca para este último en la ciudad de Madrid, con dineros de dudosa procedencia.

La gente se pregunta ¿Dónde nace la relación Ronderos- Guayaba? ¿Qué papel juega en ese binomio el diputado Guaidó? ¿Por qué llega con Ronderos a Margarita? En fin todo el mundo hace conjeturas y nadie, absolutamente nadie, aclara nada.

Ahora bien ¿Cuál fue la primera persona con la quienes conversaron Ronderos y el fulano Guayaba cuando llegaron a Margarita?

Todo apunta que fue con el gobernador Alfredo Díaz, a quien habrían precisado para que se pronuncie públicamente a favor de la candidatura de Ronderos a la AN, invite a votar por él en la tarjeta de AD y en consecuencia ipso facto quede a la orden de Bernabé Gutierrez.

Hasta aquí le llegó la suerte al gobernador Alfredo Díaz, ya le queda muy difícil quedar bien con “Dios y con el diablo”. Lo intentó hasta el último momento, cuando nombró al ingeniero Nicola Penna Millán, como nuevo secretario general de gobierno, como un gesto para los partidos del G4, que es el caso de Encuentro Ciudadano, que figura con el status de observador de esa nomenclatura partidaria, y que ejerce la todavía diputada (hasta el 5ENE21), Delsa Solórzano, jefa política del nuevo secretario de gobierno.

El gobernador seguía visitando los municipios de Nueva Esparta, anunciando su candidatura a la gobernación y levantando la mano a dos aspirantes a las elecciones de alcaldes del próximo año. Uno del G4 y sus asociados y otro de los partidos opositores que participan en las elecciones parlamentarias.

Se veía venir la tormenta, truenos y centellas se percibían en el “cielo adeco”, ya había sido desplazado Díaz, de la subsecretaría general de AD (Ramos Allup) en la entidad.

La candidatura de Oscar Ronderos fue la gota que desbordó la copa y el secretario general eterno de AD en Nueva Esparta, Tobías Bolívar, “explotó” y le cantó las cuatro al gobernador: “El arribo del diputado suplente a Nueva Esparta, conocido como el alacrán negro, Ronderos, obedece al desarrollo de la segunda etapa de la estrategia que tenía diseñada el jefe de los alacranes en Nueva Esparta, Alfredo Díaz, (…) desde el domingo Oscar Ronderos, está llamando a toda la dirigencia de la tolda blanca (…) viene con un maletín muy sustancioso con la finalidad de quebrar a la dirigencia de AD en el estado, pero aquí nos mantenemos disciplinados y con mística en la defensa de nuestro partido. El responsable de toda esta perturbación que hay en el estado tiene nombre y apellido, todos saben a quién me refiero, por lo que no seguiré nombrándolo”, en clara alusión al gobernador.

Intentando retomar lo que era mi artículo original, debo decirles que ya no me queda muy clara la posibilidad de la oposición de obtener un diputado, el único al que tendría posibilidad por Nueva Esparta, que sería el tercero de la lista.

La candidatura de Ronderos en lugar de potenciar, enreda mucho más las cosas. En cualquier caso el gran derrotado de estos comicios será el gobernador Alfredo Díaz, si la tarjeta de AD no saca más votos que los que obtuvo él en octubre del 2.017, le será muy difícil ser un candidato con opción para las elecciones de gobernadores del próximo año.

Definitivamente, todo apunta a que el PSUV y el Gran Polo Patriótico, se alzarán con por lo menos 5 de los 6 diputados a la Asamblea Nacional, en disputa por Nueva Esparta

Al gobernador le cantan la estrofa del tango de Carlos Gardel, Cuesta Abajo: “Ahora, cuesta abajo en mi rodada, las ilusiones pasadas yo no las puedo arrancar. Sueño con el pasado que añoro, el tiempo viejo que lloro y que nunca volverá”.

JoséGregorioRodríguez/[email protected]

Compruebe también

Golpe a la Educación

Golpe a la Educación se acabó la legalidad en el ámbito escolar regional porque ahora se irrespeta a la Zona Educativa