La Venezuela posible (I), por José Angel Borrego

“Necesitamos producir bienes y servicios exportables a precios internacionales para compensar el trabajo con niveles internacionales y que tengamos acceso como antes de Chávez al anaquel nacional e internacional”

Ese es el secreto. Ningún otro puede llevarnos de nuevo a ser el País pre-Chávez porque el rentismo facilista, aquél que permitía que vendiendo el chorro de petróleo que nos obsequia Natura se generara el chorro de dólares que Chávez malbarató, no volverá. Ni tampoco volverán los dólares esquilmados a la nación. La única vía es producir.

La buena noticia es que eso es posible. La mala noticia es que con el esquema político vigente eso es imposible. De lo contrario habríamos de algún político venezolano exponer la fórmula que utilizaron y utilizan todas las naciones desarrolladas; y otras en vías de estarlo en corto plazo. Pero no. Ninguno de nuestros políticos ha “adivinado” este desiderátum sencillamente porque ninguno sabe cómo descifrarlo. Así de sencillo.

Ahora bien; otra buena noticia es que  tenemos plantel suficiente, venezolano, dentro y fuera del país, con capacidad para encarar el reto. Nuestros profesionales, jóvenes la mayoría y otros no tanto pero extraordinarios, pueden resolver este obstáculo y elevarnos al nivel internacional. Ergo: hay que relevar al plantel político para configurar la estructura que permita que Venezuela deje atrás el facilismo rentista e inicie la Fase Productiva que Dios nos facilita al habernos dotado con más recursos de los que necesitamos.

¿Cómo comenzar? Con una transición inteligente. Sí. Hay que utilizar algunos políticos, muy pocos, para que asuman la carga de cháchara obligada. Pero el Equipo de Transición debe ser mayoritariamente técnico. Gente que sepa qué es lo que debe hacerse y tome el peso de las decisiones y las aleje del capricho veleidoso de los políticos, sin excepción, porque no hay uno solo que pueda incorporarse idóneamente a esa Venezuela del futuro. Habrá que esperar el relevo político que también puede producirse en el cortísimo plazo. Basta con que ese equipo transicional ocupe todas las instancias clave, aun a la brava, con gente ajena al ajetreo político actual.

Antes de Chávez tuvimos petróleo, hierro, aluminio y diversos etcéteras. Si nos enseriarnos como nación esos utilities volverán pero no para corrupción sino para la productividad. Para apoyar la industrialización. La sublimación del Agro. La creatividad exacerbada. Y la felicidad ciudadana. Queda una interrogante: ¿aceptará el empirismo político que la tecnocracia imponga su criterio? 

JoséAngelBorrego

Compruebe también

Morel respalda primarias por José Gregorio Rodríguez

Morel respaldó la convocatoria de unas elecciones primarias para escoger el candidato único de la oposición.