Vladimir Putin será mediador entre ministros de exterior de Armenia y Azerbaiyán

El presidente Vladímir Putin ha conseguido convencer a las dos partes contendientes en el conflicto de Nagorno Karabaj, Armenia y Azerbaiyán, a que envíen hoy a Moscú a sus ministros de Exteriores para celebrar «consultas» sobre los enfrentamientos armados que estallaron el pasado 27 de septiembre. Así lo asegura el Ministerio de Exteriores ruso.

Putin dijo ayer que «por motivos humanitarios» urge un alto el fuego que permita un intercambio de los cuerpos de los soldados muertos en ambos bandos y de los prisioneros. Para posibilitar ese cese de las hostilidades, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha organizado el encuentro de hoy en la capital rusa con sus colegas armenio y azerbaiyano, Zograb Mnatsakanián y Ceyhún Bairámov, que han confirmado ya su asistencia a la reunión.

Cese del fuego

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, ya adelantó ayer que «estamos estudiando la posibilidad de organizar en Moscú conversaciones entre los ministros de Exteriores de Armenia y Azerbaiyán». Aseguró que «Rusia, tanto individualmente como dentro del Grupo de Minsk de la OSCE, está desplegando esfuerzos para lograr el cese inmediato del fuego y crear condiciones para la reanudación de un proceso negociador».

Mediadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) tanteaban por primera vez ayer en Ginebra la posibilidad de buscar una fórmula para detener las hostilidades en Nagorno Karabaj de forma definitiva. Sin embargo, las posturas parecen irreconciliables. En sendas declaraciones a los medios de comunicación, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, y el presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, se intercambiaron ayer reproches y amenazas.

Alíev volvió a ser categórico, exigió una vez más a Armenia que «retire de inmediato sus tropas de Nagorno Karabaj». El presidente azerbaiyano avisó además ante las cámaras del canal Euronews de que «el embargo sobre la venta de armas a Azerbaiyán decretado por algunos países no nos va a crear ningún problema».

Pashinián, por su parte, dijo también a Euronews que «se podría resolver el problema de Nagorno Karabaj alcanzando un compromiso entre las partes, pero Azerbaiyán prefiere recurrir a la fuerza». Según su opinión, «es hora de solucionar este conflicto de una vez para que no le tengan que heredar las nuevas generaciones». Mientras tanto, los combates y bombardeos continúan sobre el terreno.

Notiespartano/ABC

Compruebe también

Kim Jong-Un ordena la ejecución de dos personas

El dictador norcoreano, Kim Jong-un, ordenó la ejecución de al menos dos personas, prohibió la …