Qué canallada, por Manuel Avila

El salto atrás en materia de electricidad en Nueva Esparta es parte del rumbo equivocado del régimen. Dejaron abandonados los equipos por 22 años y en ese tiempo colapsaron todas las plantas de las subestaciones de Margarita y el cable submarino se volvió añicos. Por eso la oferta que le hizo el Gobernador Mata Figueroa a los neoespartanos con un cable submarino coreano que surtiría de electricidad no solo a Nueva Esparta sino a todo el Oriente del país, se quedó en una simple oferta revolucionaria. Fracasó la propuesta del régimen y quedamos de nuevo los margariteños estafados por las políticas del régimen.

Vino la crisis con el Protector que no ha sabido solventar la crisis de la luz y llegó a creer que podía controlar esta falla con carácter histórico. De esa forma por falta de mantenimiento de los equipos se agudizó el problema y estalló una crisis que mantiene en jaque las aspiraciones de Dante Rivas de ser Gobernador de Nueva Esparta. Lo cierto es que ni el Protector, ni el Gobernador le dan respuesta a la gente y los pueblos se mantienen a oscuras como consecuencia  de los prolongados apagones que mantienen en jaque a parte de la sociedad.

La real situación es que los cortes de la electricidad planificados para administrar la corriente de toda la región  mantiene en jaque a una población que no tiene descanso, a los comerciantes que tienen cada día cerrados técnicamente para no seguir generando perdidas.

En Margarita y Coche las tinieblas son la nota del día porque la gente se mantiene arrinconada sin esperanzas de soltarse las amarras y volver a pisar las calles del país. Resulta incómodo para los ciudadanos estos cortes de 5 horas que nada productivo representa para una sociedad atrapada en la mara de improvisaciones de un gobierno fracasado. No poder surtir de electricidad a los ciudadanos de Margarita le garantiza desde ya una derrota aplastante al mismo candidato a diputado que llegó sonando los timbales después de la derrota de Mata Figueroa y ha terminado convertido en un fiasco de grandes proporciones.

Por ese fracaso en la gerencia de los servicios públicos de la isla ha recibido grandes críticas y el rechazo de toda una sociedad que nunca en su historia había tenido tan prolongados cortes de electricidad cada día. Esa es la dieta que le proporcionan las autoridades de la electricidad a los neoespartanos por cinco horas en un reto a la paciencia de la gente.

Ante la calamidad de las tinieblas que somete el Protector a los insulares se le viene el mundo encima a quien busca culpables en el gobierno norteamericano y el bloqueo económico para justificar su incompetencia. Las protestas, los gritos y los insultos por las redes arrojan resultados catastróficos en las aspiraciones de Dante Rivas que no encuentra por ninguna vía la salida a esa trampa que lo condena a la derrota más aplastante de su vida política. Yes que si Dante fue derrotado por quien ahora es Gobernador de Nueva Esparta, eso deja mucho que desear y muestra que ni el Gobernador, ni el Protector le resuelven los problemas capitales a los ciudadanos de estas islas.

Las cacerolas, las trancas y las protestas son parte de la dinámica de una sociedad que se mueve entre la inoperancia y la improductividad. Por supuesto que el rechazo se lo lleva la revolución en sus aspectos generales, pues entre bache y bache no hay posibilidad de solventarle las necesidades fundamentales a la gente.

Vivir en Margarita es acostumbrarse a las tinieblas cada día y someterse a las incomodidades de una sociedad que no tiene posibilidades de dar respiro a las actividades turísticas y a los comercios que ven la quiebra ante sus ojos por los horarios extremos que someten a los comerciantes a la peor calamidad de su historia.

Ninguna solución se le plantea al pueblo de Nueva Esparta y solo asumir que es un problema complejo sin posibilidad de solución es la respuesta de la inutilidad gerencial mostrada como un cuadro dantesco de la crisis. Ya ni los seguidores del proceso aceptan las excusas y explicaciones de una sociedad corrompida en sus valores.

No le ha quedado a la gente otra posibilidad sino sufrir los embates de la crisis eléctrica y aguantar las incomodidades en una zona turística que hace buen rato perdió sus infraestructuras para dejarlas convertidas en territorio de la nada.

Con 12 horas sin luz se volvió a las cavernas en disputas alocadas de una parranda de irresponsables que pretenden gobernar a Nueva Esparta. Todavía no hay solución de  ninguna naturaleza a la crisis de la luz y más allá de traerse a cuatro elegidos para que anuncien con bombos y platillos las mismas mentiras silvestres lanzadas al aire como si fuesen un ungüento mágico. Solo de ensayos teóricos viven Dante y sus colegionarios.

Esa especie de tortura a que somete Corpoelec a los ciudadanos de Nueva Esparta se lo cobrarán en votos a Dante y los chavistas cuando se realicen elecciones transparentes, pues es evidente que el rechazo a la gestión del Protector en Nueva Esparta no lo deja subir más allá del 6% en las encuestas. Pudiese pensarse que no habrá elecciones libres más nunca y eso deja en entredicho la fantasía electoral que muestra la cara grotesca de un gobierno resentido en su estructura fundamental.

Si un gobierno no puede siquiera sortear los caminos tortuosos de los servicios públicos no merece continuar en el poder y por eso en Nueva Esparta tanto el Gobernador como el Protector entran en los espacios del fracaso. Ante la realidad de una Venezuela atrapada entre la ineficacia y la inutilidad es prioritario destacar que los gobernantes no llegan a los 6 puntos en las mediciones especializadas.

Ante esa realidad que muestra a los neoespartanos atados de pies y manos en medio de la crisis del agua, la luz, la gasolina, el gas, la salud, la educación en un estado colapsado por las pésimas políticas entra en juego la teoría de la destrucción del Estado. Eso es lo que sostienen los teóricos y analistas de la política que ya tienen 22 años anunciando la destrucción del Estado y solo se visualiza el maridaje con el régimen cubano para formar un país cuadripléjico.

Perder la moneda nacional después que el Presidente Chávez habló del bolívar fuerte es una manera grotesca de presentar una fórmula que en solo 22 años destruyó una nación. Pareciera que tienen la fórmula mágica para romper los planos del desarrollo y eliminar cualquier posibilidad de crecimiento. Es que no es posible que una región turística como Nueva Esparta no pueda atender a sus visitantes y residentes en temas fundamentales como el agua y la luz.

Es una canallada mantener a una sociedad sin sus derechos fundamentales y los resultados son duros porque tener al Protector y al Gobernador con cifras de no más de 6 puntos es parte de la realidad  de una región que es conocedora del desastre de gobierno que condena a estos pueblos a la nada social.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Con el sol en la espalda, por José Gregorio Rodríguez

Con el sol en la espalda los partidos políticos ya no lo respaldan, sino que además, perdió el afecto del pueblo.