El Parque Cuaternario de Santillana del Mar

La zona norte de la península ibérica es conocida por sus yacimientos arqueológicos. Estos demuestran la existencia de asentamientos humanos desde hace más de un millón de años. Atapuerca es, quizás, el ejemplo más significativo con restos de homínidos anteriores al homo sapiens.

Las pinturas rupestres de las cuevas de Altamira son otra de las muestras de la antigua ocupación de este territorio. Estas cuevas son muy importantes para la historia de la humanidad y, especialmente, para el turismo de la región.

Por ello, desde Santillana del Mar se quiso hacer una recreación de la fauna y la flora del territorio durante el período del cuaternario en el que habitaron estos antiguos hombres de Altamira. El Parque Cuaternario de Santillana del Mar es la culminación de ese proyecto.

El zoo y parque cuaternario de Santillana del Mar

Santillana del Mar es una localidad cántabra que se encuentra ubicada a escasos kilómetros de las cuevas de Altamira. Este parque, de unos 30 000 metros cuadrados, está integrado en el Zoo de Santillana del Mar. Se abrió en el año 2003 y, desde entonces, ofrece la posibilidad a los visitantes de conocer cómo era la fauna y la flora que vivió en ese mismo lugar hace unos 14 000 años.

El objetivo del parque cuaternario es el de hacer una recreación del espacio y de los animales que convivieron con los hombres y mujeres de Altamira y que representaron en el arte rupestre de las cuevas. Las especies de animales que forman este parque, principalmente, pertenecen a dos especies: los mamíferos y las aves.

Algunos de los mamíferos que forman parte del parque fueron inmortalizados en las paredes de las cuevas. Los bisontes europeos, ciervos y jabalíes son algunos de ellos.

Hay otros de los que, aunque no fueron representados en las cuevas, sí hay constancia de su existencia gracias a los hallazgos arqueológicos. Estos son los caballos de przewalski, renos, linces boreales, corzos, nutrias europeas, osos, lobos ibéricos y ardillas europeas.

El bisonte europeo habita en el Parque Cuaternario de Santillana del Mar.

Por otro lado, las aves son animales más difíciles de identificar, puesto que los restos son más escasos debido a su mayor fragilidad. Suponiendo que existían aves migratorias y sedentarias, los expertos decidieron incorporar cuatro grupos distintos de aves: gallináceas, rapaces nocturnas y diurnas y aves acuáticas.

Algunos datos prácticos

El Zoo y Parque Cuaternario de Santillana del Mar abre todos los días del año en horario de 9:30 a 20 horas. El parque está situado a tan solo 20 minutos de la ciudad de Santander y a 10 minutos caminando desde el centro de Santillana del Mar.

Este complejo tiene una superficie de 30 000 metros cuadrados, que llegan a 60 000 si sumamos todo el conjunto del zoológico. Recorrerlo completo lleva todo el día; por ello, en el parque existen distintos lugares para poder comer. Si eres de los que disfruta haciendo picnics, existen instalaciones preparadas con mesas, sombrillas y máquinas de bebidas.

Por otro lado, si prefieres viajar sin ningún tipo de carga o preocupación, en los días de verano o los fines de semana de otoño a primavera, en la cafetería del parque se prepara una gigantesca paella, un menú exquisito al alcance de todos los bolsillos. Si finalmente esta es tu opción, es recomendable contactar con el zoo para comprobar si es necesario hacer reservas.

¿Quieres ser cuidador por un día y ver cómo se alimentan los animales?

Está totalmente prohibido dar de comer a los animales del parque. Cada especie tiene sus propias necesidades y ofrecerles alimentos distintos podría afectar a su salud. Por ello, desde el parque pensaron en ofrecer a los visitantes la posibilidad de establecer unas horas para mostrar cómo se alimentan algunos animales.

Un orangután en el Parque Cuaternario de Santillana del Mar.

Otra de las actividades que ofrece el Zoológico de Santillana del Mar es la posibilidad de que los niños aprendan de zoología divirtiéndose. Para ello, participarán en algunas tareas de cuidado del parque y los animales de la mano de monitores expertos.

Más allá de lo anterior, este centro ofrece muchas otras actividades, como por ejemplo poder celebrar tu cumpleaños en el complejo, apadrinar animales, participar en proyectos de voluntariado o hacer visitas de grupos.

El Parque Cuaternario de Santillana del Mar, algo más que un zoológico

Como hemos podido ver, el Parque Cuaternario de Santillana del Mar es una oportunidad única para emprender un viaje al pasado. A través de una recreación, podrás llegar a imaginarte cómo era el entorno en el cual vivieron los hombres y mujeres que pintaron las cuevas de Altamira. 

Para ello, no es necesario crear unas instalaciones con la última tecnología al estilo de la película Parque Jurásico. Lo han logrado, por un lado, aprovechando las instalaciones del Zoo de Santillana del Mar, y por otro, incorporando la fauna y la flora que los expertos consideran que podían habitar estos territorios 14 000 años atrás.

Sin lugar a dudas, visitar este parque es un fabuloso plan para hacer en familia, pues los pequeños podrán divertirse al aire libre y, al mismo tiempo, aprender de historia y zoología. También es una buena opción para quienes no tienen hijos, y una oportunidad única para complementar una visita a las cuevas de Altamira.

Compruebe también

Mirar las estrellas en el desierto de Atacama

El desierto de Atacama es un lugar con unas condiciones geográficas únicas en el mundo. …