Rescataron evidencias de envenenamiento de Navalny en hotel de Tomsk

El agente nervioso utilizado para envenenar al líder opositor ruso Alexei Navalny fue detectado en una botella de agua vacía de su habitación de hotel en la ciudad siberiana de Tomsk. Esto sugiere que fue envenenado allí y no en el aeropuerto, como se pensó en un primer momento. Y ahora se sabe que fue el propio equipo de Navalny el que puso a salvo las pruebas para que el crimen no pudiese ser encubierto. Varios colaboradores, junto con un abogado, registraron, catalogaron y sacaron empaquetados los objetos encontrados en la habitación, incluidas las botellas de agua de plástico. Esas botellas son las que han servido para probar que se usó el agente nervioso Novichok, un veneno desarrollado por el ejército soviético, aunque Rusia lo niega y dice que no hay evidencias.

Navalny debía volar el 20 de agosto de vuelta a Moscú, pero salvó la vida porque su avión aterrizó de emergencia en Omsk cuando empezó a sentirse muy mal, a gritar y a perder el conocimiento. Sus colaboradores todavía estaban en Tomsk para terminar la investigación (que Navalny había encabezado los días anteriores) sobre la corrupción en esa zona.

Un vídeo publicado en la cuenta de Instagram de Navalny muestra a miembros de su equipo buscando en la habitación que acababa de dejar en el Hotel Xander en Tomsk el 20 de agosto. Está grabado una hora después de que supieran que Navalny había enfermado en circunstancias sospechosas. Se ve al equipo de Navalny con guantes protectores colocando artículos en bolsas de plástico azules. Aparece la habitación del hotel vacía, y dos botellas de agua en un escritorio y otra más en la mesita de noche.

Fueron unos minutos decisivos en la habitación 239 del hotel Xander. «Se decidió reunir todo lo que pudiera ser útil hipotéticamente y entregárselo a los médicos en Alemania. Era bastante obvio que el caso no sería investigado en Rusia», dicen en el equipo del disidente. «Dos semanas después, un laboratorio alemán encontró rastros de Novichok precisamente en la botella de agua de la habitación del hotel de Tomsk y luego más laboratorios que tomaron análisis de Alexei confirmaron que eso fue lo que envenenó a Navalny». «Ahora lo sabemos: [la intoxicación] se hizo antes de que saliera de su habitación de hotel para ir al aeropuerto», dice el equipo, que ha divulgado en internet todos los detalles.

El 4 de septiembre, la publicación alemana ‘Der Spiegel’ ya informó de que se encontraron rastros de Novichok en el cuello de la botella de la que bebía Navalny, así como en muestras de sangre, orina y piel del político. Los periodistas alemanes señalaron que esta botella es una de las claves que permitió a los químicos de su país determinar el tipo de sustancia venenosa. Más tarde las conclusiones sobre Novichok también fueron confirmadas por expertos de Francia y Suecia.

Anteriormente, los ayudantes de Navalny habían dicho que sospechaban que había sido envenenado con una taza de té que bebió en el aeropuerto de Tomsk. Pero los análisis posteriores han apuntado directamente al hotel como escenario del crimen.

Rusia apenas ha investigado el suceso, aduciendo que no va a investigar lo que pasó hasta que no esté claro cómo le envenenaron. Pero al mismo tiempo dice que necesita ver más análisis médicos antes de poder abrir una investigación criminal formal.

UN VENENO 100% SOVIÉTICO

El Novichok -que significa ‘novato’ en ruso- es un agente tóxico creado en la Unión Soviética que ya fue utilizado para envenenar al ex agente doble ruso Sergei Skripal y a su hija en la ciudad británica de Salisbury en 2018. Sobrevivieron, pero otra mujer, Dawn Sturgess, murió después de recoger una botella contaminada que halló en la basura. A pesar de las evidencias, que mostraron incluso a dos agentes rusos de GRU (los servicios de inteligencia militar) realizando un rápido viaje a la localidad británica, Moscú también negó haber llevado a cabo ese ataque. Incluso el canal ruso RT -que difunde la línea oficial del Kremlin- emitió una entrevista con estos dos agentes asegurando que fueron a Salisbury desde Moscú porque les gustaba la ciudad para hacer turismo. Al conocerse que Navalny estaba en coma, la propia directora de RT, Margarita Simonian, se mofó recomendando que se diese al opositor «una cucharada de azúcar» para solventar lo que los médicos rusos calificaron de posible desequilibrio metabólico por bajo azúcar en sangre.

El rastro de envenenamientos rusos estos años ha ido educando a las posibles víctimas. Anton Timofeyev, miembro del equipo de Navalny y que aparece en el vídeo recogiendo las muestras del hotel, dijo que había tenido precisamente en cuenta el caso Skripal en ese momento. «Estábamos pensando que alguna empleada del hotel iría a buscar estas botellas», dijo a Reuters: y en ese caso, «por supuesto, habrían sido envenenadas».

¿Qué papel juega exactamente la botella de plástico en el caso más grave de envenenamiento de un opositor que ha vivido la Rusia de Vladimir Putin? Según explicó a este periódico Vladimir Uglev, que trabajó en los setenta en el desarrollo de Novichok, es necesario usar guantes y evitar respirar al manipular un recipiente que contenga este agente tóxico, y es necesario desechar todo el material lo antes posible. Los autores de la intoxicación y los colaboradores de Navalny que recogieron las muestras corrieron un peligro muy grave al manipular estos objetos.

Lee más en El Mundo

Notiespartano

Compruebe también

Ataque a transeúntes también en Aviñón

Ataque a transeúntes fuentes policiales citadas por "La Provence" indicaron este jueves y el hombre murió