Paso y gano, Manuel Avila

Cuando vi la foto de la arrancada electoral de los «cuatro gatos» que se iniciaron con los alacranes de AD solo sonreí. Los mismos tipos del Alfredismo salieron a la calle comandados por Oscar David Hernández que mandó a la basura la amistad y la hipocresía que lo dibujaron al lado del Secretario General de AD Tobías Bolívar para iniciar una cruzada de la muerte política. Con esos cuatro gatos pagados desde el Gobierno Regional no hay ninguna opción de triunfo en tiempo cuando los partidos están todos atomizados y AD al igual que los demás partidos no representa nada en solitario.

Se niegan a entender que de aquella famosa frase «adeco es adeco hasta que se muera» solo quedan recuerdos de una verdad histórica procesada como una colcha de retazos que ya no existe en el tablero histórico nacional. No es verdad que AD es un partido poderoso en estos tiempos porque ningún partido lo es y pretender sacar provecho a los cuatros gobernadores que salieron en solitario en el esquema político nacional es un simple espejismo de la real maravilloso americano. Esa ficción política es un simple es un simple juego de imágenes de la política venezolana y solo eso. No hay otra cosa que probar, ni que discutir porque la atomización de los partidos políticos redujo la oposición a la nada y solo eso.

Ahí está de nuevo el fantasma de la división rondando como zamuros el cuerpo inerte de la AD del  año 2020 que se vino con su carga de muerte y soledad a arrasar con lo que quedaba de partidos en Venezuela. Se partió AD en dos mitades de nuevo con Henry Ramos por un lado con los adecos que apuestan a la historia y la grandeza y los alacranes de Bernabé Gutiérrez creyéndose dueño y señor de AD por haber tenido bajo su mando el MAEELECAD que es una parcela partidista atomizada y le generó al Piaroa la idea falsa que podía mantener el mando en una organización que no aguantaba una división más. No es mentira que ningun partido aguanta una división y AD que ya llegó a 79 años de historia tiene lo huesos molidos por el paso del tiempo y ya sus extremidades se mueven con lentitud y su cerebro ya no produce ideas gradiosas como en otros tiempos.

Por eso cuando se escucharon los ronquidos de viejo león de Bernabé Gutiérrez llamando a elecciones  para el 6D solo se produjo una tormenta en una vaso de agua, pues los alacranizados personajes de la ficción política que solo intentan hacer el juego al régimen terminarán como los hijos bastardos de la AD de toda la vida. Pero como la idea brotó de la relación de amistad del Alfredismo con El Piaroa no quedan dudas que solo es un capricho del nuevo mecenas blanco que pretende chocar fuerzas con la estructura histórica partidista encarnada en Henry Ramos y sus aliados. Más allá de esta división partidista es una simulada versión de la AD rediviva que monta su show de nuevo con un partido diezmado y un Gobernador sin argumentos para dar la pelea en tiempos cuando los liderazgos de cartón no cuajan para impulsar votos en la contienda electoral fraudulenta del 6D. Pero más torpes son los seudo líderes enviados a la fila del frente sin  tener la fuerza en el liderazgo que le facilite el camino al voto parlamentario y es por eso que ese galeón blanco diseñado bajo esquemas del Alfredismo está condenado al fracaso porque no tienen miaja ni Oscar David su nuevo Secretario General y los alacranes que lo acompañan para remolcar el pesado fardo de una organización con historia, pero que sabe que solo no puede cruzar el desierto a tientas y descalzo.

Esta semana dio lástima ver al AD de 79 años caminando con bastón y dando tropezones en medio de un acontecimiento que no le arrienda ninguna ganancias a la AD de Bernabé que se murió en la probeta y se llevó en sus hombros la muerte del Alfredismo que nunca podrá contra la fuerza originaria de una tarjeta blanca cosida con hilos de oro. Por eso ver por un lado a Oscar David Hernández con cuatro becarios del bando gubernamental apareciendo en un número de 30 militantes llamando a los adecos a participar en las elecciones del 6D, no fue sino una caricatura de la AD de estos tiempos. Por el otro lado la AD de Henry Ramos liderada por Tobás Bolívar y Francisco «Chivo» Narváez mostraron la cara sólida de la parte filosófica de la AD resteada con la democracia. Ese discurso del Chivo Narváez presentando a AD como la tolda salvadora de la democracia pasa por mostrar solo imágenes de la historia doctrinaria de un partido que con estas divisiones se exhibe como una tolda resquebrajada en cada partición de bienes. Y es que ya lo habían dicho los analistas políticos del país que el uso por parte del régimen de la tesis de Maquiavelo «Divide y vencerás» sería mortal para la sobrevivencia de los partidos.

Esa división ocurrió con partidos minúsculos como Copei que ternminó descuadrado y en manos de los bandidos que convirtieron a la tolda verde en un bazar manejado por un saltarín de ideologías que solo heredó un  cuadro invisible sin votos y con siglas. Es que más nadie será copeyano con estos filibusteros negociando con el régimen dinero sucio para sobrevivir en parcelas particulares. Pero votos no tendrá más nunca Copei porque todos se perdieron en una tienda de trastos viejos que manejaron a título `personal los alacranes verdes que se arrodillaron a los pies del régimen. Ese es el mismo modelo que le aplicaron a PJ, VP, PPT,. MEP y AD para convertirlos en simples cenizas de organizaciones políticas poderosas de otros momentos.

Cuatro gatos que salieron en el 79 aniversario de AD a tratar de hacer bulla solo se mostraron como una organización débil y que perdió su esencia en medio de un clima calamitoso que muele a quien ose aparecer en la escena como salvadores de la democracia. Es por eso que la AD de Bernabé es una mala caricatura de la AD poderosa de otros tiempos. Y es que tratar de ir contra la corriente de todo un país que decidió no salir a votar para legalizar la dictadura es nadar contra la corriente. Y es que ninguna tolda dividida tiene fuerzas para sacar un solo diputado el 6D y es solo caricaturizar sus siglas mostrarse en las calles con banderas blancas, verdes, amarillas, azules, anaranjadas y de todos los colores porque los venezolanos ya hace rato decidieron no participar.

Solo si se cambian las reglas electorales volverán los venezolanos a los centros de votación, pues es evidente que con ese ventajismo oficialista es exponer la dignidad nacional a la nada política. De verdad que los alacranes escogieron el peor momento para salir a las calles a buscar votos cuando la gente con el terror a la pandemia, con la crisis inflacionaria y la muerte cabalgando por los caminos de la Venezuela moribunda, no tiene argumentos para batallar en la arena con tantas desventajas.

Así que la AD de Bernabé, PJ, VP, Copei y el resto de los trastos molidos por las divisiones partidistas ninguna opción tienen en medio de un clima electoral contaminado y sometido a los caprichos del régimen. Esa es la razón por la cual los alacranes quedarán vueltos hierro chamuscado en medio de una batalla sin razón que solo muestra la cara de la Venezuela entregada a los píes del alacrán de Miraflores.

Con esos cuatro gatos mostrados en las gráficas de los diarios digitales y en las redes sociales solo lástima dejaron como huella los envalentonados descendientes del Alfredismo que intentaron mostrarse en Margarita como una fuerza superior y solo dejaron la impresión de estar perdidos en el espacio. Esas son las jugadas políticas cuadradas por quien no sabe nada de política y solo apuesta a tener una fuerza minoritaria para sus pretendidos sueños de volver al poder. Eso fue debut y despedida porque sin gestión no hay nada que mostrar a la gente y solo con excusas no se va muy lejos.

En ese mar contaminado de fieras de todos los tamaños no quedan dudas que el ciudadano de la Venezuela democrática dijo: Paso y ganó.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Los insulares deben saber qué harán sus diputados en la Asamblea Nacional, por Morel Rodríguez Ávila

Los insulares deben saber qué harán sus diputados en la Asamblea Nacional demostrar que fueron