Orgasmo masculino: ¿Por qué ellos no pueden tener sexo tan seguido y deben esperar un tiempo?

Existe un tiempo prologando que los hombres deben esperar para volver a tener sexo. Esto sucede no porque ellos lo quieran así sino porque es parte de su anatomía. En las mujeres no sucede lo mismo e incluso cuando ellos van cumpliendo más años este proceso se demora mucho más ¡Paciencia!

La excitación es fundamental para la erección del pene, puesto que, este es un estímulo que el cerebro necesita. Sin embargo, existen casos en los que el hombre experimenta una excitación sin erección y viceversa como aquellas erecciones que suceden en la noche.

¿Cuántas erecciones puede tener un hombre?

Según los especialistas pueden tener 10 erecciones al día. Esto cuando el hombre es joven y saludable. En el caso de las personas mayores el número de erecciones va reduciendo.

¿Cuándo ocurre la erección?

Cuando el hombre, a través de sus sentidos, percibe estímulos reales e imaginarios y llega al cerebro. El poder mental también influye.

¿Qué es el periodo refractario?

Después de terminar de eyacular, los hombres pasan por un proceso denominado “periodo refractario” de aproximadamente 15 minutos. Ocurre cuando el pene debe esperar un tiempo para volver a la erección y responder a estímulos sexuales.

Este es el motivo por el cual un hombre no es multiorgásmico; tener varios orgasmos seguidos. En otras palabras; tiene que esperar un tiempo. El sexólogo Patricio Gómez Di Leva señala que un hombre podrá tener varias erecciones durante el día si es que este no ha eyaculado.

Asimismo, la etapa donde se da la potencia sexual masculina es entre la adolescencia y los 40 años. Sin embargo, depende mucho del sistema circulatorio y cardiaco óptimo de la persona.

Después de la eyaculación, el cuerpo libera la prolactina, una hormona que actúa como inhibidor del deseo sexual. También es el componente principal de provocar el sueño y la sensación de satisfacción en los hombres. 

Compruebe también

Zonas de la mujer que no se deben tocar en el sexo

Convertirse en todo una diosa o dios del sexo no es tarea fácil. A diario …