Parque Nacional Port Campbell: un maravilloso lugar de Australia

En Australia se encuentra uno de los recorridos costeros más famosos del mundo, el conocido como Great Ocean Road. En este trayecto por carretera, recorreremos la costa occidental de Victoria para visitar uno de sus puntos más emblemáticos: el Parque Nacional Port Campbell.

Acompáñanos para descubrir la belleza de uno de los parques nacionales más característicos de Australia. En este se sitúa una de las postales más populares y representativas de la costa australiana, la playa de los Doce Apóstoles. Además, te ofrecemos información y consejos útiles para disfrutar de la visita.

El Parque Nacional de Port Campbell, un rincón único en Australia

El parque se ubica a unos 200 kilómetros de la ciudad de Melbourne, la capital de la provincia de Victoria, en el suroeste del país. Este cuenta con más de 1700 hectáreas, donde destacan sus espectaculares paisajes costeros.

En este conjunto de acantilados, islotes, barrancos y orificios, se encuentran algunas de las formaciones rocosas más famosas de la costa australiana. Ejemplos de ello son los Doce Apóstoles, el Arco de Londres o la Plaza de Gibson.

Este paisaje, creado gracias a la incidencia del mar y los fuertes vientos durante más de 20 millones de años, ofrece una rica fauna y flora, a pesar de las adversidades. Aquí encontraremos, entre los amplios pastizales costeros, varias especies de orquídeas, cerezos silvestres y fuertes robles.

Además, en cuanto a la fauna que podremos observar, se encuentran varias especies de aves rapaces, pelícanos e incluso pingüinos. Aquí también es posible ver a los conocidos bandicut y las curiosas equidnas.

Hermosa vista de la playa de los Doce Apóstoles.

El Parque Nacional de Port Campbell fue creado el 5 de mayo del 1964, con el fin de proteger las formaciones rocosas y evitar su posible pérdida debido a la explotación marítima. Aunque fueron varias organizaciones pesqueras las que en un principio se opusieron a su creación por temor a un declive ecónomico, finalmente se llegó a un acuerdo entre ambas partes para asegurar además la vida marina y la rica biodiversidad de la zona.

Visitando el Parque Nacional de Port Campbell

Dentro del parque, existen varias rutas y actividades para todo tipo de público, pero las más demandadas son las de senderismo. Estas nos permitirán pasear por sus zonas de vegetación y llegar hasta la costa para admirar sus impactantes formaciones rocosas, todo un espectáculo natural.

Durante la visita, pasaremos por varios puntos claves. La primera parada será en la Playa de los Doce Apóstoles, con sus altas y majestuosas torres formadas por roca caliza producidas por la erosión.

Tomar una fotografía al completo de ellas es todo un reto por cómo se encuentran dispuestas por la costa, pero merece realmente la pena. De hecho, se dice que cuesta captar más de seis de ellas a la vez.

El siguiente punto de la visita es la Plaza de Gibson, que se encuentra a pocos pasos de los Doce Apóstoles. Aquí podremos ver dos pilares de piedra caliza situados en la playa.

Después llegaremos hasta el conocido como Arco de Londres. Este era inicialmente un saliente sobre el mar formado por dos arcos, que le daba ese aspecto de puente. Sin embargo, en el año 1980 la sección central se vino abajo, lo que lo desconectó por completo de la costa. Por este motivo, dejó de llamarse Puente de Londres.

Finalmente, la última parada es la Garganta de Loch Ard, considerada la segunda atracción más popular del parque. Este lugar toma su nombre tras un trágico accidente marítimo en el que la embarcación Loch Ard chocó contra las rocas y más de 50 personas perdieron la vida en 1878. Sin dudas, un lugar impresionante que fotografiar para llevarnos otra estampa más de la costa australiana.

La Garganta Loch Ard, ubicada en el Parque Nacional Port Campbell.

Consejos útiles para disfrutar del viaje

Si viajamos en temporada alta, es aconsejable reservar alojamiento con antelación. Son muchos los viajeros que recomiendan pernoctar al menos una noche en Port Campbell para, además de disfrutar del parque nacional, poder disfrutar del ambiente del pueblo y recorrer sus calles.

Por otra parte, debido a su situación geográfica, es normal encontrarse con fuertes vientos que puedan arruinar un poco la experiencia, por lo que es recomendable informarnos un poco sobre la meteorología antes de desplazarnos hasta el lugar.

De ser posible, también debemos evitar viajar en bus, ya que hay una gran demanda turística. Siempre que puedas, utiliza un vehículo de alquiler y con seguro. Con relación a lo económico, visitar el Parque Nacional de Port Campbell es muy asequible para todo tipo de bolsillos y apto para toda la familia.

En última instancia, durante la visita debemos ser respetuosos no solo con los locales, sino también con la fauna y flora. Es muy importante hacer fotos seguras y no acercarnos demasiado a los acantilados por motivos de seguridad.

Compruebe también

Visita Madagascar en la temporada de lluvias

Viajar a Madagascar es el sueño de todo aventurero. La isla más grande del continente africano …