Las colas de la revolución evidencian un mal gobierno sostiene Morel Rodríguez Ávila

Morel Rodríguez Ávila sostiene  que “la situación de empobrecimiento, que aceleradamente atraviesa Venezuela, es de tal magnitud que nos ha colocado entre las naciones más pobres de la tierra”. El ex gobernador de Nueva Esparta afirma que “el pueblo venezolano está realmente pasando las de Caín, pagando las nefastas consecuencias de haber creído en mesías que burdamente lo engañaron”.  

Dijo: “Nadie se explica cómo Venezuela, poderosa en petróleo, gas y minería, bien dotada por la naturaleza de recursos hídricos y tierras aptas para el cultivo, sufra lo indecible. Imposible aceptar que de la noche a la mañana, de haber sido, insisto, nación-potencia, claro ejemplo de progreso en todo sentido, ahora suframos la carencia de alimentos, medicamentos y toda clase de insumos. Según los indicadores económicos, se nos ubica bien por debajo de naciones como Haití que están logrando con fortuna ir alejándose cada día más del subdesarrollo”. 

Para el líder de la democracia insular que “lo que Venezuela sufre no le ocurre a ningún otro país del tercer mundo: Dos décadas de puro sufrimiento –precisa- donde el único logro fue llegar a ser el país más corrupto del planeta. Las colas de la revolución que obligan al ciudadano a padecer dos y tres días a la intemperie, para surtir su auto de combustible; el lamentable espectáculo de miles y miles de padres y madres de familia procurándose, si tienen suerte, de una bombona de gas doméstico, son evidencia irrebatible de un mal gobierno. Sin olvidar la ausencia de los servicios públicos más esenciales”, añadió. 

“Ya nadie aquí y afuera, salvo los que cobran por ser solidarios, y reciben puntualmente buena paga en dólares y en barriles de petróleo, como el gobierno de Cuba, por citar el más costoso de esa clase de acuerdos que beneficia sólo a los castristas, podrá negar que la Venezuela de hoy día es, igualmente, la demostración del fracaso, bien rotundo, por cierto, de un gobierno que no supo gobernar porque no sabía cómo hacerlo y, lo peor, todavía no ha aprendido”. 

Rodríguez Ávila insistió en marcar “la enorme diferencia entre la Venezuela donde la democracia construyó un país y la Venezuela destruida por el comunismo”. En su opinión, “esa diferencia se aprecia en todo, en toda la república. Hay hambre, gente buscando en la basura qué comer. Lo del Clap no tan cierto como el gobierno afirma, sus cifras se abultan mientras la producción petrolera desciende vertiginosa y peligrosamente, por ineficacia y su mejor aliada, la desidia, en el manejo de lo que era nuestra industria principal. Fracaso total, lamentablemente. El presidente Chávez inició la debacle y el presidente Maduro la profundizó. Sus resultados es la creciente crisis que los venezolanos sufrimos. Esa es la verdad y hay que decirla”. 

Notiespartano

Compruebe también

Promueven Consulta Popular en Nueva Esparta con micro encuentros comunitarios

Promueven Consulta Con una serie de micro encuentros en las diferentes comunidades, las fuerzas opositoras de Nueva Esparta