¿Qué se está haciendo mal en Nueva Esparta para tener una de las cifras de contagios Covid-19 más altas del país?

Cuando el pasado 3 de abril se confirmaron los primeros 8 contagiados con el virus de la Covid-19 en el municipio Maneiro, en la isla de Margarita, estado Nueva Esparta se generó un verdadero escándalo, de tal tamaño, que ordenaron desde el cierre del municipio hasta un toque de queda, totalmente inconstitucional, que al principio era por 15 días, lo dejaron por más de tres meses con todos los daños colaterales que ello significó para dicha circunscripción municipal.

Todavía no se había salido del asombro, cuando una academia deportiva dedicada al entrenamiento de peloteros aspirantes a las Grandes Ligas, ubicada en Pedrogonzález en el municipio Gómez, se generó un contagio múltiple de coronavirus que afecto a 41 personas entre atletas y docentes, en esta ocasión el Ministerio público ordenó el arresto de cuatro miembros de la escuela entre ellos el propietario y a una epidemióloga no afecta al régimen y pertenecía a la nomina del ejecutivo regional, CorpoSalud. El municipio en cuestión también fue cerrado por lo que la comunidad sufrió el rigor de estar incomunicado.

La cifra oficial de contagios por covid-19 a la fecha en Venezuela ascendía a 256 personas y 9 fallecidos. Y los infectados en Nueva Esparta no era más allá de 50 y todo era totalmente controlable si se llevaba a cabo estrictamente el protocolo establecido.

Hoy los contagiados confirmados en un lapso de 48 horas, sábado 15 y domingo 16 de agosto son 250 lo que eleva la cifra a 757 enfermos totales desde el pasado 13 de abril cuando se inició la pandemia de Covid-19.

Al 31 de julio los infectados eran 342 y en los primeros 16 días del mes de agosto tenemos 757 casos, lo que significa que hemos crecido 415 solo la primera quincena de agosto por lo que hemos más que doblado la cifra en tan solo 16 días.

La pregunta que debemos hacerle a los funcionarios del Gobierno Nacional que controlan el estado Nueva Esparta a través de la figura del «protectorado» es qué se está haciendo mal para que la región insular tenga proporcionalmente, el mayor número de casos de Covid-19,  de todo el país.

El total de habitantes de Nueva Esparta según la proyección para el 2020 es de 630 mil personas y de acuerdo a la información entregada por las autoridades en la región insular existen entre 1 y 2 casos de Covid-19 por cada mil habitantes.

De acuerdo a los especialistas, epidemiólogos y profesionales de la salud plantearon en aquella oportunidad que el control de las islas para evitar el contagio de la pandemia no generaba las complicaciones que se tenían en la parte continental del país

El estado Nueva Esparta, el único estado insular de Venezuela, conformado por tres islas: Margarita, la mayor de todas, le sigue Coche y Cubagua que fue decretada  parque arqueológico por el extinto Hugo Chávez; es una región de fácil manejo, siempre y cuando se cumpla totalmente con un protocolo estricto para la entrada y salida de visitantes y habitantes a la región insular, porque las únicas formas de acceso son por vía aérea o marítima y su espacio está controlado por radares de amplio espectro, tanto el espacio aéreo, como el mar, por lo que se puede interceptar cualquier nave que surque sus espacios.

Y la respuesta de cada uno de ellos es que sencillamente no se cumplió con el protocolo de bioseguridad existente diseñado por la Comisión Especial para el Control del Covid-19 decretada por el gobierno de Maduro con la finalidad de controlar la pandemia. En algunos casos por escasez de pruebas, corrupción, otros por amiguismo y manejo político.

Problemas de escasez y corrupción

Tal vez el mayor problema fue el del personal que no cumplía con un perfil de idoneidad profesional y honestidad, que aunado a la escasez de material para llevar a cabo las pruebas PCR y PDR, sencillamente le dicen, supuestamente, al solicitante del certificado que sencillamente no hay material para realizar las pruebas hasta nuevo aviso, por lo que pasan a la segunda fase de sobornar y permitir ser sobornado para emitir dicho certificado sin realizar las pruebas y de esa forma viajan contagiados o no, y así entran a la isla por vía marítima o aérea y generan la ola de contagios.

Amiguismo

Otra de las formas de entrada es el amiguismo con las autoridades militares o funcionarios civiles que tienen la responsabilidad del manejo de tráfico aeroportuario y portuario, que sencillamente «llaman a sus panas» y le dicen: «estamos llegando al aeropuerto de Margarita y no tenemos los salvoconductos, «pero todos estamos bien de salud no tenemos Covid-19, para que le ordenes al funcionario que no se ponga intenso con eso del salvoconducto».

Por razones políticas

La polarización que se vive en el país ha llevado a tomar decisiones irracionales con el único objetivo de no reconocer o desestimar las acciones y estrategias que hayan diseñado los líderes de la oposición en función de gobierno, trancando, bloqueando o tomando decisiones contrarias a pesar que puedan generar graves daños a la población.

Y de eso tenemos ejemplos que sobran en Nueva Esparta, tanto a nivel municipal como a nivel regional, donde las cosas se hicieron al revés por el simple hecho de llevar la contraria sin siquiera medir los daños colaterales de dicha decisión.

Un recuento de los contagiados

Para finalizar podemos señalar que los primeros contagiados fueron políticos, le siguieron atletas juveniles y el entorno más cercano de ellos. Y la media existente es que todos ellos viajaron a nivel nacional y/o al exterior -los atletas, al igual que los políticos- fueron contagiados y al entrar a la isla de Margarita, aunque ya se había decretado la pandemia, no pasaron por ninguna prueba, ni por la toma de la temperatura.

Igualmente aconteció con nuestros pescadores de altura de la isla de Margarita que regresaban contagiados de sus pesquerías en agus internacionales y se les debería realizado las pruebas y mantenerlos en cuarentena con el barco fondeado, no atracado en muelle para evitar el contagio, y un personal con su protección prestarle la debida atención. Sin embargo hubo casos que enviaron a toda la tripulación a hacer la cuarentena en sus hogares con lo que ello significó.

El control de la información por parte del régimen

Sin embargo el más grave problema es que para mantener el control total de la información el manejo de la pandemia debe ser político por parte del estado, quien es el único autorizado para dar a conocer el desarrollo de ésta en el país y recoge la información estatal para presentarla de acuerdo a sus intereses.

Ello ha generado que nuestros científicos y especialistas en epidemiología no se encuentren totalmente involucrados, y en las oportunidades que han ofrecido su opinión han sido perseguidos, allanados, presos y en el mejor de los casos  han salido al exilio forzoso, como ocurrió con la Academia Nacional de Medicina que representa el avance científico y doctrinario de la medicina en Venezuela, al dar su veredicto el pasado 13 de mayo y señalarle al Gobierno de Maduro que todavía no había empezado lo peor, que llegaría entre junio y principio de septiembre para lo cual no estamos preparados, los atacaron, vejaron y los querían llevar presos.

Segmento del comunicado de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela

«El estudio de la ACFIMAN señala que los reportes diarios hechos por el gobierno no se ajusta al escenario epidemiológico del coronavirus. “Se estima un subregistro que en el mejor de los casos podría ser del 63 % y en el peor, del 95 % de los casos sintomáticos hasta el 23 de abril 2020. Esto proyectaría un total de casos acumulados sintomáticos entre 289 y 883, y no los 135 reportados oficialmente para esa fecha. Es fundamental considerar este subregistro para tomar decisiones acertadas para el manejo de la epidemia”.

Ni con las medidas de confinamiento temprano que se aplicaron en Venezuela parece posible que la epidemia de COVID-19 cambie su curso: el número de nuevos casos que se esperan cada día está por encima del millar, en un escenario conservador y con un subregistro bajo, poco probable dada la baja cantidad de pruebas hechas en el país. “En otros escenarios menos conservadores este número podría ascender alrededor de 4.000 casos. Ello sugiere que el país debe prepararse para el impacto que representa un número entre 1.000 a 4.000 casos nuevos diariamente durante el pico de la epidemia, que podría producirse entre junio y septiembre de este año”.

Notiespartano

Compruebe también

Insulares cuentan con el Centro Venezolano Americano de Margarita

Insulares cuentan con el Centro Venezolano Americano de Margarita (Cevamar) representa un gran avance