Fedecámaras: Para construir un nuevo modelo de país necesitamos desarrollar un Acuerdo Nacional

Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras, al cierre de la septuagésima sexta asamblea anual de Fedecámaras, afirmó que es necesario entrar en la búsqueda de una ruta eficaz: “Por una Nación incluyente y productiva”.

“Venezuela agoniza. No tenemos instituciones ni referentes”. Asegura que vivimos uno de los momentos más aciagos de nuestra historia contemporánea, en medio de una inédita recesión económica continuada por 7 largos años. “El modelo de socialismo del siglo XXI desapareció casi 400.000 empresas”. Todo esto ha ocurrido a la vista de un “Estado desmantelado, incapaz de planificar ni aplicar un esquema ordenado de decisiones coherentes en política económica”.

Destacó que el protagonismo e intervencionismo han hecho del Estado un actor extremadamente ineficaz en el cumplimiento de sus cometidos fundamentales en materia de servicios públicos, educación, alimentación, salud, empleo, seguridad y justicia.

Para Fedecámaras el Estado debe garantizar un ambiente propicio a la inversión del sector privado, con políticas públicas coherentes y visión a largo plazo que respete la libre iniciativa y la propiedad privada.
“Los empresarios no podemos sentarnos a esperar que ocurran los cambios políticos necesarios para comenzar a trabajar en procura de una Venezuela productiva”. Aseguró que FEDECAMARAS no puede permanecer expectante ante el grito que exige solución a los problemas en el término inmediato. De allí, la propuesta: “Por una Nación incluyente y productiva”, que convoca a todos los actores de la sociedad a definir en comunión el modelo de país que necesitamos.

El gremio empresarial hace un llamado a un gran Acuerdo Nacional que sea la semilla de una agenda conjunta y modele el concierto necesario para una reforma estructural que permita, una vez superada la pandemia, poner en marcha la reactivación económica.
“Tenemos que asumir el desafío de la reconciliación. Debemos aprender a sanar las heridas y dejar atrás los sentimientos de odio y venganza que nos han dejado más de dos décadas de pugna política” y emprender una transición hacia la democracia plena, con instituciones incluyentes, hacia la paz.

Aseguran que otro escollo a superar es la pérdida de confianza y del diálogo social, cruciales para garantizar inversión, seguridad jurídica y gobernabilidad. Es también fundamental el consenso en el sector político para canalizar el financiamiento internacional, obtención de ayuda humanitaria y herramientas para el desarrollo productivo.

FEDECAMARAS manifestó que está en contra de la violencia sin importar su origen. Sólo un entorno pacífico garantizará la evolución del país hacia un ejercicio de soberanía popular, mediante la mejor herramienta de la democracia, que es el voto.

Es menester la reactivación económica después de la prolongada hibernación impuesta por la pandemia. “No compartimos el modelo centralista ni rentista que trajo este desastre a nuestra puerta. Pero, tampoco queremos un modelo que limite nuestras libertades políticas, económicas y sociales en función de la centralización del poder y el control de la sociedad, nos negamos a transitar hacia un modelo como el chino o vietnamita.

El gremio empresarial sugiere un modelo propio, pensado y acordado por y para los venezolanos, un modelo sobre el cual la capacidad labre destino y prosperidad, con base en el esfuerzo propio, la innovación y el trabajo. Un modelo de desarrollo sustentable, con democracia, progreso y justicia social.

Aseguran que el único proyecto político que apoyan en FEDECAMARAS es el que respeta los derechos humanos y constitucionales que enarbolan la vida, el acceso a la salud, la educación, la alimentación, el respeto a la propiedad privada y la libre iniciativa, el derecho al voto; en fin, libertades plenas en lo político, económico y social. “La sociedad que queremos no es compatible con la existencia de persecución y represión, con la permanencia de presos de conciencia o con el desmantelamiento de los partidos políticos. Tampoco es cónsona con un esquema que trata de llenar vacíos funcionales sin capacidad de apoyar al ciudadano frente al hambre y la mengua”.

Corresponde a los actores políticos llevar a cabo sus propios ejercicios de conciencia y voluntad para destrancar el juego. Exigimos hacer un alto para poder conducir a Venezuela, junto con las fuerzas vivas, hacia una senda de crecimiento, democracia, paz y justicia social.

FEDECAMARAS resaltó que el rol de los actores políticos en el mapa de la reconstrucción del país, no es alternativo o variable: es una obligación y un deber inexcusable.

FEDECAMARAS invitó a no perder la esperanza, a seguir luchando con trabajo honrado, por la construcción de una Venezuela próspera, moderna, competitiva, incluyente y productiva.

Notiespartano

Compruebe también

Empresas registran hasta más 60% de pérdidas en periodo de cuarentena

En los últimos seis meses el 90% de las empresas consultadas se declara en estado …