Rubén Limardo espera reconquistar el oro olímpico en Tokio 2020

Pasaron dos ciclos olímpicos desde que Rubén Limardo se convirtió en el tercer medallista olímpico de oro de Venezuela. El esgrimista alcanzó la máxima gloria hace ocho años (2012) en los juegos que se desarrollaron en la ciudad de Londres y donde atónitos en Venezuela muchos fueron testigo de aquella hazaña inolvidable.

«Actualmente, lo recuerdo con mucha madurez y a la vez nostalgia ya que este año habría participado en mis cuartos Juegos Olímpicos de manera consecutiva. Lamentablemente hoy el mundo entero padece de esta terrible situación del Covid-19 por lo que la salud y la vida es lo primero. Ya habrá tiempo para volver a competir», relató Rubén Limardo desde la ciudad de Lodz (en Polonia) donde reside permanentemente y entrena junto al equipo nacional de espada.

Lo recuerdo con mucha madurez y a la vez nostalgia»

Por primera vez en más de 100 años un latinoamericano triunfó en este deporte que ha tenido un dominio claro por parte de tiradores europeos. El de ciudad Bolívar inscribió su nombre en libro de registros de los inmortales tras conseguir un triunfo que completó una carrera en ascenso y que todavía se mantiene en el top 10 junto a los mejores espadistas del mundo.

«Mi intención es revalidar este oro olímpico en el 2021 (en Tokio 2020). Antes de la pandemia estuve muy bien físicamente y me estaba preparando para dar lo mejor nuevamente. Siento que puedo dar mucho más en la esgrima y de todo salir bien extender mi competitividad hasta París 2024», señaló Limardo, quien se entrena bajo las órdenes de Ruperto Gascón en el Gascón Carreño Fencing Center de Lodz.

El camino al oro

El primero de agosto de 2012 Limardo derrotó en la primera ronda y con marcador de 15 a 13, al egipcio Ayman Fayez quien era subcampeón mundial juvenil para aquel entonces. En el segundo combate Rubén se midió frente al número uno del mundo en 2012 el suizo Marx Heizner a quien despachó por 15 a 11. Posteriormente el enfrentamiento ante el italiano Paolo Pizzo se tornó dramático tras remontarlo 11 a 6 para terminar ganándolo 15 a 12. La emoción creció en las semifinales cuando el rival de turno el estadounidense Weston Seath Kelsey llevó el asalto hasta la muerte súbita, instancia en la que Limardo hizo uso de su flecha para sentenciar el pase a la final 6 a 5.

En la definición por el oro contra Bartoz Piasecki, el noruego fue el rival del criollo alcanzó la gloria olímpica tras vencer 15 a 10 y de esta manera desatar el júbilo de todos los venezolanos quienes vieron cómo llegó un nuevo oro olímpico al país tras una larga espera de 40 años, desde que Francisco Rodríguez lo hiciera en el boxeo de los Juegos Olímpicos de México 1968. 

Notiespartano/Meridiano

Compruebe también

Infantino asegura que el dinero de la FIFA ahora es invertido en el fútbol

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aseguró que “en la nueva FIFA el dinero …