La historia de la mujer alérgica al sol

Una mujer de 28 años con una rara alergia genética a la luz ultravioleta contó que tiene que usar un casco espacial para proteger su piel del Sol, y que no salió de la casa sin la máscara en 20 años.

Con solo dos años, Fatima Ghazaoui, de Mohammedia, Marruecos, fue diagnosticada con una rara condición de la piel: xeroderma pigmentosum, después de que sus padres notaran muchas pecas en su piel.

La condición genética deja la piel incapaz de repararse a sí misma después de la exposición a la radiación ultravioleta, que está presente a la luz del día y algo de luz artificial, y significa que una persona tiene más probabilidades de desarrollar cáncer de piel u ojos.

Fátima se quema fácilmente con el Sol, incluso en un día nublado, y sufre de pecas severas, mientras que tiene signos visibles de piel seca y envejecimiento cutáneo. Hace dos décadas que no sale de su casa durante el día sin usar guantes y casco, que ella llama cariñosamente su “máscara de la NASA”. Y recién comienza a vivir una vida “normal” cuando se hace de noche.

Compruebe también

En El Salvador trasplantaron las plumas a un gavilán para que volviera a volar

En una clínica que atiende animales rescatados en El Salvador, un equipo de veterinarios se …