Voyeurismo: descubre el placer de lo prohibido

Existen fetiches sexuales que muchos no nos podríamos ni imaginar, mientras unos experimentan niveles de placer difíciles de comprender, otros podemos pasar desapercibidas ciertas prácticas como lo son el voyeurismo, donde se descubre el placer de lo prohibido, mirar nunca había sido tan excitante.

De acuerdo con Soy Carmín, el voyeurismo es el placer de observar a otros en alguna actividad sexual. En la serie documental de Netflix “El sexo en pocas palabras”, durante el episodio de fantasías sexuales se reveló que este fetiche sexual es de los más frecuentes.

El voyeurismo no es algo reciente, pero ahora que se habla de sexualidad con más libertad, ha cobrado cierta fama y nada como hablar con los expertos para entender por qué es tan popular y cómo puede afectar o no una relación de pareja.

¿QUÉ ES EL VOYEURISMO?

Jill McDevitt, sexóloga, señala que el voyeurismo consiste en experimentar excitación sexual al observar a otros cuando están desnudos o realizando algún acto sexual. Los voyeurs, quienes practican voyeurismo, no buscan el contacto sexual con las personas observadas.

Si bien, la forma más común es la de observar a otros, este fetiche sexual también puede referirse al gusto por escuchar a otros cuando sostienen actos sexuales o el disfrutar cuando alguien más cuenta sus experiencias sexuales.

George R. Brown, especialista en comportamiento humano e investigador de la Universidad de Texas, señala que el gusto por el voyeurismo puede comenzar desde la adolescencia y aunque se da con más frecuencia en hombres, cada vez hay más mujeres que le disfrutan.

El ver material de adultos no se considera voyeurismo, pues no hay elemento de observación secreta.

Aclaramos, no se trata de hacerlo de una forma acosadora y no consensual, eso está mal, se trata de hacerlo con consentimiento, pero sin conocimiento para mantener el factor sorpresa.

El voyeurismo es más común de lo que podríamos imaginar y se practica con conocimiento de ambas partes, según afirma un estudio publicado en el Diario de Investigaciones Sexuales.

Cuando el voyeurismo se da sin consentimiento, entonces es cuando podemos hablar de que la persona que lo practica y lo disfruta tiene algún tipo de desorden y debe tratarle con un profesional de la salud mental.

¿CÓMO PRACTICAR EL VOYEURISMO CON MI PAREJA SIN AFECTAR LA RELACIÓN?

La doctora McDevitt señala que hay varias formas de disfrutar el voyeurismo de una forma sana, por ejemplo:

  • Observar a nuestra pareja mientras se masturba.
  • Observar a nuestra pareja cuando está en la ducha.
  • Invitar a un tercero a que observe mientras tu pareja y tú tienen relaciones.

El voyeurismo podría parecerte extraño pero si tu o tu pareja disfrutan de él, basta con llegara un acuerdo con los límites establecidos claramente para poder practicarlo y hacer más plena su intimidad, así como unos disfrutan de observar, otros disfrutan ser observados.

Siempre deberán estar de acuerdo ambos para cualquier cosa que deseen practicar en pareja y en el plano sexual.

Compruebe también

Conoce los mitos y verdades sobre el sexo oral

Conoce los mitos y verdades sobre el sexo oral, pero antes de entrar en materia, deberías …