Guerra blanca, por Manuel Avila

Lo que viene en AD es feo. Es una lucha a muerte entre Henry Ramos, Presidente de AD y el Secretario de Organización, Bernabé Gutíerrez. La decisión del TSJ de entregarle las siglas del partido y la tarjeta al Jefe del MAECLAD fue una jugada del régimen que mediante una decisión de la Sala Electoral del CNE le entregó el control del partido al Piaroa. Mediante una estratagema cuadrada con la cúpula del PSUV se logró dividir a AD hasta convertir al partido del pueblo en una tolda que a estas alturas del partido decide entre las dos opciones.

La conducción del partido en manos del binomio Ramos-Gutiérrez duró por lo menos 20 años y de la noche a la mañana El Piaroa abusando del MAELECAD como la estructura organizacional del partido hizo una alianza estratégica con el Gobierno Nacional donde se le entregó una rectoría en el CNE a su hermano José Luís Gutiérrez que es funcionario de carrera del organismo comicial y a decir de muchos hubo intereses pecuniarios que pasaron por debajo del puente.

En esa guerra blanca donde Henry Ramos como líder del partido blanco trata de mantener el control del partido aferrado a los principios filosóficos de la organización política, pero los gobernadores adecos andan en la onda de ir a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre pasando por encima de la decisión del pueblo venezolano que en su mayoría rechaza ir a elecciones con un CNE parcializado, con una máquinas fraudulentas, con una data viciada y con el ventajismo del oficialismo que usan la propaganda y la mayoría de los medios para abusar de la publicidad. Ante esta realidad la tesis del Piaroa en la disputa interna pierde fuerzas porque 27 partidos han manifestado que no irán al proceso electoral y eso deja sin posibilidad cualquier posición electoralista.

En medio de esa realidad de seguro serán expulsados los gobernadores adecos que hace rato están en sintonía con Bernabé Gutiérrez, el alacrán mayor que se cuadró con el Gobierno Nacional para cuadrar beneficios y posiciones a favor de sus compañeritos de tolda. Por eso ya el Frente Amplio expulsó a Laydi Gómez la Gobernadora del Táchira que manifestó su intención de participar en las elecciones y que eso la marca como una traidora a la democracia venezolana.Lo mismo ocurrirá con el Gobernador Alfredo Díaz que ha estado en la teoría de las olas del mar en una especie de discurso de la confusión sin poder asumir una posición firme porque se encuentra en una especie de ditirambo que lo hace quedar al desnudo ante una sociedad que vigila de cerca su arriesgada posición al mantener el juramento que hizo con Bernabé Gutiérrez cuando estuvo en Nueva Esparta cocinando su salto con garrocha para cuadrarse con el gobierno para participar en los comicios del 6 de diciembre. En esa incertidumbre navega un Gobernador Alfredo Díaz que quedó en la línea de fuego con medio paso hacia el lado del Piaroa y un compromiso de palabra con el líder de AD Henry Ramos.

Ahora cuando recientemente el Presidente Maduro puso al descubierto las buenas relaciones con el Gobernador Díaz e inclusive se atravió a señalar que la Primera Dama del estado mantiene excelentes relaciones con Cilita, eso abre el análisis político porque a decir de los entendidos esa muestra de afectos indica que el trabajo diplomático del Piaroa en el corazón del régimen ya está dando sus resultados. Los críticos del Gobierno de Nueva Esparta y los opositores en el seno de la tolda blanca regional sostienen que ya se abren las compuertas de la traición al partido y a la democracia lo que dejaría al mandario solo con los afectos de los adecos que comen del gobierno, pero no de los militantes que defienden la democracia y no la conchupancia partidista.

Si partimos del principio que el modelo revolucionario se ampara en el pensamiento de Maquiavelo «Divide y vencerás» que le dio resultados con PODEMOS, PPT, MEP, COPEI, AD, PJ y VP no quedan dudas que estamos ante una situación política bien calculada que le da poder político a figuras que nada tienen que ver con la realidad. Estamos claros que es bien cierto que en partidos como PJ se produjeron cambios que la misma militancia aplaude porque el ex Coordinador de PJ en Nueva Esparta pretendió conducir la organización desde el exterior y que quizás si estuviera en Nueva Esparta le habría costado dejar de apoyar a los alacranes de AD que están acompañando al Cacique blanco de la región. Pero cómo a cada cochino le llega su sábado en la región se abre el juego y se muestra la verdadera posición de los políticos que perdieron el rumbo al cuadrarse con los alacranes del gobierno.

La lucha encarnizada dentro de AD Nueva Esparta se plantea clara cuando dejan al Sub secretario Alfredo Díaz sin el poder para tomar decisiones partidistas y Tobías Bolívar asume el puesto de comando al dejarle bien claro en respuesta pública al mandatario regional que se ocupe de gobernar porque está desprovisto de funciones partidista para intentar tomar decisiones para las cuales no tiene competencia. Ese lío se agudizó cuando el Secretario General Tobías Bolívar Parra nombró Secretario de organización al combativo Francisco «Chivo» Narváez que tendrá que dejar de lado los afectos del compadrazgo para mostrar su fuerza adeca en la defensa de la tolda romuliana.

A Alfredo Díaz no le queda otra opción que asumir el compromiso que tiene con Bernabé Gutiérrez y aguantar el chaparrón blanco porque es la misma posición de Laydi Gómez la Gobernadora del Táchira que ya fue desconocida por AD y por el Frente Amplio por seguir apoyando la realización de las elecciones parlamentarias del 6D. En esa terrible pesadilla caminan los gobernadores adecos que hace rato se casaron con El Piaroa de velo y corona y no les quedará otra opción sino manifestarse a favor del ex Gobernador de Amazonas.

En esta interesante situación empiezan a descubrirse entuertos y sale al tapete la excelente relación del Gobernador Alfredo Díaz con Maduro y su señora en una especie de simbiosis del mal que deja al descubierto la mano graciosa del Jefe del MAELECAD que es el vocero de los gobernadores adecos que han venido trastabillando en la toma de la decisión de aparecer públicamente como aliados del gobierno o como militantes de la oposición.

Por esa razón la mano acerada de Henry Ramos está bien activa en el objetivo de tomar la decisión de no ir a las elecciones parlamentarias del 6D porque no están dadas las condiciones para tener un proceso transparente y equilibrado.

Ese pronunciamiento de 27 partidos políticos de no participación le descuadra el juego a los gobernadores adecos cuadrados con El Piaroa y abre el debate ante una opinión pública que sabe hace rato que al acabarse el pacto de los 4 compadres, ya no hay chance alguno de reelecciones adelantadas y menos asistir a unas parlamentarias contaminadas de trampa y picardía.

Seguimos viendo cosas raras en la política insular y ya Tobías Bolívar mostró la pringa de su carta con Henry Ramos y además le dio su toquecito al Gobernador de Nueva Esparta al conminarlo a gobernar en una clara alusión a ocuparse de lo que debe ocuparse de resolverle los problemas a los neoespartanos que ni uno, ni otro terminan resolviendo.

Esperemos que los alacranes muestren sus tentáculos ante la opinión pública, pero pueden tener por seguro que los adecos de formación no van a seguir las locuras de los alacranes que tienen rato escondidos motivados por El Piaroa y olvidando que aquí lo importante es el país y no los intereses de los que ya probaron que son del reino de los escorpiones, pues como dijo Rómulo Betancourt «Escribo como pienso y como siento. Llevo a Venezuela en la sangre y en los huesos, me duelen los dolores colectivos, y cuando se trata de hablar de ellos sería un farsante si jugara a la comedia de la imparcialidad».

Enclíclica/ManuelAvila

Compruebe también

El perfil del liderazgo, por César Pérez Vivas

El perfil del liderazgo giró del caudillo que se imponía para tomar el el golpe de estado