¿Por qué Plutón no es un planeta? Y qué le haría falta para serlo

Para los que salimos de la escuela hace unos cuantos años fue sorprendente enterarnos un día cualquiera que Plutón ya no era un planeta. Después de todo, lo que nos habían enseñado en la escuela es que este era el noveno planeta de nuestro sistema solar, así como el más alejado del sol y, también, el más pequeño de todos los planetas de nuestro sistema. Era, por decirlo de alguna manera, el hermano menor de todos los planetas que orbitan el sol, y por lo mismo siempre era bonito representarlo en una maqueta del sistema solar con una bola de anime pequeña. Sin embargo, desde hace unos cuantos años los expertos en temas de planetas decidieron que Plutón ya no era un planeta. Pero, ¿por qué Plutón no es un planeta? ¿Alguna vez lo fue? estuvimos investigando sobre este tema y ahora te traemos todo lo que debes saber al respecto.

¿Por qué Plutón no es un planeta?

Por qué Plutón no es un planeta

Plutón fue descubierto en 1930, y desde entonces conmocionó a todo el mundo y se convirtió en una de las curiosidades del sistema solar. Se trataba del planeta más lejano de nuestro sistema solar (para ese entonces se lo consideraba un planeta, aunque ya su naturaleza se encontraba en debate), así como el más chiquito de todos, y su descubrimiento suponía un gran avance ya que habíamos logrado alcanzar puntos del espacio que hasta entonces eran inaccesibles para el hombre. Desde entonces la aparición de este planeta nos había fascinado, y se esperaban hacer grandes descubrimientos en él. Sin embargo, el tiempo no le hizo gracia a Plutón, ya que para el año 2006 dejó de considerársele un planeta o, cuando menos, fue bajado de categoría. Según los científicos, Plutón es un «planeta enano» en el mejor de los casos.

1. La redefinición de planeta

Para entender por qué Plutón no es un planeta primero tenemos que entender qué es, exactamente, un planeta, al menos desde el punto de vista científico. Pues, bien, en el año 2006 los científicos decidieron revisar su propia definición de qué era y qué no era un planeta, debido a que la definición que existía hasta entonces era muy amplia. La propuesta original, planteada por la Unión Astronómica Internacional, definía los planetas como: «Un cuerpo celeste que (a) tiene suficiente masa (5 × 1020 kg; diámetro > 800 km) para que su propia gravedad supere las fuerzas de cuerpo rígido de manera que adquiera una forma en equilibrio hidrostático (prácticamente esférica), y (b) está en órbita alrededor de una estrella, sin ser una estrella, ni el satélite de un planeta».

Este primer borrador fue rechazado, puesto que según esta propuesta se hubiese requerido que una docena de cuerpos celestes se incluyeran como planetas y esto parecía incongruente a los científicos. En su lugar, y después de un arduo debate que se extendió por días, los científicos concordaron en definir un planeta como: «Un cuerpo celeste que (a) está en órbita alrededor del Sol, (b) tiene suficiente masa para que su propia gravedad supere las fuerzas de cuerpo rígido de manera que adquiera un equilibrio hidrostático (forma prácticamente esférica) [2], (c) ha limpiado la vecindad de su órbita». Esta definición terminó por excluir a Plutón entre los planetas, pero, ¿por qué? Vamos a verlo.

2. Plutón, el planeta enano

Plutón, el planeta enano

Ahora bien, ¿por qué esta definición excluyó a Plutón de lo que reconocemos como planeta? O, lo que es lo mismo, ¿por qué Plutón ya no es un planeta? El quid de la cuestión se esconde en la definición de planeta que tenemos en la actualidad, y que fue decidida en 2006. Según esta definición, para que un cuerpo celeste sea un planeta debe cumplir con tres características esenciales: debe encontrarse en órbita alrededor del sol, debe tener masa suficiente para tener su propio centro de gravedad y, además, debe tener forma prácticamente esférica. Hasta aquí todo estaba bien con Plutón, ya que cumplía estas características. No obstante, la tercera condición es la que terminó por excluir a Plutón, ya que para ser un planeta este debía haber limpiado la vecindad de su órbita.

¿Qué significa esto? Pues que Plutón debe ser el cuerpo celeste predominante de su entorno, y no ser un cuerpo celeste secundario de su vecindad cósmica. Es en este punto donde falla Plutón puesto que su órbita se superpone con la de Neptuno, por lo cual fue considerado desde entonces un «objeto transneptuniano», o un «planeta enano». Según esta misma comunidad científica, un «planeta enano» es aquel «Cuerpo celeste que (a) está en órbita alrededor del Sol, (b) tiene suficiente masa para que su propia gravedad supere las fuerzas de cuerpo rígido de manera que adquiera un equilibrio hidrostático (forma casi esférica) [2], (c) no ha limpiado la vecindad de su órbita y (d) no es un satélite».

3. ¿Una decisión arbitraria o un proceso gradual?

Desde que Plutón fue excluido de la lista de planetas del sistema solar en el 2006 las reacciones de muchos entusiastas del cosmos fueron tajantes. De hecho, para muchos este fue un hecho arbitrario y repentino que cambió sus nociones del universo o, mejor dicho, que los hizo cambiar, a la fuerza, sus nociones del universo. Sin embargo, lo que no todo el mundo sabe es que esta decisión no fue tan arbitraria como parece. Ya para 1992 los científicos habían descubierto otro cuerpo celeste helado un poco más allá de la órbita de Neptuno, lo cual hizo especular a los científicos sobre otros posibles cuerpos celestes que no eran, necesariamente, planetas y que tenían características similares a las de Plutón. Pero, si estos otros objetos no eran planetas, ¿por qué Plutón sí?

La estacada final, o al menos la que marcó el principio del fin, la dio Mike Brown, un profesor del Instituto de Tecnología de California. Brown descubrió, en el 2003, a Eris, un planeta enano que en realidad tenía mayor masa que Plutón. No obstante, fue considerado un planeta enano, lo que hizo a la comunidad científica cuestionarse su definición de planeta y si Plutón debía, en realidad, considerarse un planeta. De eso a lo que ocurrió en 2006 fue solo un paso más en la misma dirección. Sin embargo, nuevas evidencias han llevado a los científicos a preguntarse nuevamente por qué Plutón no es un planeta. De hecho, en el 2015 fueron revelados nuevos datos sobre la verdadera masa de Plutón, con lo cual se descubrió que este planeta no es tan enano como parece.

Desde ese entonces se ha vuelto a debatir el tema, y todo pareciera indicar que Plutón ha ganado el apoyo de la comunidad científica gracias a la nueva evidencia que ha surgido sobre el llamado «planeta enano». ¿Será considerado Plutón un planeta nuevamente? Es una cuestión que todavía está por verse, pero no debería extrañarnos del todo que sea así.

Compruebe también

Empresa ofrece $2.500 por ver 25 películas de Navidad

Muchos habrán soñado con recibir dinero por ver películas. Ahora ese sueño puede hacerse realidad: Reviews.org, una empresa …