MOLE, el movimiento que denuncia atropellos del gobierno de Cuba

Un poderoso movimiento disidente ha puesto a temblar al régimen de Cuba. Sin más armas que la palabra, un grupo de periodistas, artistas, activistas de derechos humanos y miembros de la sociedad civil enfrenta al gobierno de Miguel Díaz-Canel haciendo visibles los atropellos que día a día se cometen contra el pueblo cubano.

“Cada vez somos más los que en Cuba denunciamos lo que está pasando. El régimen sabe que no nos puede parar”, indicó Camila Acosta, periodista cubana de 27 años de edad, nacida en la Isla de la Juventud y egresada de la facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana, en entrevista con El Nacional.

Ella forma parte del Movimiento Cubano por la Libertad de Expresión (MOLE), agrupación que congrega a decenas de comunicadores de medios digitales. CubaNet, ADN Cuba, Diario de Cuba, CiberCuba y El Estornudo, entre otros radicados en el extranjero, se han sumado al pionero diario digital 14ymedio.com, dirigido por Yoani Sánchez, y amenazan con la verdad a un gobierno que miente y busca esconder la realidad que enfrentan los cubanos. Como lo ha hecho por más de 50 años.

“Vivimos una extrema crisis. Hace un año se agudizó por toda la difusión que ha tenido la situación de Cuba. Ha tenido que ver también con la crisis de Venezuela. Todos sabemos que el régimen de Cuba se ha sustentado en los últimos 20 años por el petróleo venezolano y sus riquezas”, señaló Acosta.

“El régimen se ha visto en la necesidad de hacer algunas aperturas, como por ejemplo dejar que el dólar americano circule libremente en tiendas, pero eso ha profundizado la brecha social porque solo tienen dólares los que reciben remesas del exterior”, agregó.

“Los periodistas somos bastión para enfrentar la dictadura. Sabemos lo que representa la libertad de expresión en esta situación. Nos han convertido en blanco de ataques”, subrayó.

Disidente

Acosta trabajó en Canal Habana, un medio oficialista, en donde permaneció por año y medio. Ahora labora para CubaNet. “Pedí mi baja laboral cuando me di cuenta que no estaba haciendo periodismo, que solo ers una vocera gubernamental a la que le decían lo que debía publicar”, señaló.

Su renuncia la convirtió en disidente. Desde entonces la policía del Estado la acosa y persigue a familiares y amigos. Este martes fue desalojada de un apartamento en el que vivía con su esposo, Ángel Santiesteban Prats, escritor ganador del premio Casa de las Américas, que estuvo en prisión dos años, luego de un juicio amañado.

“Quieren que abandone el periodismo o me vaya de Cuba. No voy a hacer ni lo uno ni lo otro. Yo nací aquí y tengo tanto derecho como cualquiera para denunciar lo que pasa”, dijo.

En menos de un mes es la segunda mudanza que se ve obligada a hacer, todo agravado por la crisis del coronavirus. En febrero ocurrió el primer desalojo. Luego ha habido cinco más. A los que le rentaron el apartamento los multaron con 3.000 dólares y les dijeron que no deberían alojarla o perderían la vivienda.

Notiespartano/El Nacional

Compruebe también

DW:Misiones médicas cubanas, una forma de esclavitud

“Nuestro objetivo no es desmantelar las misiones médicas de Cuba, sino frenar la esclavitud”, asegura …