Hospital de campaña en el Poliedro de Caracas: una muestra del colapso sanitario de Venezuela

Colapso Sanitario

Construir un hospital de campaña en el Poliedro de Caracas para atender pacientes con covid-19 demuestra que el sistema sanitario en Venezuela está colapsado. José Manuel Olivares, médico y diputado a la Asamblea Nacional, advirtió que alrededor de 60% de las camas de terapia intensiva en el país ya se encuentran ocupadas.

“Las áreas covid que se destinaron en Caracas, la ciudad con mayor capacidad hospitalaria del país, ya están ocupadas entre 90% y 100%”, señaló el parlamentario.

El pasado 16 de julio Nicolás Maduro anunció que habilitarán el estacionamiento del Poliedro de Caracas para atender y hospitalizar a los pacientes infectados con covid-19. Esto pese a que en el mes de abril aseguró que en el país estaban disponibles 27.780 camas para los contagiados y hoy día Venezuela suma  11.891 casos.

“Nicolás Maduro mintió, él habló de 27.000 camas en abril y hoy dice que hará un hospital de campaña en el Poliedro de Caracas. ¿Qué paso con las camas?, si solamente tenemos 12.000 casos”, indicó Olivares.

El diputado señaló que para instalar un hospital de campaña se requiere de una gran cantidad de equipos e insumos médicos, que actualmente en los centros de salud de Venezuela son muy limitados.

“Si el anuncio fuese que van a crear un hospital de campaña por el colapso hospitalario, está bien, es un gran reto, pero otros países lo han hecho. Sin embargo, esto requiere de equipos de oxigenoterapia,  tomas de oxígeno, oxígeno a altas concentraciones para los ventiladores, áreas de aislamiento para la terapia intensiva con circulación de aire correcto, muchos insumos, mucho material de protección”, detalló.

Pacientes asintomáticos deben ser atendidos en sus casas

“Hacer un hospital de campaña para meter pacientes asintomáticos también es una decisión errada”, aseveró Olivares.

Desde el inició de la pandemia, el régimen optó por hospitalizar y aislar a todos los contagiados con el virus, incluyendo a pacientes asintomáticos e incluso para aquellos sospechosos de padecer la enfermedad.

Olivares aseguró que esta es una medida innecesaria ya que los pacientes positivos asintomáticos pueden quedarse en sus hogares, en estricto aislamiento, hasta que las pruebas arrojen que ya no padecen covid-19.

“Tampoco tiene sentido, y ya lo habíamos dicho en abril, hospitalizar a todo el mundo. Eso no tiene sentido alguno, es colapsar la poca capacidad que se tiene, es gastar los pocos insumos, es enfermar al personal más vulnerable, gastar el poco material de protección del que dispone el personal de salud”, señaló.

Indicó que esta medida puede generar más contagios, pues los hospitales son la mayor fuente de contagio del coronavirus.

A menudo se ingresan personas que posiblemente están sanas a estos centros de salud mientras esperan por los resultados de la prueba PCR, lo que representa un gran riesgo para su salud. “80% de los pacientes son asintomáticos o con síntomas leves. Otro 15% necesita atención hospitalaria y 5% va a terapia intensiva”, explicó.

El parlamentario alertó que el enfoque errado y populista de Maduro es lo que está provocando el colapso del sistema sanitario.

“A nivel nacional la data que hemos podido levantar entre público y privado es de 280 a 300 ventiladores. En los hospitales de las grandes ciudades de Venezuela hay solo 43 ventiladores y 133 camas de terapia intensiva. Además de 800 camas de emergencia. Eso es lo que hay disponible en este momento”, dijo.

Manejo parapolicial de la enfermedad

A los enfermos o pacientes sospechosos de covid-19 les ordenan cumplir con la cuarentena en centros de aislamiento dispuestos por el régimen. Por lo general se trata de hospitales, CDI, hoteles, gimnasios o escuelas, que no cuentan con las condiciones sanitarias necesarias, dijo.

Además, el régimen ha catalogado en varias ocasiones a los migrantes retornados como bioterroristas o armas biológicas, culpándolos por la propagación de la enfermedad.

Esto ha generado en la población mucho miedo, al punto que los ciudadanos no se atreven a confesar que están enfermos.

“Esto ha traído un manejo parapoliciaco de la enfermedad en Venezuela. La gente tiene temor de decir que está enferma, porque la respuesta de Maduro cuando alguien dice que está enfermo es que tienen que pasar la cuarentena en una celda, son unos trocheros, son bioterroristas, son un arma biológica, hay que identificarlos, hay que encerrarlos. Eso es un manejo absurdo que hace que el ciudadano hoy tenga miedo incluso de decir que se siente enfermo”, manifestó Olivares.

Explicó que el éxito de las medidas epidemiológicas está basado en la confianza que tenga el pueblo en su gobierno, en lo que dicen y en lo que hacen, para poder acatar las medidas.

“Esto es complicado cuando tienes miedo y no confías en la dictadura venezolana”, añadió.

Tasa de mortalidad de personal médico

Olivares aseguró que Venezuela va rumbo a tener la tasa de mortalidad en el sector salud más alta del mundo.

“Para el 17 de julio, 21 miembros del personal de salud han fallecido a causa del covid-19: 1 paramédico, 2 enfermeras, 19 médicos. Eso te da una tasa de mortalidad de 21%”, destacó.

El diputado citó el ejemplo de España, donde la tasa de mortalidad del personal médico también se ubicó en 21%, sin embargo, el número de casos de ese país ascendió a los 240.000.

“Si en Venezuela van 12.000 casos y el mismo porcentaje de muertes, es la muestra más clara del colapso del sector salud. ¿Qué vamos a hacer sino hay personal salud?”, recalcó.

Notiespartano/ElNacional

Compruebe también

Estas son las tarifas del transporte interurbano en tierra firme

Estas son las tarifas hacia el oriente y occidente del país desde el terminal terrestre La Bandera, Caracas.