Epidemiólogo jefe sueco defiende cuestionada estrategia COVID-19

ESTOCOLMO, 21 jul (Reuters) – El principal epidemiólogo de Suecia dijo el martes que un declive acelerado en los nuevos casos críticos de COVID-19 junto con desaceleradas tasas de muerte indicaban que la estrategia del país para frenar la epidemia, cuestionada en el exterior, sí estaba funcionando.

Suecia ha omitido la aplicación de confinamientos estrictos durante el brote, estrategia que lo separó de casi toda Europa.

El epidemiólogo jefe Anders Tegnell de la agencia de salud pública sueca, dijo que una ralentización rápida en la propagación del virus indicaba muy fuertemente que Suecia había alcanzado una inmunidad relativamente extendida.

«La epidemia está siendo frenada ahora, en una forma que creo pocos de nosotros habría creído hace más o menos una semana», afirmó el experto durante una rueda de prensa.

Las tasas de fallecimientos diarios por COVID-19, así como la cifra de contagiados en cuidado intensivo, se han ido desacelerando de forma gradual desde abril, con siete nuevas muertes y ningún ingreso en la UCI reportado https://bit.ly/2CROZ0Q por la agencia de salud el martes. Los decesos diarios informados tocaron un pico a mediados de abril de 115.

«Realmente es otra señal de que la estrategia sueca está funcionando», afirmó Tegnell. «Es posible frenar los contagios rápidamente con las medidas que estamos tomando en Suecia».

La ralentización en el país nórdico igualó la de otros varios países que la atribuyen a los confinamientos. «Hemos logrado hacerlo con medidas sustancialmente menos invasivas», agregó.

Las 5.646 muertes en Suecia, si se las mira en relación al tamaño de su población, ha superado holgadamente la de sus vecinos nórdicos, aunque sigue siendo menor que la de algunas naciones europeas que aplicaron confinamientos, como Gran Bretaña y España.

(Reporte de Anna Ringstrom; Editado en español por Janisse Huambachano)

Compruebe también

Covid-19 supera los 31,81 millones en todo el mundo y 972.522 muertes

Covid-19 supera los 31,81 millones en todo el mundo han resultado infectadas por el nuevo coronavirus