La alimentación sigue siendo la prioridad en los hogares venezolanos con bajos recursos

La difícil situación económica que enfrenta la población motivado a la hiperinflación ha obligado a muchos a dirigir los ingresos solo a la compra de alimentos dejando a un lado otros requerimientos que también son necesarios.

Para el economista y presidente de Datanalisis Luis Vicente León, a la hiperinflación se le debe sumar la pandemia del Covid-19, que no solo afecta la salud de la población sino también la estabilidad de empresas y comercios generadores de empleo.

A través de su cuenta en Twitter León destaca que los rubros más afectados por el recorte de gastos en cuarentena han sido ropa, productos de cuidado personal, calzado, bebidas alcohólicas, servicio de belleza y diversión/recreación.

“La crisis ya era dramática cuando llegó el Covid-19, al que Venezuela recibe con graves desequilibrios económicos, caída en la producción petrolera, desinversión privada, colapso de infraestructura, crédito inexistente, inestabilidad política y sanciones. Un cóctel Molotov”, escribió León.

Destaca que la pandemia ha producido cambios importantes en la conducta de los consumidores venezolanos, dentro de los que cabe destacar que los lugares de compra están determinados por la cercanía al hogar; la concentración de compra en alimentos y medicamentos y el uso intenso del delivery y pick up.

Alimentarnos es la prioridad

Alba Marina Contreras, ama de casa y madre de 2 niños sostiene que la crisis económica la ha obligado a reciclar en ropa y calzado para sus hijos y muchas veces ha tenido que acudir al mercado de los corotos para adquirir artículos usados, pero en buen estado.

“La situación que estamos viviendo en Venezuela es muy lamentable. Nuestros ya insuficientes ingresos los destinamos a la compra de alimentos, esa es nuestra prioridad, la recreación de los niños la hacemos los domingos en parques públicos o realizando largas caminatas por la urbanización donde vivimos, a estos nos ha llevado la crisis”, expresó

Para Contreras los paseos a la playa, subir al Ávila, a la Colonia Tovar o viajar a Mérida, hoy solo son un recuerdo, pues la crisis y el coronavirus nos mantiene encerrados y con depresión.

Luis Vicente León afirma que “el Covid-19 en Venezuela es la guinda para una torta de 20 años de modelo primitivo y hostil frente al sector privado, único capaz de garantizar desarrollo y bienestar. La buena noticia es que la crisis pulveriza la capacidad de control económico del gobierno y presiona una apertura inevitable”.

Notiespartano/Descifrado

Compruebe también

«Estos dos últimos meses son determinantes para dar perspectiva a 2021»

El presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo, aseguró que de generarse una continuidad de las operaciones …