Morel Rodríguez Ávila: “Lencho” Salazar, el gran demócrata

Sin lugar a dudas, lo fue, íntegra y verticalmente. Su lucha de siempre a favor del obrero y del trabajador insular era pasionaria. Ingresó a la historia, no ahora cuando se ha ido, sino desde hace muchos años. Como igual estuvo y perdurará en el corazón del pueblo de Margarita y Coche. Larga y fructífera la tarea desempeñada, que la inició desde muchacho, y muy reconocida regional y nacionalmente.

El sindicalismo neoespartano y nacional le tuvo entre los mejores. Un auténtico luchado social, sin duda alguna, que vio en lo sindical el camino, a su entender, para desarrollar la tarea de modernización, por así decirlo, de las relaciones obrero-patronales, dentro del más absoluto respeto a la legislación, pero buscando, sin dobleces, que el Estado cumpliese sus responsabilidades sin atropello, violación o represión a la clase obrera, porque era un hombre de diálogo, que honraba la palabra empeñada y que hablaba claro a la hora del reclamo.

Su liderazgo, bien ganado, se consolidó en la calle y en las fábricas, inseparable de los de a pie, de las mujeres y los hombres que bregan duro día a día y son, porque en realidad lo son, los verdaderos constructores del país día a día.

“Lencho” Salazar, gran demócrata, creía, defendía y difundía los valores de la democracia, la que él entendía como el único sistema creador y propulsor de libertades, e instrumento cierto para el desarrollo y progreso social y económico de nuestro país y, reiteramos, el crecimiento y empoderamiento del pueblo.

No se le podía acusar de nada distinto a ser un buen ciudadano, un buen líder, señalamientos muy ajustados a su provechosa actuación al frente de las responsabilidades que el destino le encomendó desempeñar. Y lo llevó a cabo con una honestidad a toda prueba que tirios y troyanos le reconocían abiertamente.

En nuestro querido “Lencho” no hubo cabida, nunca, para el resentimiento, Lo plural fue línea recta en su trajinar la política sindical. Nuestra masa obrera, bajo su sabia orientación, y en compenetrada unidad con la democracia hecha gobierno, logró la modernización de Margarita, tarea en la cual igualmente actuó con los emprendedores del sector privado, en cuanto a la edificación de la infraestructura se refiere.

Eso no se le puede negar. Por el contrario, seguir aplaudiendo para que los que habrán de sustituirle en la alta dirigencia del sindicalismo regional, le sigan teniendo como ejemplo y su trabajo, en lo adelante, sea cada vez superior y altamente positivo.

Figuras como la suya honran a Nueva Esparta, y haber sido uno de sus inmediatos colaboradores en el desarrollo y progreso regional, igualmente honra. Fui su amigo, lo cual le agradecí siempre, porque serlo resultaba un verdadero privilegio.

@MorelRodriguezA

Compruebe también

Enfermeras del HLO de Porlamar exigen implementos de bioseguridad

Enfermeras del HLO de Porlamar Nueva Esparta exigió equipos de bioseguridad para protegerse del covid-19