Servicios fúnebres colapsados en Bolivia

Los servicios funerarios de Cochabamba se hallaban este jueves (02.07.2020) al borde del colapso y los cadáveres se acumulaban para ser cremados o enterrados por el rápido ascenso de los contagios del nuevo coronavirus en una de las ciudades más castigadas por la pandemia en Bolivia.

Ante la emergencia, el cementerio público de esta ciudad del centro de Bolivia, ampliaba su capacidad a todo vapor este jueves tras quejas de funerarias sobre la acumulación de cadáveres de muertos por COVID-19 en casas y morgues, ante la imposibilidad de enterrarlos.

Máquinas retroexcavadoras realizaban perforaciones en el cementerio general de Cochabamba para habilitar más tumbas, mientras el único crematorio de la ciudad estaba saturado.

«Hemos habilitado 250 espacios para que podamos tener cobertura y para la próxima semana tendremos 500 espacios más» entre tumbas bajo tierra y nichos sobre la superficie, señaló el secretario de Gobernabilidad de la alcaldía, Edwin Paredes.

La vocera de la policía anticrimen de esa ciudad, la capitana Rocío Olivera, dijo que «antes de la pandemia la policía recogía cuatro o cinco cadáveres de la calle por accidentes, atracos o suicidios, ahora son 16 diarios y la mayoría por sospechas de COVID. El depósito de la policía ya no abastece”.

«En domicilios hay más de 40 cuerpos esperando fecha de cremación», afirmó Carlos Orellana, presidente de la Asociación Privada de Funerarias de Cochabamba, ciudad de unos 710.000 habitantes.

Por su parte, el director del Servicio Regional de Salud, Yecid Mamani, señaló que «lamentablemente el cementerio general se ha visto saturado, no sólo por el tema de pacientes COVID, sino también de otras patologías».

«Muchos fallecidos aún se encuentran en los domicilios, igual que en los hospitales», agregó.

Hospital de El Alto casi a tope

Mientras, en el Hospital del Norte, el principal que atiende a los pacientes con la enfermedad en la ciudad de El Alto —vecina a La Paz— médicos y personal de salud protestaron y dijeron que se declararon en emergencia porque el lugar está a tope.

«Si siguen llegando más pacientes no van a poder ser internados porque no tenemos dónde”, dijo el doctor Antonio Virruez, jefe de la unidad de terapia intensiva. En tanto, Carla Poma, representante de los trabajadores de la salud, explicó que incluso «el personal se está infectando”, y no se les está haciendo pruebas.     

Las reclamos de cementerios y crematorios saturados y de funerarias desbordadas han sido recurrentes en varias ciudades de Bolivia, así como las quejas de los gremios médicos por más recursos para enfrentar la pandemia.

Notiespartano/DW.com/

Compruebe también

Cuatro militares venezolanos y 15 guerrilleros mueren en un enfrentamiento

Al menos 15 guerrilleros disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y cuatro …