Pont d’Arc, un paraje diabólicamente hermoso

Cuando pensamos en las próximas vacaciones la mayoría de nosotros lo que queremos es encontrar un lugar paradisíaco, con paisajes de ensueño, por lo general naturales. ¿Playa o montaña? Eso es indiferente, lo importante es que el lugar sea bonito.

Pont d'Arc

Para todos aquellos que se decanten más por la montaña, Port d’Arc es una buena opción. Tanto la propia montaña como sus alrededores no dejarán de sorprenderte y no solo por su belleza…

Si quieres disfrutar de unos días en este bello paisaje tienes que dirigirte a Vallon-Pont-d’Arc, una encantadora localidad de la provincia de Ardèche al sur de Francia.

Vallon-Pont-D'Arc

Como verás, es un precioso pueblo rico de historia y cultura, algo que los turistas descubren solo cuando ya se encuentran allí. Por esto, te recomendamos que reserves algunos días más porque cuando pasees por sus típicas callejas y descubras la cantidad de monumentos que posee lamentarás no tener tiempo para visitarlos.

Como anteriormente mencionábamos, los veraneantes vienen a Vallon-Port-D’Arc porque es el mejor punto de partida para visitar las Gargantas de Ardèche, el Port d’Arc y la enorme cantidad de cuevas prehistóricas que posee, como la cueva de Chauvet. ¿No estás deseando ya conocerlos?

Gargantas de Ardèche

Al igual que la mayoría de los turistas, nuestra visita comenzará por las Gargantas de Ardèche que, como verás, se trata de un enorme cañón de piedra caliza dividido por el río Ardèche, afluente del Ródano.

Un paraje natural que se extiende a lo largo de 1.572 hectáreas que puedes recorrer en coche por una vía paralela. Aunque también puedes hacerlo en canoa, kayak o barca para disfrutar de la exuberante vegetación mediterránea, así como de la fauna. Dentro de la reserva se pueden practicar actividades como son la escalada, el senderismo o la espeleología.

Pont D'Arc 2

Siguiendo el curso del Ardèche, llegamos hasta el Pont d’Arc, un frondoso vergel con un puente de piedra natural rodeado de preciosas playas donde poder tumbarse a descansar después de la agotadora bajada. Pero, ¡atención! Este idílico lugar, que es casi una tentación, esconde una diabólica leyenda: la desaparición del mismísimo demonio.

Torre de Pont D'Arc

Esta torre natural de piedra fue la prisión de una bella y promiscua esposa que un día fue raptada por un forastero en un descuido de su esposo. Desesperado, este pide a Dios perdón por haberla encerrado y es entonces cuando un fuerte estruendo resuena por todo el valle.

La montaña se abrió, originando las Gargantas de Ardèche, y los amantes fueron arrastrados por las aguas hasta los pies del marido desolado, que recoge en sus brazos a su amada mientras ve cómo el forastero se convierte en diablo y huye dejando atrás un fortísimo olor a azufre. Una leyenda ¡realmente impactante!

Grotte de Chauvet

En esta zona también se encuentra la cueva de Chauvet, o mejor dicho su réplica. La cueva original es de tan difícil acceso que no puede ser visitada y, por ello, se ha realizado esta réplica exacta que nos permite conocer las impresionantes pinturas rupestres que prueban la ocupación de estas tierras por el hombre hace ya más de 33.000 años.

Compruebe también

El siniestro laberinto de Buda en Budapest

Formado por cuevas y manantiales, descubrimos el bello castillo de Buda en la ciudad de las …